Rubén Limardo gana la primera medalla de oro venezolana desde 1968

Foto: Agencias

Rubén Limardo subió hoy a lo más alto del Olimpo, al vencer en la final de la espada al noruego Bartosz Piasecki con marcador, y dio a Venezuela su segunda medalla de oro en la historia de los Juegos. Limardo se une así en la historia deportiva venezolana a “Morochito” Rodríguez, que en los Juegos de 1968 consiguió una medalla de oro en la disciplina del boxeo.


Texto: Noticias24, RNV, Correo del Orinoco, AVN

La presea dorada de Limardo no llegó sin suspenso. Al alcanzar los 14 puntos, a solo 1 de alcanzar el oro, el noruego Bartosz Piasecki aprovechó algunos errores para acercarse hasta 14-10.

Limardo dedicó el triunfo a su fallecida madre y resaltó que llegó a Londres con la única idea de llevarle una medalla al país. “Vine a buscar el quinto asalto aquí y lo logré, vine a buscar la medalla y aquí está (…) Yo lo dije, mi sueño es ser campeón olímpico y lo logré, este triunfo se lo dedico a toda Venezuela”, resaltó.

Foto: Agencias

Rubén comenzó con buen pie su participación en los Juegos Olímpicos Londres 2012, tras clasificar a la ronda de 16 al superar al egipcio Ayman Fayez, 15 toques por 13, en la modalidad espada. En la ronda de los mejores diecises el Bolivarense venció 15-11 al sueco Max Heinzer para asegurar su diploma olímpico y luego avanzar a la semifinal tras vencer al Italiano Paolo Pizzo 15-13.

En su más reciente combate, el bolivarense derrotó al estadounidense Seth Kelsey 6-5 en muerte súbita para asegurar la medalla de plata y luego consolidar el oro ante el noruego Bartosz Piasecki.

Su victoria ante el estadounidense Seth Kelsey.

Una espada movida por el amor a la familia y a la patria

Para su segunda participación en Juegos Olímpicos, el joven atleta valora, además de la madurez, la preparación y la experiencia, algo que está más allá de la pista de competencia. “Es lo que lo llena a uno: el amor de la familia y de su pueblo, de su tierra y su gente”, dijo en televisión poco antes de viajar a la capital inglesa.

Y es que en la voz de Rubén son constantes las expresiones de amor y gratitud para su familia y para su patria. “Venezuela nos ha dado todo el apoyo del mundo, tenemos a nuestros fanáticos y familiares y ese apoyo moral que se siente debemos retribuirlo como sea”, declaró desde Londres al equipo de prensa del Ministerio de Deporte.

Rubén integra una familia apasionada por la esgrima. Su hermano Francisco es parte de la selección nacional de espada y participó en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, mientras que su prima María Gabriela Ramírez debutó esta semana en la cita de Londres.

De talla mundial y olímpica

En 2005, con 19 años, Rubén ascendió a la cima de la espada juvenil con una triple corona. Ganó el Campeonato Mundial, la Copa del Mundo y fue primero del ranking mundial en su último año en esa categoría.

Dos años más tarde, en los Juegos de Río 2007, se tituló campeón panamericano en espada individual y obtuvo plata en la prueba por equipos. Venezuela, representada por Limardo, Silvio Fernández y Wolfang Mejias, cedió ante Cuba en la final.

En los Panamericanos de Gualajara 2011, Rubén llegó nuevamente a la final individual pero esta vez se llevó la medalla de plata. También se adjudicó la presea plateada por equipos, junto a su hermano Francisco, Silvio Fernández y Jhon Pérez.

Con el equipo de espada clasificó a Beijing 2008, donde Venezuela quedó en el sexto lugar y logró un diploma olímpico.

La selección fue integrada por Rubén, Silvio Fernández y Wolfang Mejias, quien se lesionó en cuartos de final ante Francia y fue sustituido por Francisco Limardo. Los venezolanos cayeron ante los franceses con marcador de 45-33, y luego ante los húngaros por 45-38 en el partido por el quinto lugar.

El reto de Londres

Debido a los reglamentos de los Juegos Olímpicos, en esgrima sólo dos de las tres armas (espada, sable y florete) pueden competir por equipos en cada edición y para Londres 2012 la clasificación para la modalidad de espada fue individual, con un máximo de dos competidores por país. Antes de los juegos ya se le consideraba candidato.

La restricción obligaba a los espadachines venezolanos a clasificar uno entre los 12 mejores del mundo y el segundo entre los primeros ocho de América, para poder colarse en el grupo de 30 admitidos para la cita olímpica.

En marzo de este año, en el último evento preolímpico, Silvio Fernández y Rubén Limardo se ganaron sus cupos en Challenge Monal de París. La actuación de Silvio le valió para ubicarse en el puesto 11 del ranking mundial y primero de América con 105 puntos, y la de Rubén para colocarse segundo en el continente con 102 unidades.

Además de Venezuela, sólo otros cinco países de gran trayectoria en la esgrima lograron clasificar a dos atletas para las competencias de espada en Londres 2012.

Limardo tuvo una intensa preparación en Polonia y Rusia para encarar sus segundos Juegos Olímpicos. “Ahora voy con más preparación que en 2008, en Beijing, y estoy seguro de que conseguiré esa medalla para mi país. De esa forma alcanzaré mi sueño y le daré a Venezuela esa victoria”, dijo Limardo antes de los juegos.

El esgrimista zurdo, nativo de Ciudad Bolívar, explica que la confianza, la concentración y el estudio del oponente son claves en un combate que se puede decidir en unos segundos. La meta alcanzada por Rubén Limardo significa para América Latina su segunda medalla olímpica en esgrima. La única obtenida hasta ahora la consiguió el cubano Ramón Fonts en París 1900, y aquella fue también la primera presea latinoamericana en Juegos Olímpicos.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz