Transcripción de la entrevista a Vladimir Padrino López en el programa «Aquí con Ernesto Villegas»

El Ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, comentó este domingo sobre su libro La Escalada de Tucídides, la relación con Colombia, el tema del Esequibo. Entrevistado el 28 de febrero de 2021 por el periodista y ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas.

Vladimir Padrino entrevistado en Aquí con Ernesto Villegas, 28 febrero 2021
Ver este vídeo en YouTube.

EV: Nuestro invitado de hoy es un apasionado de la música venezolana, nació en la parroquia caraqueña de Santa Rosalía y se crió en La Candelaria. Su papá no quería que ingresara en la Academia Militar de Venezuela, no podía imaginar que su hijo llegaría al grado de General en Jefe y fuese ratificado varias veces en su cargo de Ministro del Poder Popular para la Defensa.

Vladimir Padrino López. Bienvenido.

VPL: Muchas gracias, Ernesto.

EV: Te pido que te quites, por favor, el tapabocas.

VPL: Un placer. Bueno, con tu anuencia, sí. Y bueno, sigamos usándolo porque es muy importante.

EV: A esta distancia no tenemos riesgo y con el ambiente abierto que tenemos…

VPL: Y como llama el Presidente siempre, no nos llamemos a engaño, con vacuna o sin vacuna tendremos que seguir por un buen tiempo usando estas medidas de protección individual, el tapabocas yo creo que es la mejor vacuna.

EV: Oye, a la Fuerza Armada le ha golpeado la pandemia ¿no?

VPL: Sí.

EV: Unos cuantos generales, oficiales, han perdido incluso la vida ¿no?

VPL: Sí, efectivamente, han caído 41 efectivos, entre generales, oficiales superiores, tropas profesionales, tropas alistadas, pero en la clase de generales y almirantes, once. Eso te da una vista más o menos, Ernesto, te lo digo porque la mayoría de ellos estaban en funciones de comando en la frontera y te dice mucho pues de la exposición de la Fuerza Armada ante el virus, bueno, cumpliendo su tarea, cumpliendo su misión constitucional de resguardar la frontera, de proteger nuestra soberanía, nuestra integridad territorial. Decir 11 generales y almirantes creo que es mucho.

EV: Y ustedes tienen también un sistema de sanidad militar, que atiende tanto a militares como a civiles.

VPL: Tenemos una dirección de salud militar muy virtuosa, tienen una calidad de médicos muy profesionales y además con una calidad humana muy sobresaliente, un sistema que si bien es cierto hay que ampliarlo a todo el resto del país, son solamente once hospitales militares, bueno, poco a poco iremos progresivamente abarcando todo el territorio.

EV: Con Chávez comenzó a atenderse civiles en el Hospital Militar, el de aquí de Caracas.

VPL: Un sistema de salud eficiente, correcto, eficiente y que le dio apertura al pueblo de Venezuela. Antes era solamente los afiliados. Imagínate tú, la magnitud del Hospital Central Carlos Arvelo, el principal hospital nuestro pues, no sé si tú lo has visitado.

EV: Sí, cómo no.

VPL: No sé si has visto los sótanos, los sótanos fueron diseñados para ser hospitales en campaña. Es un tremendo hospital, con todas las facilidades, toda la infraestructura, bueno, de aquellos tiempos. Imagínate tú solamente atendiendo a la población militar. Yo creo que la visión de nuestro comandante Chávez en este caso fue una visión humanista, de unión cívico-militar porque, por qué no compartir nuestros espacios, que son para la vida, para la salud, por qué no compartir. Y esa fue precisamente la visión y así estamos. Nosotros atendemos de la población civil en Venezuela casi que el 40% de todos los datos registrados en el sistema de salud militar.

EV: O sea, 40% de los atendidos son civiles.

VPL: Son civiles, sí.

EV: Vladimir, tenemos muchos temas de actualidad, acuciante actualidad, de altos grados de temperatura, pero este espacio nosotros hemos querido delinearlo también como un espacio donde abordamos la personalidad del invitado. Y bueno, en el caso de Vladimir Padrino López es un personaje muy sobresaliente del proceso político que vive Venezuela, de hecho yo dificulto que haya habido algún Ministro de la Defensa de algún país latinoamericano, o del mundo, al que directamente se haya dirigido la cúpula gubernamental de los Estados Unidos, hacia tí se llegaron a lanzar twitts, mensajes, discurso, llamándote finalmente a deponer al Presidente Nicolás Maduro Moros.

VPL: Correcto.

EV: Ese personaje lo tenemos hoy sentado aquí y es un ser humano, comencemos por lo siguiente: caraqueño, nació el 30 de mayo de 1963, hijo de José Manuel Padrino Renault y Carmen Oneida López. El, analista de sistemas, ella maestra. Ambos ya no están con nosotros ¿no?

VPL: Sí, lamentablemente ya partieron.

EV: ¿Te hacen mucha falta, Vladimir?

VPL: Siempre, siempre, porque fue un hogar muy caluroso, humano, lleno de mucho amor. Yo no me puedo quejar de mi niñez, recibí mucha formación de hogar, mi papá era un hombre rectilíneo, de un carácter muy fuerte, aun así se opuso a que entrara a la Academia Militar.

EV: ¿Ah sí?

VPL: Sí, un dato curioso, pero nunca me faltó el amor, nunca me faltó el apoyo moral y la educación que me dieron en el hogar.

EV: ¿Por qué se opuso?

VPL: Bueno, porque me preferían con ellos. Irme a la Academia Militar, precisamente por ese amor, ese calor de hogar que había, me preferían con ellos y, irme a la Academia Militar suponía por supuesto una separación física, la Academia Militar te demanda estar físicamente esos cuatro años de formación que tuve, allí, en presencia física en la Academia Militar.

EV: Ahora, tú no eres el más pequeño, ni eres hijo único, tú eres el hijo del medio ¿no?

