Comprendiendo el antiguo y el nuevo escudo de Caracas creado por Omar Cruz

El pasado 13 de abril de 2022, el Concejo Municipal de Caracas y la alcaldesa Carmen Meléndez presentaron ante los medios el nuevo escudo, la bandera y el himno de la ciudad. Un hecho que causó controversias y comentarios de periodistas, instituciones y usuarios de redes sociales: unos apoyándolo y dándole la bienvenida a la nueva simbología, otros molestos por el cambio. Ofrecemos en este artículo una comparación de los elementos del antiguo escudo de Caracas en comparación con el nuevo, creado por el artista gráfico Omar Cruz.

Texto: Alba Ciudad (Luigino Bracci Roa)

El concurso fue anunciado el pasado 10 de marzo en medios de comunicación como CiudadCCS (periódico de la alcaldía de Caracas).

El escudo escogido por una comisión del Concejo Municipal fue realizado por un destacado artista y diseñador gráfico venezolano, Omar Cruz, conocido también por sus trabajos en el pasado con caricaturas como El Ranchito, El Patriota o el semanario El Camaleón de El Nacional. También realizó versiones para niños de las y los protagonistas de la Batalla de Carabobo, un evento importante de nuestra independencia, del que se celebró su bicentenario el año pasado.

Omar Cruz. Foto: Redes Sociales

Sorprende enormemente la defensa a ultranza de los símbolos anteriores por parte de algunas, pues incluso en países de llamado «primer mundo» como Estados Unidos, Canadá o Inglaterra, ha habido una gran tendencia a la discusión, cambio y eliminación de símbolos que recuerdan el pasado colonial, las operaciones de conquista y esclavitud de pueblos originarios.

El asesinato del afrodescendiente George Floyd por efectivos policiales el 25 de mayo de 2020 en Mineápolis, Estados Unidos, intensificó las protestas del movimiento Black Lives Matter (BLM) en contra de hechos de racismo y discriminación en todo el mundo. Las protestas de BLM también profundizaron la discusión en torno a las figuras públicas que, aún habiendo sido héroes patrios, defendieron o apoyaron la esclavitud, la posesión de esclavos o la conquista, invasión y genocidio de pueblos originarios. ¿Por qué estatuas de genocidas o esclavizadores continuaban en plazas y avenidas de todo el mundo, siendo admiradas por los transeúntes?, se preguntaban.

Es así como decenas de estatuas de Cristóbal Colón fueron derribadas o retiradas en 2020 y 2021 en Estados Unidos, México, Colombia, Bolivia, Chile y Argentina, «siguiendo el ejemplo que Caracas dio» en 2004 y 2009. En Estados Unidos, decenas de estatuas de personajes considerados héroes de la Guerra Civil ocurrida en ese país en el siglo 19 (en particular del bando confederado o de los estados del sur, que defendían la esclavitud) fueron derribadas por manifestantes o retiradas por el gobierno: sufrieron ese destino las estatuas de Edward Carmack (quien en el siglo 19 firmó sentencias de linchamiento contra afroamericanos), el presidente confederado Jefferson Davis, los generales confederados William Carter Wickham (dueño de esclavos y racista) y Robert E. Lee, así como otros 5 líderes sureños.

En Inglaterra fueron retiradas o derribadas en 2020 las estatuas de los británicos comerciantes de esclavos Edward Colston y Robert Milligan. En Bélgica fueron derribadas en 2020 varias estatuas del rey Leopoldo II, quien explotó de manera brutal al Congo, en África, a finales del siglo 19, causando la muerte de millones de personas y robando inmensas cantidades de recursos. En Colombia fue derribada en 2021 la estatua de Sebastián de Belalcázar por movimientos indígenas, que recordaban su pasado como conquistador y asesino. En Canadá, ese mismo año manifestantes derribaron estatuas de las reinas Victoria e Isabel II en la ciudad de Winnipeg, tras el descubrimiento de restos de cientos de niños en fosas comunes en escuelas indígenas, que formaban parte de un programa del Gobierno federal, la Iglesia Católica y otras instituciones para erradicar la cultura aborigen nativa e integrar forzosamente a los niños indígenas en la sociedad blanca.

