¿Hubo un error en los números romanos del reloj del Parque Beethoven?

En las redes sociales y en algunas páginas web, como 800 NoticiasChismeven, Noticiero Digital o Caraota Digital, se afirma con insistencia que el reloj del Parque Beethoven, ubicado en la ciudad venezolana de Mérida y reinaugurado el pasado domingo por el gobierno bolivariano, tenía un “vergonzoso error” en su numeración. En particular, el rumor insiste en que es incorrecto haber colocado “IIII” en vez de “IV” para señalar la cuarta hora. Pero, ¿de verdad esto es un error?

Texto: Alba Ciudad (Luigino Bracci Roa)

Una sencilla búsqueda en Internet permite comprobar que es común usar “IIII” en vez de “IV” en muchos relojes desde hace cientos de años; es un estilo usual  y ningún maestro relojero lo considera un error.

No se conoce con exactitud cuál es la razón, pero sí hay muchas leyendas y teorías; el punto es que una inmensa cantidad de relojes construidos en Europa durante la Edad Media usaban “IIII” en vez de “IV” en su numeración, y la costumbre fue adoptada por numerosos constructores de relojes hasta el día de hoy. Otros, por su parte, prefirieron seguir usando el “IV”.

Reloj en el Musée d’Orsay, París

Al buscar algunos de los relojes más reconocidos del mundo, no fue sorpresa observar que muchos de ellos, como el de la Puerta del Sol en Madrid, España, utilizan el “IIII” en vez de “IV” en su numeración.

Reloj en la Puerta del Sol, Madrid. Foto: Viaje Jet

En Suecia, la catedral de la ciudad de Lund, construida en el siglo XII, es el principal monumento de la ciudad y quizás la obra más significativa de la arquitectura románica en todos los países nórdicos. Posee un reloj astronómico construido alrededor de 1424, que usa el “IIII” como numeración. Además, indica la fecha incluyendo mes y año, el día de la semana, la fecha juliana, la fecha de la cuaresma, Semana Santa, Pentecostés, las fases de la Luna, los signos del zodiaco, equinoccios y solsticios, la posición del Sol y de la Luna.

En Italia se puede encontrar la Torre dell’Orologio, situada en la plaza de San Marcos en Venecia. Alberga el reloj más importante de la ciudad, el reloj de San Marcos. El edificio fue diseñado por Mauro Codussi y construido entre 1496 y 1499. El mecanismo del reloj, que data de 1499, mueve la principal esfera del reloj, que consiste en varias esferas concéntricas. Las más exteriores muestran los números 1 a 24 en numerales romanos (usando “IIII” para la cuarta hora), y una manecilla embellecida con la representación del sol indica la hora. La segunda esfera representa los doce signos del zodiaco. Las esferas interiores indican las fases de la luna y el sol.

Torre dell’Orologio, plaza de San Marcos en Venecia, Italia

Otro caso famoso es el reloj de la Torre Zytglogge, en Berna, Suiza, que data del siglo XIII y tiene un hermoso reloj astronómico del siglo XV. La torre fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y es la atracción turística más famosa de Berna. Usa “IIII” en su numeración.

Torre Zytglogge en Berna, Suiza

En la ciudad de Lier, al norte de Bélgica puede encontrarse la Torre Zimmer. El astrónomo y relojero Louis Zimmer construyó en 1930 el reloj del Centenario o Jubileo, que se encuentra en su parte frontal, y consiste en doce relojes que están alrededor de uno central, que muestra la hora usando “IIII” en números romanos. Los otros muestran la posición en el ciclo solar de veintiocho años, los días de la semana, las estaciones, las fases de la luna, entre otros.