VPL: Somos tres hermanos, yo soy el segundo, hay uno mayor, están los dos gracias a Dios con salud, nos comunicamos mucho.

EV: ¿Y tu mamá era más desprendida, que te apoyó?

VPL: Sí, por supuesto, mi madre era un amor, era un angel pues aquí en la tierra y además de darme el apoyo, sin también su consentimiento, porque es que el caso mío fue una cosa de última hora. Yo siempre sentí admiración por los libertadores, por Simón Bolívar, por aquellos héroes, pero no tenía la inquietud todavía bien formada, decidida, de ser soldado o no. Eso ocurrió como cosas, providencias de la vida pues.

EV: ¿Qué te decidió a ser militar?

VPL: En los últimos días yo dije: bueno, salió el periódico, la lista, el listado de los candidatos aptos a ingresar a la Academia Militar, eran exámenes muy rigurosos, siguen siendo exámenes muy rigurosos y fui preseleccionado. Y bueno, al final fue que decidí, cosas de la vida. Porque fíjate un dato que te cuento, Ernesto, yo cuando fui a presentar a la Academia Militar fui a acompañar a un compañero, valga la expresión, de estudios, no entramos a clase ese día, quinto año de bachillerato y me dijo: acompáñame, vamos a presentar a la Academia. –No chico, tú lo que estás es loco, yo pa’ eso no voy! Y bueno, terminé acompañándolo, terminé presentando el examen, mi compañero no quedó y yo sí quedé. Así pues que son cosas, historias pues. Ahora, mi madre, yo siempre tuve el apoyo, siempre, incluso ya tomada la decisión tuve el apoyo de mi padre y mi madre y me dieron mucha fuerza, no solamente en la Academia sino a lo largo de mi carrera. Es muy importante en la vida militar, yo siempre lo hablo a mis compañeros de armas la consolidación de la familia porque eso le da mucha fuerza a uno en lo espiritual, no es fácil llevar un fusil en la frontera, estar cuidando nuestros espacios geográficos, no es fácil enfrentarse a las amenazas que aparecen en el territorio nacional y eso no es posible sino con una buena carga, un buen morral de fe, de creencia en Dios, una buena carga espiritual y de apoyo solidario también de la familia.

EV: Mira y ese nombre tuyo, Vladimir ¿por qué te llaman así?

VPL: Bueno, mi papa siempre tuvo su vista en la revolución de Lenin, en la revolución soviética, tuvo su mirada allá, incluso parte de mi familia también participó en la guerrilla de los 60, de los 70. Y bueno, mi papá tomó el nombre de Vladimir Ilich Uliánov, de allí viene ese nombre que en ruso significa el mundo en tus manos. Y hoy el maestro Britto, casualmente, temprano me decía que Vladimir significaba el hombre de la paz, casualmente, me decía el maestro Britto hace unos minutos que estaba hablando con él, conversando sobre temas diversos y me decía: bueno, tienes una tarea, porque la paz es más difícil que la guerra.

EV: Mira ¿y esa admiración de tu Viejo por la revolución soviética influye de alguna manera en la posición que tú has tomado en este tiempo histórico?

VPL: Sí, definitivamente, porque yo siempre me acercaba más, vamos a decirlo así, a los viejos. Yo no es que no compartía con la juventud, pero cada vez que había una oportunidad para yo escuchar a mi papá, a mis tíos, a la gente mayor, yo siempre me acerco, o me acercaba y me sigo acercando, a la gente que tiene más experiencia, a la gente que me puede aportar conocimiento. Y soy oído siempre, escuchando para aprender. Y escuchándolo siempre a él, bueno, se me quedaron, quedaron trazas. Y no te puedo negar que después que conocí al comandante Hugo Chávez se reafirmó ese germen que venía por dentro, ese germen revolucionario y bueno, terminé defendiendo por supuesto los postulados de la revolución de independencia nuestra en primer lugar, de las Revolución Bolivariana que encarnó nuestro comandante supremo Hugo Chávez y de todos sus postulados, del socialismo del siglo XXI, creo en eso, creo en ese proyecto.

EV: Mira Vladimir ¿y cuándo escuchaste la voz de Chávez por primera vez?

VPL: Yo la escuché siendo cadete de primer año, en los años 80, finales de los 80, 81.

EV: Comienzos.

VPL: Yo ingresé en el 80 a la Academia Militar, 80-81 era primer teniente, porque era teniente antes, estaba allí, oficial de planta en la Academia y tuve nuestro primer contacto y siempre Chávez figuró pues en su liderazgo, con su verbo encendido.

EV: ¿Fue tu profesor?

VPL: Fue mi profesor, fue mi orientador, no pocas veces fueron las ocasiones que en el patio de armas, en el patio de formación Hugo Chávez nos hablaba de Maisanta, de Bolívar, de Miranda, de Sucre. Y allí se fue sembrando pues. Después nos fuimos acercando mucho más, especialmente después del 4 de febrero de 1992, después de esa fecha nos fuimos acercando un poco más y bueno, yo quedé enamorado siempre de su pensamiento, de su carácter revolucionario, de su perseverancia, de su resiliencia, era un ejemplo, una luz para toda la Fuerza Armada, no solamente para mí. Yo tuve la dicha de tenerlo cerca en la Academia Militar de Venezuela, entonces Academia Militar de Venezuela y bueno, de eso me siento muy feliz.

EV: Tú egresaste en Julio de 1984.

VPL: Correcto.

EV: Casi cinco años después ocurrió la rebelión popular del 27 de febrero de 1989. Hoy, el día en que se está transmitiendo esta entrevista, es 28 de febrero, han transcurrido 11.688 días, es decir 32 años de aquellos hechos. ¿Qué papel te correspondió jugar a ti en aquellos acontecimientos, si es que te tocó alguno?