La discusión también abarcó al mundo deportivo. En 2018 se eliminó el logo del equipo de beisbol estadounidense “Indios de Cleveland”, y en 2020 se le cambió su nombre a «Guardianes», en respeto a la exigencia de los pueblos originarios estadounidenses, que se sentían ofendidos. Antes de ellos, unas quince universidades estadounidenses eliminaron el nombre “Indians que tenían sus diferentes equipos deportivos a solicitud de estudiantes y movimientos indígenas estadounidenses que se sentían ofendidos al ser usados como «mascotas».

Incluso en películas de entretenimiento, como “Spiderman: Homecoming” de 2017, el personaje de Michelle, interpretado por la popular Zendaya, se negó a subir al Monumento a Washington diciendo que no le parecía correcto subir a algo construido por esclavos. La cantante Taylor Swift fue otra que se incorporó al debate, exigiendo a las autoridades del estado de Tennessee la remoción de estatuas de personajes históricos considerados racistas, como Nathan Bedford Forrest.

Es insólito que, en el marco de un debate tan profundo que ocurre a nivel mundial en torno a los símbolos y la veneración a figuras que participaron en hechos atroces en el pasado, haya personas en Venezuela oponiéndose a actualizar símbolos como el escudo de Caracas, que tiene más de 400 años y fue impuesto por quienes acabaron con los habitantes originarios de estas tierras, tras una operación de conquista y exterminio.

El escudo de la Caracas Colonial (1591-2022)

Por eso, tal vez lo primero que debemos hacer es describir los elementos del escudo anterior, para lo cual contamos con la ayuda del propio Omar Cruz.

El escudo colonial fue aprobado por el rey Felipe II de España el 4 de septiembre de 1591, y tuvo muy pocos cambios en los 431 años que estuvo vigente.

Cruz nos explica que «consta de una corona, símbolo de la realeza española Borbón-Anjou, representada en oro y cinco puntas. En una cinta superior aparece la frase ‘Santiago de León de Caracas 1567′», con el nombre y la fecha de la supuesta fundación de la ciudad.

Sobre el nombre de la ciudad, Omar Cruz nos recuerda que «el apóstol Santiago es el máximo patrón de España. En su culto, todas las tierras conquistadas debían ser ofrendadas obligatoria a él. El apostolado militar y eclesiástico ofrendaban a su patrón colocando nombres de santos a las tierras conquistadas. De allí la gran cantidad de ciudades, pueblos y caseríos con nombres de santos, como Santiago de Chile, Santiago de León de Caracas, Santiago de Guayaquil, Santiago de Cuba, San Miguel, Santiago de Cali, Santiago del Estero, Santiago de México, San Blas, San Rafael, Santa Lucía, entre otros».

El nombre «Caracas» se debe a los primeros indígenas que poblaron los Valles de los Toromayma, antes de la invasión española, explicó Omar Cruz. Estos primeros habitantes tenían como una de sus principales fuentes de alimentación una planta que llamaban “caracara-caracas”, mejor conocida como Pira. De allí el nombre de los indios Caracas.

En el escudo colonial, concretamente encima de una venera o concha marina, aparece la Cruz Roja de Santiago. Omar Cruz nos señaló que es un arma en forma de cruz que usaba la caballería en las llamadas «Cruzadas», guerras religiosas en los siglos 11, 12 y 13, en las cuales los reinos europeos de aquel entonces intentaban conquistar por la fuerza la llamada «Tierra Santa» (Jerusalén y las ciudades donde ocurrieron los acontecimientos descritos en la Biblia), dado que, desde el siglo 7, estaban bajo control musulmán.

La Cruz de Santiago identificaba a una de las órdenes de caballeros que luchaban en las cruzadas. La cruz tenía la parte inferior afilada para clavarla en la tierra una vez derrotado el enemigo y así demostrar su victoria, dominio, poderío y control, lo que denota que este símbolo, más que religioso, era militar y de conquista.

La venera o concha marina sobre la cual aparece la cruz de Santiago también era un símbolo militar: «la venera simboliza al caballero que se marcha a las fronteras de sus estados para ensancharlas combatiendo. También representa a un espíritu ardiente dirigido hacia la emulación de las acciones de sus antepasados», explica el sitio web Xacopedia.com. Según Omar Cruz, la concha u ostra de perlas «refleja la expropiación de las riquezas minerales y naturales de los países dominados».