En Venezuela, numerosos relojes usan “IIII” en vez de “IV” para señalar que son las cuatro. Un ejemplo es el de la catedral de Los Teques, que puede verse en las dos fotos a continuación, tomadas del sitio web Panoramio:

En Güigüe, estado Carabobo, su catedral cuenta con un hermoso reloj, como puede verse abajo a la izquierda, en la foto captada por Athenea Palas. A la derecha puede verse la foto de la Catedral Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, en Barinas, tomada del blog Archivo Histórico de Barinas. Ambas usan “IIII”. Puede hacer click en ambas fotos para verlas más grandes.

En Caracas, el reloj del Palacio de las Academias, ubicado en la avenida Universidad, adyacente al Palacio Federal Legislativo (Asamblea Nacional), utiliza el estilo de las cuatro íes. Aunque también es común hallar relojes que usen el “IV” romano, como el de la Catedral de Caracas, en la plaza Bolívar.

Reloj del Palacio de las Academias, Caracas. Foto: Dreamstime

Incluso el Mercado de Chacao, estructura inaugurada en 2008 por el dirigente opositor Leopoldo López, quien entonces era alcalde del municipio, también usa el estilo de cuatro íes (IIII) en su reloj.

Mercado municipal de Chacao. Foto: Mapio.net

Por otro lado, el reloj del Parque Beethoven usaba “IIII” desde su construcción en 1970. Si el gobierno hubiera cambiado el “IIII” por “IV”, probablemente estaría siendo criticado por alterar su diseño original.

Es de destacar que este hermoso reloj cuenta con un mecanismo a través del cual los muñecos o “enanos” tocan cada hora una melodía de Beethoven. Este mecanismo había dejado de funcionar, pero fue restaurado por la Gobernación de Mérida e ingenieros de la Universidad de Los Andes.

Razones para usar “IIII”

Como señalamos al comienzo del artículo, no están totalmente confirmadas las razones por las que algunos relojeros prefirieron usar “IIII” y no “IV” en la numeración de sus creaciones. Hay muchas teorías, historias y leyendas.

El escritor y bloguero español Alfred López explica que el sistema de numeración romano estaba basado a su vez en el etrusco, en el que efectivamente el número 4 se escribía como “IIII”. Al adaptar el sistema sustractivo, los romanos comenzaron a usar “IV” para señalar que 4 equivale a restarle 1 al 5.

Entre las razones por las que se usa “IIII” en numerosos relojes, una de ellas podría ser estética. López cita una recopilación del Instituto Británico de Relojería, según la cual los cuatro caracteres IIII crean una simetría visual con el número VIII, su opuesto en la esfera del reloj, que también tiene cuatro dígitos. Con el IV, esta simetría visual no se cumple.

López indica que hay muchísimas historias que relacionan a un monarca con el hecho de que el 4 en los relojes se escriba IIII.

Torre del reloj en La Conciergerie de París

“La más creíble es la que explica que, en el año 1370, el relojero Henry de Vick recibió el encargo de realizar un reloj que se colocaría en la torre del Palacio Real de Francia (conocido como La Conciergerie o el Palais de la Cité). El rey Carlos V de Francia recriminó al artesano el haber representado el 4 como IV. El relojero señaló que era así como se escribía, pero Carlos V respondió enojado: «El Rey nunca se equivoca» (por algo era apodado El sabio). Por tanto, debió continuar el uso del IIII. El reloj fabricado por de Vick continua colocado allí”.

La segunda leyenda monárquica explica que “un relojero suizo confeccionó un reloj encargado por su soberano, cometiendo la equivocación de representar el número 4 como IIII y no IV. El rey mandó ejecutar al artesano y, como protesta ante tal hecho y homenaje, todos los colegas de profesión del relojero decidieron utilizar el IIII en vez de IV”.

También hay quién sostiene que se mantuvo el número IIII por razones religiosas. “Se decía que el IV corresponde a las dos primeras letras del dios romano Júpiter (IVPITER en latín), y por tanto su uso para denominar a un número podría considerarse inapropiado y blasfemo”, señala López.