VPL: Gracias a Dios era un joven oficial con el grado de primer teniente, estaba casualmente en la Guardia de Honor.

EV: En esa época no había primer teniente sino subteniente.

VPL: Era subteniente, teniente, capitán. Lo que era teniente es hoy primer teniente, ese era mi grado y estaba en la Guardia de Honor.

EV: En la Guardia de Honor de Carlos Andrés Pérez.

VPL: Correcto, la Guardia de Honor de Carlos Andrés Pérez, estaba en sus primeros días de gobierno. Pero ya venía de un año, dos años antes de estar sirviendo en el regimiento de la Guardia de Honor de entonces.

EV: Con Lusinchi.

VPL: Con Lusinchi. Y yo digo gracias a Dios, porque a mí me dio la oportunidad, tuve la oportunidad de salir muchas veces de ahí del Palacio, de ahí de la sede del regimiento, a llevarle comida a mis compañeros que estaban en las unidades operativas que estaban en Catia, en la avenida Sucre, ahí cerquita, a llevarle un pan, a llevarle… Que estaban en la calle, con las armas. Y yo ví aquella escena y fue un capítulo, yo lo he catalogado un capítulo oscuro de la patria y un capítulo oscuro también para la Fuerza Armada, no por la Fuerza Armada per sé sino por la tarea que la dirigencia política le obligó a cumplir, que era masacrar a un pueblo con armas de guerra para sostener ese sistema que estaba privando al pueblo de todas sus necesidades y lo estaba oprimiendo. Yo digo, gracias a Dios no me tocó a mí levantar el fusil para asesinar, para mater, para caerle a plomo a los edificios del 23 de enero, no me correspondió levantar una ametralladora y dispararla contra un pueblo en ráfagas. No me correspondió, pero a compañeros míos y no los estoy acusando, no los estoy señalando sino sencillamente fue la orden política del comandante en jefe de ese entonces de arremeter contra un pueblo con las armas de la república. Brutal.

EV: Tú que eres el Ministro de la Defensa hoy ¿nunca te has preguntado qué habrías hecho tú en el lugar de Italo Del Valle Alliegro, que era el Ministro de Defensa de Pérez en aquella época?

VPL: Bueno, yo estoy seguro que en una situación como esa, un supuesto negado como ese, que yo estoy seguro el pueblo se empoderó de lo que por tanto tiempo había luchado y lo que pasó en el 89 fue precisamente la expresión de un descontento, hoy el pueblo está, ese descontento está ya desaparecido, desvanecido y está en manos del pueblo el poder para solucionar sus propios problemas, una democracia participativa, protagónica, de mucho movimiento de base y el pueblo siente responsabilidad en lo que está pasando y siente también que quien está haciendo daño no es precisamente el gobierno, quien está haciendo las agresiones, quien está haciendo, causando el sufrimiento no es precisamente el gobierno, es el imperialismo americano y toda la especie parapolítica esa que existe aquí, subversiva, que agrede al país. Si eso ocurriera, por supuesto el Presidente Nicolás Maduro, como lo conozco, no va a ordenar jamás emplear las armas contra un pueblo, eso nunca lo escucharía de la voz del Presidente Nicolás Maduro, como lo conozco y por supuesto la Fuerza Armada Nacional Bolivariana tampoco tiene el espíritu. Todavía estas generaciones de generales y almirantes recuerdan aquel triste episodio y tienen un rechazo total por aquellos acontecimientos.

EV: Del presente y del futuro vamos a hablar un poco más adelante, Vladimir, pero quisiera cerrar esta primera parte preguntándote si tuviste algún papel el 4 de febrero, cuando Chávez se alzó.

VPL: No, el 4 de febrero yo no participé, yo estaba haciendo curso de infantería, en la Escuela de Infantería, ahí en Fuerte Tiuna, me sorprendió realmente la rebelión militar, no estaba involucrado, sin embargo, bueno, días después el comandante Hugo Chávez me hizo llegar una carta desde su prisión, creo que estaba en San Carlos todavía. Sí, en San Carlos, en el cuartel San Carlos y me hizo llegar una carta, esa carta me movió espiritualmente, me tocó las fibras y bueno, sí comencé en un proceso digamos de conspiración en el momento.

EV: Mira y qué raro que no te llegó esa carta, o algún mensaje antes, porque compañeros de tu promoción sí estuvieron involucrados, Francisco Ameliach.

VPL: Sí, es extraño, muchas veces, bueno, uno no sabe en el momento, no es fácil aglutinar y estructurar un movimiento revolucionario que implica clandestinidad, que implica secreto, que implica confidencialidad, involucrar a tanta gente. Pero después del 4 de febrero y después de esa carta que el Presidente Hugo Chávez me mandara, bueno, entré en un proceso de reflexión, lo conversé con mi papá, pero a los pocos días la contra inteligencia fue por mí y…

EV: ¿El delito fue recibir una carta?

VPL: Fui a parar a los sótanos de la Dgcim y ahí estuve unos días pues, aproveché para leerme unos libros, recuerdo, de García Márquez. Y allí estuve unos días guardado, me volvieron a soltar. Y bueno, estuve dando pasos en unidades militares de la Fuerza Armada, comencé a desarrollarme más en la parte educativa, por el tema de la desconfianza, bueno, comencé a dar clases en los institutos militares.

EV: Dicen que ese fue un error de las autoridades militares de la época, que mandaron a las instituciones académicas a varios sospechosos de simpatizar con Chávez y lo que hicieron fue alimentar más bien unas nuevas camadas de soldados, de oficiales con inquietudes patrióticas, revolucionarias.