El león (con aspecto de dragón medieval) es otra característica polémica. Aunque muchos suelen asociarla al equipo de béisbol de Caracas (y también aparece en el escudo del equipo de fútbol y en el logo de un canal de televisión privado cuya concesión venció en 2007), en realidad es el mismo león que aparece en el actual escudo del Reino de España.

Sus orígenes se remontan al Reino de León, que existió en el siglo 12 en la actual España y Portugal. Usaban el león como estandarte.

En 1230 el reino de León se une con el de Castilla, y la figura del león se integra en su escudo de armas. Luego, en 1475 se casan Isabel de Castilla y Fernando II de Aragón y reúnen las armas de las Coronas de Castilla y de Aragón en un escudo cuartelado, en el que el león sigue siendo un elemento importante. Ese es el león que luego llegó al escudo de Caracas y que, con el tiempo, llegó hasta el día de hoy como supuesto símbolo de la ciudad. También es el mismo león que, hasta el día de hoy, puede verse en el escudo de España.

Entre otros elementos, en el escudo colonial también aparece la frase “Avemaría Santísima sin pecado concebida en el primer instante de su ser natural”, que, en opinión de Cruz, era usada por el poder eclesiástico y militar para apoderarse de las tierras ofrendadas en rituales al apóstol Santiago. También es heredada de un pasado en el que la religión católica no sólo era obligatoria, sino que era impuesta por la fuerza a indígenas y esclavos africanos, y que contrasta con la sociedad actual, con una Constitución que garantiza la libertad de cultos, en un país donde conviven personas de decenas de religiones -e incluso aquellos que no tienen ninguna-, y quienes dicen ser católicos también practican tradiciones con elementos africanos e indígenas, producto del sincretismo ocurrido en el país, tales como la veneración a San Juan Bautista, San Pedro, San Benito de Palermo, etc.

La fecha de la fundación: 1567

Otro tema controversial es el año de fundación de Caracas que aparece en el escudo colonial: 1567. Explica Cruz que el 25 de julio de 1567, fecha de la supuesta fundación, «es una fecha impuesta por los conquistadores españoles. No existe acta o documento legal que certifique el día, mes y año de la supuesta fundación. Mucho menos (existió) una consulta pública para la imposición del referido escudo».

Es importante destacar las circunstancias en las que ocurrió la fundación de la ciudad. No se trata de una fundación pacífica; ocurrió en el marco de una guerra cruel, de una operación de conquista producto de la invasión de España a las tierras que, hasta ese momento, eran ocupadas por decenas de pueblos indígenas. Los habitantes originarios eran desocupados de sus tierras por la fuerza y tenían que combatir con un enemigo mucho más poderoso y organizado, con adelantos tecnológicos como la pólvora, capaces de manipular y fundir metales para producir cañones, armas de fuego, espadas, lanzas, armaduras y elementos bélicos mucho más sofisticados.

La revista Memorias de Venezuela, publicación del Centro Nacional de Historia, en su número de julio de 2018, dio una explicación de los hechos que se vivían en el valle de la actual Caracas y sus alrededores en el momento de la supuesta fundación.

Explica que Francisco Fajardo, conocido militar y conquistador al servicio de España, llegó en 1560 al valle del Río Guaire, donde fundó un asentamiento con el nombre de San Francisco. En ese momento descubrieron minas de oro en la zona del río San Pedro, lo que aumentó sus ansias de permanecer en el lugar. Los indígenas de la zona respondieron defendiéndose de la invasión, con el cacique Guaicaipuro como cacique supremo, atacando y destruyendo el asentamiento de San Francisco.

El fracaso de Fajardo en establecerse allí causó que el Capitán General de la Provincia de Venezuela, Alonzo Bernáldez de Quirós, designara en 1566 al conquistador español Diego de Losada para que sometiera al pueblo de los caracas.

Diego de Losada

Losada logró reunir un ejército que contaba con más de 1.265 infantes y una carga de armamento considerable. Más de diez mil indios opusieron resistencia a la conquista, según Memorias.