Reloj en la Biblioteca de Spring Hill, Birmingham, Inglaterra

Otras explicaciones apuntan a comodidad (IV es más difícil de leer dada su posición en la esfera del reloj, ya que queda casi boca abajo), evitar confusiones (el número IV podría confundirse con el VI al estar ambos boca abajo) o simplemente por economía: los relojes se fabricaban de forma artesanal y los números se realizaban con moldes, pegándose después a la esfera. Una forma de economizar era haciendo los moldes con el conjunto de cada número, por lo que, para hacer un reloj, se necesitaba un molde con cuatro X, otro con cuatro V y cinco moldes con cuatro I.

¿Ignorancia, o intencionalidad?

A pesar de lo sencillo que hubiera sido comprobar esta información en los buscadores de Internet, varios medios de comunicación venezolanos prefirieron unirse a quienes, en su desconocimiento, acusaban de “ignorancia” al gobierno revolucionario venezolano por su supuesto error con el reloj del Parque Beethoven.

Sin embargo, hay quienes creen que esta campaña de parte de algunos medios es totalmente intencional: buscaría desmoralizar a los seguidores del chavismo, haciéndole creer que sus líderes son personas torpes e incapaces, culpables de la actual crisis que se vive en el país, y que todo lo que hacen está mal.

Por fortuna, los seguidores del chavismo están acostumbrados a estas campañas mediáticas, saben identificarlas y desenmascararlas.

También puede leer:

Dejar un comentario

14 Comentarios en "¿Hubo un error en los números romanos del reloj del Parque Beethoven?"

Notificar en
avatar
600
marlefue
Invitado

Muy buena aclaración,te felicito,lamentablemente el odio que guardan en sus corazones no les permite investigar,sino,que repiten como los loros,perdón por los loros que son animales muy inteligentes.

Ana Vargas
Invitado

Muy buen reportaje, eso nos enseña que debemos primero investigar antes de hacer mofa sin conocimiento de causa. Felicitaciones.

Ytalo Américo Silva
Invitado

Que inmenso bienestar nos genera, en medio de tanta falsedad, este buen ejercicio de periodismo. ¡Liberador! Como debe ser todo acto de auténtico periodismo. Muchas gracias y felicidades a su autor.

Alonso Rojas
Invitado

TREMENDA CÁTEDRA DE HISTORIA, ORFEBRERÍA, relojería y filigrana. Felicidades, el que tenga ojos que vea!

Carlos Castro
Invitado

Muy buena aclaratoria, desde su inauguración ya estaba colocado el “IIII” y en internet hay 3 historias del por que de su uso. Los malintencionado de mal poner al gobierno, al parecer, no investigan antes de criticar algo.

Manuel Torres
Invitado

No estamos en la edad media. Siglo XXI

WBlanco
Invitado

Es una reconstrucción del reloj y las normas de patrimonio ordenan hacerlo con los parámetros correctos y basada de ser posible en registros gráficos de dicho patrimonio, no se puede “adaptar” a parámetros nuevos o posteriores al suyo.

Marco Antonio Peralta
Invitado

Antes de la reconstrucción ya estaba escrito IIII. Así que no hubo ninguna adaptación

jose
Invitado

asi es. estuve leyendo de eso y bueno una persona mayor me dijo es correcto de esa manera IIII y tambien el IV eso data de siglos pasados. busca alguna info al respecto, lo cual hice y ciertamente como dicen aca, es valida de cualquiera de las 2 maneras..

Lourdes
Invitado

Corrijo mi texto anterior, la clase de nùmeros ROMANOS

Lourdes
Invitado

Excelente la aclaratoria, vino a mi memoria la clase de nùmeros durante la primaria, e ilustrè a unos cuantos amigos,gracias

Mary
Invitado

Excelente explicación… Me sirvió para ilustrar a unos cuantos.

tu gfa
Invitado

te felicito?

Alfred López (@yelqtls)
Invitado

Gracias por citarme y el enlace.
Un cordial saludo

wpDiscuz