VPL: Yo creo que más bien después del fenómeno del 4 de febrero, después de la insurrección militar del 4 de febrero, toda la Fuerza Armada se despertó, yo creo que no hacía falta orientación, adoctrinamiento, no hacía falta una direccionalidad en ese sentido, era una inmanencia natural de la Fuerza Armada, plegándose pues a aquellos principios, aquel leit motiv que motivó a Chávez a alzarse, a rebelarse en armas, era una situación insostenible, tú lo recuerdas, era insostenible aquí en Venezuela y cuando Chávez irrumpe en la escena nacional, política, con su boina roja, asumiendo su responsabilidad, eso movió a toda la Fuerza Armada, al corazón de la Fuerza Armada, sobre todo a la juventud y los cuadros medios.

EV: Ahora fíjate, diez años después de aquellos hechos, te toca a ti siendo también un joven oficial, comandante del Batallón Bolívar en el Fuerte Tiuna…

VPL: Abril, golpe adentro!

EV: Exactamente, en las interioridades de ese abril apareces tú de alguna manera encabezando una rebelión frente a los generales de la época que trataban de justificar el golpe a Chávez y tú fuiste parte de los que alzaron su voz para digamos revertir ese golpe al interior del Fuerte Tiuna.

VPL: Sí, efectivamente, eso fue el 11 de abril, aciago día del 11 de abril. Recuerdo pues que, sí, siendo comandante del Batallón Bolívar aquí, es uno de los batallones con mayor poder de fuego en Fuerte Tiuna, Caracas, mi comandante Chávez me había confiado ese cargo ya hacía dos años, en el 2000 recibí yo ese batallón después de hacer curso de Estado Mayor. Y allí estuve pues. Y estuve viendo, era una situación bastante confusa, de mucho cruce de información, de mucha incertidumbre. Pero yo pronto descubrí que había algo detrás, porque ya venía observando el escenario y la secuencia de eventos los días anteriores, las semanas anteriores, los meses anteriores. Veía un calentamiento allí, sobre todo en la cúpula militar y efectivamente pues, el 11 de abril me tocó, bueno, había generales que se me acercaban y me decían: mira Padrino, esto ya se acabó, ya Chávez no está ni va a estar, yo te recomiendo por tu trayectoria que llevas de tu carrera, alíneate con nosotros! Muchas, fueron muchas las llamadas y yo me mantuve muy firme con eso y sobre todo no solamente yo, me daban mucha fuerza los oficiales que me acompañaban de mi batallón, resistiendo eso. Y ya las primeras horas de la tarde ya estábamos colocando, deteniendo algunas tropas y oficiales que se habían alzado en una de las alcabalas del Fuerte Tiuna y estaban ahí frente al batallón. Y bueno, tuve también la fortaleza de tener a un General como el General García Carneiro allí conmigo, como jefe.

EV: Era de la Tercera División de Infantería.

VPL: Comandante de la Tercera División. Y allí, bueno, se desarrollaron todas las situaciones, a partir de allí, el 11 de abril hablé con mi comandante Chávez, 10 de la noche, 11 de la noche y mi comandante Chávez, fíjate el contraste, lo que Carlos Andrés Pérez hizo en el año 89, de sacar toda una Fuerza Armada a la calle a masacrar a un pueblo, el comandante Chávez me pidió que no nos matáramos entre hermanos y que me quedara tranquilo en el batallón, porque había como una furia allí. Pero todas las fuerzas fácticas alrededor no nos favorecían del todo, no nos favorecían, había una cantidad de comandantes comprometidos. Hablé con el comandante Chávez como a las 10 de la noche y él, recuerdo esas palabras: Padrino, cuida a tu familia; Padrino, cuídate tú; Padrino por favor, no se maten entre hermanos; Padrino, mantente en tu cuartel. Lo recuerdo como si fuese hoy. Y cuando terminó esa llamada yo dije: bueno, algo está pasando, algo no está bien, porque sentía pues que el Presidente iba a dar, presentía que el Presidente iba a dar, iba a tomar una decisión, como efectivamente ocurrió pues. Y de allí los acontecimientos sucesivos. Ya el 13 de abril ya estábamos exigiendo ya nosotros, yo en contacto con los comandantes de batallón, yo les decía ¿pero dónde está la renuncia? Vamos a exigir la renuncia. Y los generales nos engañaban como niños, trataban de engañarnos como niños. Eso en el ejercicio del liderazgo es una falta de ética, yo no puedo manejar a mis subalternos bajo el engaño, completamente contrario a todo principio ético en el ejercicio del liderazgo. Y veíamos, observábamos y sentíamos que el generalato nos estaba engañando.

EV: Ellos sostenían que Chávez había renunciado.

VPL: Sí, la matriz era esa, Chávez renunció. Y la exigencia nuestra era ¿dónde está la renuncia?

EV: ¿Con eso se cayó el golpe?

VPL: Eso obligó…

EV: Junto, por supuesto, a la rebelión de la gente del pueblo, las calles.

VPL: Claro, ya había la presión popular y ya estábamos en comunicaciones. Yo recuerdo que hablé con Carlos Alcalá, que estaba comandando en Coro y así como él hablé con muchos oficiales, muchos comandantes y ver qué era lo que estaba pasando y Carlos Alcalá me llamó y me dijo: mira, yo aquí, el 12, eso fue el 12, después de los eventos del 12 en la tarde, en el Palacio de Miraflores, yo aquí me voy a alzar, me voy a alzar en contra de esto que está ocurriendo. Bueno, yo también soy otro. Entonces, empezamos a armar una red y el 13 de abril ejercimos una presión, un bloque de presión sobre todo sobre el comandante, el que era comandante general del Ejército, Efraín Vásquez Velazco, que se molestó mucho porque tampoco lo nombraron Ministro de la Defensa, acuérdate que eso fue una piñata de repartición de cargos y de intereses…

EV: Lo querían mandar para España de Embajador.