Ocurrieron eventos bélicos como la Batalla de San Pedro, en marzo de 1567, llamada así por el historiador José de Oviedo y Baños y librada en las márgenes del río San Pedro antes de unirse éste con el río Macarao en Las Adjuntas, para formar el Guaire. Para esa batalla, Guaicaipuro reunió a centenares de sus guerreros y de las tribus vecinas para enfrentar a la expedición de Losada, que buscaba reconquistar el hato San Francisco. La superioridad del armamento español, incluyendo los cañones, les facilitó la victoria a los conquistadores ante los indígenas.

Fuente: Revista Memorias

«Los aborígenes preferían pelear antes que entregarse a las inhumanas encomiendas», explica la revista Memorias, ya que “los primeros conquistadores habían violado los tratados y los indígenas perdieron para siempre toda confianza en la palabra de los blancos. Ante la amenaza de convertirse en esclavos, preferían resistir hasta ser completamente exterminados”.

Diorama en la Galería de la Historia de Concepción. Tomado de su sitio web oficial www.ghconcepcion.cl.

En ese contexto fue como Losada se estableció en el valle del río Guaire en 1567 y reedificó el asentamiento de San Francisco, fundando la ciudad de Caracas. La revista Memorias no pone en duda la fecha de la fundación el 25 de julio (día de Santiago Apóstol), pero otros autores sugieren que pudo ser convenientemente cuadrada para corresponder con el nombre de la ciudad, «Santiago de León de Caracas», que, como explicó Omar Cruz antes, era un ofrecimiento de las tierras conquistadas que se hacía a Santiago Apóstol, por ser el santo patrón de España.

«Fundación de Caracas». Cuadro de Tito Salas creado en 1939, ubicado actualmente en el Panteón Nacional.

Conociéndose el contexto de lo ocurrido antes, durante y después de 1567, hay que preguntarse si esta fecha es merecedora de estar en el escudo de Caracas, o si en los 455 años de existencia de la ciudad no han ocurrido otros eventos más importantes y significativos.

Los cañones con los que se acribillaron a los indígenas en esta operación de conquista, son los que también aparecen en el escudo colonial; son de fabricación española y eran usados durante las invasiones. También aparecen espadas y lanzas de los ejércitos del Rey de España.

No hay duda entonces de que el escudo anterior es impuesto por el conquistador tras el exterminio del conquistado, en un nuevo capítulo de la conocida frase: «la historia la escriben los vencedores». La mayoría de sus elementos hacen referencia a la operación de conquista y enaltecen a quienes la realizaron, en detrimento de los pueblos originarios que habitaban Caracas y fueron exterminados. Tras eso, el conquistador inició el tráfico de esclavos desde África, trayendo por la fuerza a miles de personas a quienes se trató igual o peor que a animales o posesiones; hoy, los afrodescendientes y mestizos constituyen la mayor parte de la población de la ciudad. Ninguno de estos grupos (afrodescendientes o nativos indígenas) son visualizados, reconocidos o enaltecidos en el escudo anterior.

El nuevo escudo

Este es el nuevo escudo de Caracas:

Omar Cruz nos hizo llegar una descripción del nuevo escudo:

Como base, un escudo dorado con la forma ascendente en su parte superior, como indicativo del constante crecimiento de una ciudad que ha nacido para consolidarse como capital de un gran país. Con un fondo azul, como siempre lo es el cielo caraqueño.

Sobre ese escudo una cinta roja con la frase de nuestro Himno Nacional, “Seguid el ejemplo que Caracas dio”, donde reposan dos aves emblemáticas de la ciudad; el Turpial amarillo (Icterus Nigrogularis) o mal llamado “Gonzalito”, y una Guacamaya (Ara Ararauna). Caracas cuenta con una amplia variedad de aves que han llegado desde otros rincones de nuestra geografía nacional. Con estas dos especies, que son las de mayor vistosidad, trato de resaltar la hospitalidad de brazos abiertos que el pueblo caraqueño le brinda a la emigración mundial.

Dentro del escudo destaca principalmente la figura de nuestro Libertador Simón Bolívar, insigne caraqueño que amó con profundidad su ciudad natal y por lo tanto es el mejor ejemplo que debemos tomar las mujeres y los hombres que habitamos en ella. El Libertador manifestó su amor por Caracas en reiteradas oportunidades: “Yo quiero ser ciudadano, para ser libre y para que todos lo sean. Prefiero el título de ciudadano al de Libertador, porque éste emana de la guerra, aquél emana de las leyes. Cambiadme, Señor, todos mis dictados por el de buen ciudadano”. “Por Caracas fui a Boyacá, por Caracas estuve en Carabobo, por Caracas estuve en Junín, por Caracas llegamos hasta Ayacucho, por Caracas fuimos a batallar por la libertad de Suramérica”.

Al lado del Libertador la figura de una mujer afrodescendiente representando el indudable coraje de la mujer venezolana. Con ella también quiero homenajear a esas mujeres y hombres que fueron esclavizados por las monarquías del mundo.

Seguidamente un indígena sin nombre de mirada guerrera y firme, representando nuestras raíces y nuestras luchas anticoloniales. Todos mirando con decisión a la izquierda como visionarios esperanzados en nuestra consolidación como nación libre, soberana, independiente y próspera.

Aparece también dentro del escudo el majestuoso cerro Waraira Repano. Indudable pulmón vegetal que ha sido nuestro mayor protector e inspirador para nuestras vidas. Independientemente de la profesión que desarrollemos esta maravilla natural ha contribuido en nuestra formación y crecimiento.

En ambos bordes del escudo destaca primeramente la Espada de Bolívar realizada con oro, brillantes, plata y demás piedras preciosas, que la municipalidad del Perú le regalaría en 1825 al Libertador Simón Bolívar, como agradecimiento a su lucha independentista. La Espada original reposa segura y en paz, pero siempre alerta en nuestra ciudad capital.

Al otro borde se muestra una Lanza Independentista que se mezcla con la planta llamada Pira, la cual es un ícono de nuestra capital por ser un rico alimento ancestral.

En la parte inferior una cinta roja con las victoriosas fechas 1810-1811 y en la parte derecha 1989-2002. Fechas que considero históricas e importantes porque en cada una de ellas el protagonismo del pueblo caraqueño cambiaría por completo los destinos de todo el país.

Finalmente la Estrella Roja de la Revolución Bolivariana rompiendo por completo las cadenas de todo intento de intervención o dominación, ya sea externo o interno.

Puede observarse el predominio de elementos que integran los principales grupos que componen nuestra sociedad. Junto al Libertador Simón Bolívar aparecen la mujer afrodescendiente y el hombre indígena, como un homenaje a estos grupos sociales que fueron tan maltratados por los conquistadores, y recuerdan otras obras similares, como el monumento a los Símbolos Patrios en el Paseo Los Símbolos, construido por Ernesto Maragall en 1956, en el que una mujer europea, un hombre afrodescendiente y otro indígena sostienen la bandera, el escudo y una tea entonando el himno del país, respectivamente. El Waraira Repano (antes conocido como El Ávila) también se convierte en un vistoso elemento del nuevo escudo.

«Seguid el Ejemplo que Caracas dio», frase tomada del Himno Nacional, destaca el papel de la capital venezolana en hechos de importancia histórica del país. 1567 (supuesto año de la fundación de Caracas) desaparece del escudo, para incluirse cuatro fechas en las que, en opinión del autor, el protagonismo del pueblo caraqueño cambió el destino de Venezuela: la declaración de independencia el 19 de abril de 1810; la firma del acta de independencia el 5 de julio de 1811; la rebelión popular de febrero de 1989, conocida como El Caracazo; y las protestas populares del 13 de abril de 2002, que revirtieron el golpe de estado contra Hugo Chávez.

Omar Cruz recibiendo un reconocimiento este 18 de abril. Foto vía concejala Beatríz Rodríguez @BeatrizRabg

Los cañones y espadas españolas con las que se masacró a los pueblos indígenas fueron sustituidas en el nuevo escudo por la espada de Bolívar, una lanza independentista y la planta de pira, rico alimento ancestral, ícono de la capital.

La presencia de la guacamaya azul (Ara Ararauna) en el escudo ha sido criticada por quienes alegan que el ave no es originaria de Caracas. Cruz explica que la misma emigró (o fue traída) desde otros rincones de nuestra geografía nacional, al igual que otras especies, como el turpial amarillo. Caracas ha abierto sus brazos no sólo a las vistosas guacamayas azules, sino a miles de personas que migraron durante el siglo 20 desde Colombia, Perú, Chile, España, Portugal, Italia, China o los países árabes, en momentos cuando las guerras o las dictaduras arreciaban contra sus habitantes. ¿Pueden sentirse representados todos ellos en estas hermosas aves, que tan bien fueron recibidas en nuestra ciudad, al igual que ellos? El tiempo lo dirá.