VPL: Y toda esa cantidad de cosas que pasaron allí. Bueno, el General molesto también porque no lo nombraron Ministro, bueno, nosotros aprovechamos como bloque ya, hicimos un liderazgo allí colectivo entre los comandantes de unidad, los cuadros medios y empezamos a hacer una presión contundente para exigir ¿dónde está la renuncia? Eso obligó a Efraín Vásquez Velazco a hacer un pronunciamiento, un pronunciamiento que comenzó a revertir absolutamente todo, pero todo fue precisamente por la fuerza, el liderazgo y la conciencia, incluso comandantes que estaban comprometidos en el golpe, comandantes de unidades me refiero, a mi nivel, se dieron cuenta dos días después que algo no estaba bien. Y tú sabes que todo eso tenías patas cortas. Y esos que no estuvieron de acuerdo al principio, al final estaban también exigiendo la renuncia del Presidente.

EV: Mira Vladimir, tendríamos 10, 15 horas por delante para entrar en los detalles que son muy interesantes, pero el tiempo es finito. Vamos a hacer una pausa y al regreso saltamos al presente. ¿Te parece?

VPL: Perfecto.

EV: Ya venimos con Vladimir Padrino López.

Vladimir Padrinio López. Han transcurrido, Vladimir, 2.319 días, es decir 6 años 4 meses y 4 días para el día en que está transmitiéndose esta entrevista, desde el 24 de octubre del 2014, día en que asumiste el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, de manos de la Almiranta en Jefa Carmen Meléndez y recibiendo la confianza del Presidente Nicolás Maduro Moros para, en unas seis oportunidades ser ratificado en ese cargo. ¿Por qué eso, Vladimir? ¿Qué crees tú que ha pasado allí?

VPL: Yo, Bueno, primero me correspondió el honor de recibirlo de una hermana, una compañera, una gran soldada como es la Almiranta en Jefa Carmen Meléndez.

EV: Primera mujer Ministra de la Defensa.

VPL: Sí, un paradigma que se rompió allí indiscutiblemente.

EV: Cuánto le costó a las mujeres pilotar aviones, comandar buques. Y ahora ser Ministras de Defensa.

VPL: Sí, lo aplaudimos mucho, eso lo aplaudimos mucho, a mí me correspondió estar como comandante estratégico mientras ella era Ministra de la Defensa y llevamos una relación muy armoniosa, muy cordial, muy respetuosa, que es la clave pues para avanzar siempre, podemos tener siempre diferencias pero bueno, siempre cuando se toma una decisión por ahí nos vamos todos. Pero me correspondió el honor de recibir de manos de ella el Ministerio. Y sí son ya más de seis años, como tú dices. Bueno, no es fácil, es un cargo de libre remoción.

EV: Nombramiento y remoción.

VPL: De libre nombramiento y remoción, el Presidente tendrá sus razones por las cuales yo he continuado. Yo solamente sí te puedo decir algo Ernesto, yo he sido un soldado leal al Presidente Nicolás Maduro, Presidente constitucional electo por el pueblo, he sido un soldado leal a la patria, a mis principios. Y bueno, he llevado las riendas de la institución en momentos muy difíciles para la patria, se le ha movido el piso pues a toda la nación debido a las agresiones. Y he mantenido pues mucha comunicación con los oficiales que me han dado su confianza, que me han dado también su lealtad, para juntos como un gran colectivo institucional, bueno, salirle al paso a esta cantidad de agresiones que tienen contra Venezuela y que la institución armada está llamada constitucionalmente a dar la cara por el pueblo de Venezuela, en defensa de sus instituciones, en defensa de su democracia, en defensa de su Constitución. Así pues que mi comandante en jefe tendrá la respuesta, yo solamente he sido un fiel servidor a mi patria, como soldado, eso es lo que soy en esencia, un soldado y he cumplido pues con mi código de honor, he cumplido con mi juramento de ser leal y defender a mi patria, he cumplido con mis principios antiimperialistas, antioligárquicos, eso lo tengo en la sangre, eso se está reforzando a todo lo amplio y ancho de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana institucionalmente, he sido leal a mi Constitución y por supuesto, lo que tú dices, lo que dijiste al principio, tantos llamados, dardos que le han lanzado a uno provocándolo, masajeando egos para yo asumir una posición que nunca voy a asumir, porque la lealtad es una sola y eso tiene un templo pues, como decía Bolívar refiriéndose a la amistad: la lealtad tiene un templo en mi corazón y uno tiene que ser leal a sus principios y para eso hay que conocer todo lo que rodea, todo el mundo de circunstancias que te rodean, conocerlas en profundidad, conocer la geopolítica nacional, internacional, conocer la geopolítica regional, ¿qué se mueve? ¿Qué hay tras bastidores? Y eso pues me ha llevado hasta aquí, hasta el presente. Habrá un momento en que ya no lo esté, pero mientras esté voy a seguir cumpliendo la tarea que me corresponde como soldado y como Ministro del Poder Popular para la Defensa.

EV: Vladimir ¿y al interior de la Fuerza Armada, tu posición en el Ministerio no es una especie de tapón allí, de las aspiraciones de pronto de algunos oficiales que quisieran ocupar estas responsabilidades?

VPL: Fíjate que no, Ernesto y no lo digo porque, no me gusta hablar de esto porque a veces se pudiese interpretar de que yo me quiero atornillar, quiero continuar en el cargo. No, no, siempre le digo a los hombres, hombres y mujeres de la institución, que nosotros no somos un cargo, nosotros somos un soldado, una soldada, que donde nos pongan tenemos que cumplir nuestra tarea. Pero el Ministerio de la Defensa, fíjate que mi comandante Chávez puso a José Vicente Rangel Ministro de la Defensa, un civil, y rompió con un paradigma de años. Y todo el mundo en la Fuerza Armada quedó viendo a los lados, ¿y ahora? ¿y ahora qué viene? Y resulta pues que todo fue perfecto pues. Yo recibía las visitas, siendo comandante de batallón, de José Vicente Rangel al Batallón Bolívar, él se compenetró, hizo mucho esfuerzo para adentrarse en la Fuerza Armada, en sus oficiales, en sus cuadros. Yo recibí, siendo comandante de batallón, él Ministro de la Defensa, no menos de dos visitas, que para que un Ministro de la Defensa dispense su tiempo para ir a un batallón, eso en la vieja guardia, pero ahora es diferente, para que eso ocurriera era un signo importante era una expresión importante. Y el Ministerio de la Defensa no forma parte de la estructura jerárquica desde el punto de vista de grados, porque tanto puede ser, como lo soy yo en este caso, un General en Jefe, un militar en reserva activa, o como puede ser un civil, o sea que el Ministerio de la Defensa no es tapón para absolutamente nadie.

EV: Es un cargo político.

VPL: Sí, de la administración pública, del gabinete. Y si tú me dices por ejemplo, el caso del comandante estratégico operacional ya es una cosa distinta, pero sin embargo estar allí el tiempo que se considera, porque yo soy de los que piensa que los cargos necesitan continuidad, siempre que haya probidad, siempre que haya honestidad y siempre que haya una visión programática de la dirección que debe llevar la institución. El tiempo no es un factor para taponear, eso hay que acabarlo, eso es parte de los esquemas del pasado, que todos años hay que cambiar los líderes militares, primero por la desconfianza y segundo, bueno, eso le hace un daño tremendo a la institución.

EV: Esa era parte del modelo de relación civil militar de Rómulo Betancourt, estudiado mucho por Alberto Müller Rojas, por cierto.

VPL: De la cuarta república, sí. Entonces, la continuidad siempre es buena para dar consistencia. Mira, cuántas cosas se han logrado en los últimos años, no porque yo haya estado sino sencillamente porque le he puesto el ojo a las cosas importantes, a las cosas estratégicas de la institución y eso ha permitido avanzar pues.

EV: Vladimir, tú has recibido, ya lo hemos dicho, infinidad de presiones para cambiar tu postura, no han logrado eso. Sin embargo, al revisar tu hoja de vida, un consigue que tú –corrígeme- fuiste estudiante de la tristemente célebre Escuela de las Américas y que también hiciste un postgrado en Ciencias Gerenciales en Alabama ¿no? en Estados Unidos.

VPL: Sí.

EV: Te pregunto ¿tú pasaste por Estados Unidos pero Estados Unidos no pasó por ti?

VPL: Te contesto, mira. Los oficiales que normalmente sobresalían en los cursos de capacitación en la Fuerza Armada siempre optaban a una beca y normalmente eso era direccionado siempre hacia los Estados Unidos. Ocurrió que yo quedé en el orden de méritos en el curso avanzado de Infantería y me correspondió ir a hacer curso de Infantería, avanzado de Infantería en Fort Benning, Georgia, en Estados Unidos, me correspondió hacerlo y estando allá pasé a la Escuela de las Américas. Una cosa era la Escuela de Infantería del Ejército de los Estados Unidos, está en Fort Benning y la Escuela de las Américas que también tiene su sede en el mismo Fort Benning, pasé a la Escuela de las Américas a hacer curso de operaciones psicológicas y curso de preparación para instructor. Fueron dos cursos muy simples, el curso de Infantería, bueno, mejor era el nuestro, sin embargo eso no quedó y me permitió a mí conocer, como dice Vladimir Acosta en su libro, el monstruo en sus entrañas.

EV: Eso es tomado de José Martí, que dice: conozco al monstruo porque viví en sus entrañas.

VPL: Exactamente. Entonces, yo aprendí, aprendí la cultura, aprendí la cultura de vocación de poder expansionista, colonialista de los Estados Unidos. Al hacer el curso de operaciones psicológicas veía el trasfondo de cuál era la intención de producir cambios en las mentes, en la mentalidad de los pueblos y eran instrumentos de dominación. Así pues, que eso me permitió a mí conocer bien a la doctrina de los Estados Unidos y por supuesto aproveché el tiempo, las escuelas militares allá tenían convenio con las universidades y yo solamente tenía que bajar un piso, del aula de clases a otra aula de clases abajo, donde había un convenio con una Universidad, en este caso la Universidad de Troy, Alabama, y completé un master en Ciencias Gerenciales, me acuerdo que fue con mucho sacrificio porque el tiempo no me alcanzaba para hacer las dos cosas, pero lo logré, logré completar el máster en ciencias gerenciales y me traje eso de retorno a Venezuela.

EV: Mira ¿y estando allá nunca te trataron de cooptar, para digamos enrolarte en ese largo catálogo de militares proyanqui de América Latina?

VPL: No, nuca me tocaron, pero sí pienso que el hecho de yo haber estado allá…

EV: ¡Este es uno de los nuestros!

VPL: Que este puede ser uno de nuestros objetivos y este es una de las piezas claves para producir el cambio. Entonces, eso sí puede haber pasado. Estoy seguro por supuesto que yo al entrar a los Estados Unidos y haber estado cursando allí e intercambio de instructores allí en tareas de la Escuela de Infantería, bueno, estoy seguro que ellos hicieron un registro completo de mi perfil y ahí quedé registrado completamente con todos los detalles de mi personalidad, de mi trayectoria, de mi tendencia política, etc., de todos los detalles que ellos pueden haber recogido de mí en ese entonces.

EV: Mira, Vladimir, tú hiciste un post doctorado en seguridad y defensa y me llama la atención que la especialidad es en Talasocracia, que es el dominio económico y político sobre la base de dominio militar de los mares.

VPL: Correcto, es la teoría de Mahan.