Nuevo escudo de Caracas, versión colocada en la Plaza Bolívar. Foto: Luigino Bracci

Algunos opinan que el cambio de símbolos equivale a «eliminar la historia». Lo único cierto es que hoy conocemos muy poco sobre la historia, la cultura, la religión o el idioma de los indios caracas que poblaban la ciudad capital, debido a que fueron exterminados; los sobrevivientes fueron obligados a convertirse a la religión católica y a aprender un nuevo idioma, y es muy poco lo que conocemos de ellos hoy.

Aún así, la alcaldesa de Caracas, Carmen Meléndez, anunció que los símbolos anteriores serán resguardados. «Los símbolos que han estado en la historia pasarán al museo, y los que sean muy grandes permanecerán donde estén. Eso es parte de la Historia. Nosotros no debemos olvidar la historia. Debemos conservarla. El escudo que estaba aquí en la plaza Bolívar ya está en el Salón de los Símbolos, donde podrá ser observado», dijo en su discurso este 18 de abril, durante la presentación del nuevo escudo, himno y bandera de la ciudad capital.

Véase también:

Este es el nuevo Himno de Caracas: Conoce qué inspiró a Noel Márquez, del Grupo Madera, a escribir su letra (+MP3)

Suscribirse
Notificar en
guest
10 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
trackback
13 días atrás

[…] Publicado originalmente por Luigino Bracci Roa, a través de: Alba Ciudad, radio caraqueña, 19 de abril, 2022 […]

NORKIS BOLIVAR
NORKIS BOLIVAR
1 mes atrás

NO DICEN MAS ESTUPIDECES PORQUE NO PUEDE, EL QUE QUIERE BUSCAR EXCUSA, LAS CONSIGUE A MAS NO PODER, PORQUE NO DICEN QUE ES EL NEGOCIO REDONDO, QUE HAY TRAS EL CAMBIO DEL ESCUDO Y DEMAS

Bray
Bray
1 mes atrás

no es nada
quiero que significa cada cosa del escudo nuevo

Bray
Bray
1 mes atrás

QUEEEEEEEEE

Adrielys
Adrielys
1 mes atrás

Estan locos para cambiar todos nuestos símbolos

ALong
ALong
1 mes atrás

El tiempo debería emplearse en tratar de solucionar el problema del desastre de la recolección de basura, regulación de motorizados, cumplimiento de las leyes de tránsito, mantener el respeto cercano a instituciones de salud dónde la anarquía de la contaminación sónica reina en horas no prudentes sin control, mejoras de asfalto, seguridad, alumbrado de sectores en el municipio como por ejemplo, que perderlo en un tinto logo absurdo que no cambia ni mejora en absolutamente nada el declive social del
que se supone es municipio estandarte gubernamental oficial

Bray
Bray
Responder a  ALong
1 mes atrás

si verdad

camen paiva
camen paiva
1 mes atrás

Es espantoso,, si fue elegante, bonito. pero sin arte, parece dibujo de niño de primaria… además escudo para arriba, escudo para abajo de todas maneras es de origen del IMPERIO ESPAÑOL, la alcaldía es del IMPERIO ESPAÑOL.. hablamos el idioma que impuso EL IMPERIO ESPAÑOL… como lo pongas. lO LÓGICO ES ELIMINAR TODO ESCUDO. No me preocupa, mucho porque el mejor ejemplo es su amada Rusia donde esta la bandera colorada, donde está el himno la Internacional… eso se acaba… quien dice waraira repano nadie… como vas a eliminar las canciones de Ilan Chester por ejemplo …..

Ruth
Ruth
1 mes atrás

Veo que se ha enfocado la crítica en redes sociales hacia si gusta o no el nuevo escudo, creo que es un tema sensible porque culturalmente el pensamiento colonizado hace que demos por sentado la validez y pertinencia de su simbologia. Me parece necesario que se abran estos debates, llevan tiempo, continuidad para que den frutos, no saldrán del apuro ni del eventismo al que nos hemos mal acostumbrado.

Bray
Bray
Responder a  Ruth
1 mes atrás

no me gusta ni el escudo pa feo menosss el himno