EV: De ahí este libro en el que tú has hecho tajantes predicciones, La Escalada de Tucídides hacia la Tripolaridad. Tú dices cosas aquí como que la confrontación entre China y los Estados Unidos se desliza sin disimulo hacia el escenario conocido como la Trampa de Tucídides, que es una confrontación de una potencia emergente frente a una en declive y que ahí va a jugar además un papel muy importante Rusia ¿cierto? Eso es, en dos palabras lo que podríamos decir de esta obra. Pero fíjate, me llama la atención que tú eres del Ejército, pero te apasiona el dominio de los mares. Y me viene a la mente también que la posición venezolana de defensa del Esequibo tiene también mucho que ver con el tema de la salida atlántica de Venezuela. ¿Es en los mares donde se va a decidir la paz y la guerra del mundo?

VPL: En buena parte. Fíjate, el por qué de ese libro, realmente no era un propósito hacer un libro, era un requisito académico. Como tú lo has indicado, me apasiona la geopolítica, a los militares nos apasiona la geopolítica, nos apasiona un componente de la geopolítica que es la geoestrategia, que la usamos mucho los militares para tomar decisiones y precisamente ahí el libro habla de varias teorías, la de Mackinder, que es la región cardial, el heartland y el rimland, de Spyman, que más allá del heartland, necesita de espacios acuáticos en su periferia para un dominio mayor, geoestratégico. Y también está lo que tú dices, desde el punto de vista talosocrático, la doctrina de Alfred Mahan en 1890, que es el dominio siempre, siempre, que aplicó Inglaterra prácticamente, con todo su dominio y su potencial de la Armada Naval que tenían. Entonces, ahí es donde está la motivación y bueno, siempre lo hice pues tratando de dar el ejemplo a mis subalternos, porque es importante que los cuadros de la Fuerza Armada, yo siento que hay una pasión por el estudio, por la preparación, por la capacitación. Eso me movió, me mueve la geopolítica también y se trata específicamente es de una prognosis de lo que va a ocurrir, lo que está ocurriendo en el mundo y qué creo yo que va a ocurrir. Incluso Ernesto, yo te pasé este trabajo antes y tú me ayudaste mucho en la corrección de estilo, en algunos detalles y el término de la tripolaridad me lo diste tú, porque yo lo tenía definido de otra manera, yo lo tenía, la Escalada de Tucidides en una confrontación bifronte, bifronte porque, bueno, se da en dos planos de la guerra, en la convencional, de quinta generación, en la guerra militar, pero el tema es el nuevo orden mundial. ¿Y qué es el nuevo orden mundial? El nuevo orden mundial no es esto que lo que ocurrió en Estados Unidos en la campaña electoral reciente, que Trump acusaba a Biden de teorías conspiranoides, secretas, con el club de Bilderberg, George Soros, toda esa gente pues, todas esas teorías conspiranoides y que fueron alimentadas y exponenciadas por la gran cantidad de flujo de información a través de las redes, la infodemia, la infoxicación. Por cierto, la vocera, María Zajarova, de Rusia, llamó a Borrell que sufría de infodemia porque no tenía elementos suficientes, estaba confundido de tanta información y no tenía la precisión de lo que era la vacuna Sputnik, recientemente lo acusó. Y a eso se le suma también lo que yo llamo los comandantes de café, los comandantes de café son lo que yo digo, aquellos que opinan todos los días de temas militares en los cafés de Miami, en los cafés aquí de Las Mercedes, en los cafés de Colombia y hacen sobre una servilleta un esquema de maniobras y cómo van a proyectar la invasión, cómo van a proyectar la aducción, o cómo van a hacer una extracción, o producir un falso positivo. O sea que aquí todo el mundo opina del tema.

Pero volviendo al tema del orden mundial, Ernesto, ese es un tema que fue primero muy asomado, muy ligeramente después de la Guerra Fría, entre George Bush padre y Majaíl Corbachov. Pero cuando se acuña el término, cuando se acuña verdaderamente el término es en 1991, hay una editorial en una revista que se llama The World and Me, El Mundo y Yo, que dice precisamente que el mundo es susceptible de pasar de la paz a la guerra muy fácilmente y que necesita y requiere del acuerdo entre potencias para llegar a un nuevo orden mundial. Allí se acuña el término. ¿Pero qué ocurre después de eso, Ernesto? Bueno, allí están los antecedentes, que son la paz de Westfalia, en 1648, producto de la guerra de los 30 años, donde murieron por inanición, murieron por hambre, murieron por la guerra casi que la cuarta parte de la población de América central. Y tuvieron que sentarse sobre los cadáveres a ponerse de acuerdo. ¿Y sabes qué conceptos salieron de esa paz de Westfalia? El Estado nación y unos principios que siguen siendo la base de todo orden mundial, que son la no injerencia y la soberanía. Así pues que todo eso viene en una secuencia, la Paz de Westfalia, después vino el Tratado de Versalles en la Primera Guerra Mundial, después vino la Conferencia de Postdam después de la II Guerra Mundial, después entró el tema de la Guerra Fría, después entró la unipolaridad. Y ahorita estamos en una situación donde todo el mundo tiene que sentarse, porque ¿qué pasó con Westfalia? Una visión eurocéntrica, no vio el mundo asiático, el confusionismo, no vio el mundo, el hinduismo, no vio el mundo del Islam, todo eso quedó por fuera de la paz de Westfalia. Bueno, hoy en día todo ese mundo, China, Estados Unidos de punta a punta tienen que sentarse en una mesa porque hay serias señales de diferencias ideológicas y de un equilibrio de poder que se está moviendo allí en todos los ámbitos, en lo militar, en lo atómico, en lo económico, en lo financiero, en lo energético y también en lo tecnológico que es lo que va a ocurrir allí.

Ahora fíjate para mantener ese orden mundial y discúlpame Ernesto, para terminar la idea, uno necesita cuatro elementos, un cuadrilátero pues: el poder, la libertad, el orden y la legitimidad. El orden suprime la libertad, te quita libertad. ¿Por qué? Porque para poner orden necesitas la aplicación de la fuerza, del poder de la fuerza. ¿Pero quién legitima el uso del poder de la fuerza? Bueno, lo legitima el diálogo, el acuerdo, la negociación, el consenso, que bastante falta que hace en este mundo ahorita y ahí es donde está el secreto de todo esto.

Ahora ¿qué pasa? Estados Unidos viene y bajo los principios de la paz de Westfalia, del no injerencismo y la soberanía de las naciones, de los Estados naciones, le metió la cuña de la democracia representativa liberal. Y él quiere, Estados Unidos, imponer ese modelo democrático a todo el mundo y no es el único modelo de democracia que existe, ya tú lo sabes. Bueno, está la democracia socialista, está la democracia post moderna de Antonio Negri, está la democracia radical como lo refiere Chantal Mouffé, por ejemplo, hay muchos modelos de democracia. Ahora, el tema es que Estados Unidos usando su instrumento de democracia representativa, neoliberal, ese es el modelo perfecto para ellos y ya te diste cuenta lo que pasó en esta última campaña, en este último proceso electoral, cómo quedó ese modelo democrático para ser ejemplo del mundo.

EV: En entredicho.

VPL: Completamente cuestionado y en terapia intensiva.

EV: Mira, me toca el odioso papel de acortar tus respuestas, porque tenemos poco tiempo por delante, podemos comprometernos en una nueva oportunidad y hacemos un análisis tema por tema. Pero fíjate, Luis Britto García, con quien acabas de hablar, escribió a partir de la publicación de tu libro, La Escalada de Tucídides, un artículo donde lo analiza y termina diciendo lo siguiente: al cerrar el perspicaz estudio de Vladimir Padrino López, nos preguntamos ¿cómo manejarnos ante este inminente choque de poderes mundiales? Recordemos que todas las revoluciones surgieron o se afianzaron en los resquicios de conflictos entre potencias, así aparecieron la Revolución Francesa, la soviética, la china, la cubana, la descolonización y el socialismo del tercer milenio. Integremos territorios y poblaciones latinoamericanas y caribeñas, reorganicémonos en un gran bloque socialista, ascendamos de instrumentos a protagonistas. ¿Qué te parece?

VPL: Correcto, estoy de acuerdo. Yo estoy de acuerdo con él porque es que lo que tiene parado todo esto, lo que se interpuso en la velocidad que llevaban toda esta serie de acontecimientos, es precisamente la pandemia la pandemia demanda de una sociedad solidaria, porque hay muchos teóricos que dicen que, bueno, que el socialismo fracasó a partir del derrumbe de la Unión Soviética. Pero hay otros que preguntan a la inversa ¿y dónde ha triunfado el capitalismo? Y vemos a partir de la pandemia como el capitalismo quedó al desnudo, quedó inoperante, quedó como un sistema excluyente. Es el modelo democrático representativo, neoliberal, que Estados Unidos pretende imponerle al mundo. Y la Unión Europea también allí haciendo su papel. Así que, por supuesto que todo esto va a terminar poniéndose de acuerdo porque si no, lo otro es la guerra, la tercera guerra mundial y Einstein decía: bueno, yo no sé cómo va a ser la tercera guerra mundial, yo sí sé es que la cuarta va a ser con palos y piedras. O sea, lo que se quiere es evitar la guerra. No es fácil, porque unir tantas culturas, tantas civilizaciones para hacer un nuevo orden mundial, basado en un proyecto, como lo dice Britto, socialista verdaderamente, que yo estoy seguro que la pandemia va a devenir en una refundación de todo el mundo, en el orden jurídico, en el multilateralismo, en el derecho internacional y sobre todo en la capacidad de darle la posibilidad de vivir a todo el mundo. Porque este tema de la pandemia, ya tú has visto pues, se ha utilizado como para todo.

EV: Vladimir, tú comandaste el último desfile militar que el Presidente Chávez presenció en vida, en el año 2012.

VPL: En el año 2012, el último que él presenció, correcto.

EV: Y allí tú como comandante del desfile te referiste a los hombres y mujeres que allí formaban parte de la parada, como revolucionarios, socialistas, antiimperialistas.

VPL: Correcto.

EV: Esa utilización del término socialista en el mundo militar ¿no levanta polémica entre ustedes?

VPL: Para nada, en lo absoluto.

EV: La oposición, la gente que se opone a la revolución bolivariana dice que eso es inconstitucional porque la Constitución no le permite a ustedes parcialidad política.

VPL: No. Cada militar tiene una posición política, cada militar tiene una visión del mundo, de sus ideas, de la religión, de los sistemas sociopolíticos existentes en el mundo, de las ideologías y eso no tiene absolutamente, no choca absolutamente de manera constitucional con nuestra naturaleza. Ah, la institución está al servicio de la nación y no a ningún, bajo ningún partido o parcialidad política. Y eso por supuesto es algo que va mucho más allá de los partidos políticos, de tu filiación política partidista. Hay que verlo bien, en la correcta dimensión. Y cada vez que a un militar le corresponde ir a ejercer su derecho al voto, derecho que no teníamos antes, bueno, esa es una forma de expresión política. El va allá a expresar de manera secreta por quién vota, por lo que él cree y por la tendencia política que él cree que debe estar allí. Ah, después de ese acto regresa al cuartel, se para firme, saluda, formación, al servicio de la patria. Y lo que dicte la soberanía popular, mandato popular, eso es sagrado. O sea que hay una conciencia pues, una madurez en la Fuerza Armada para entender esto en su justa dimensión. Por supuesto que todos los opinadores que se anclaron en el pasado siguen diciendo que la Fuerza Armada tiene una posición política tomada. Nosotros tenemos una posición política tomada, la posición política de la patria, de defensa de la patria, defensa de la soberanía, la posición política de los ideales de Bolívar. Y cuando nosotros decimos que hay un sentimiento chavista en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana yo no estoy hablando del partido político, yo estoy hablando de un hombre que refundó la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, con su energía, con su visión estratégica, la refundó en todos los sentidos, en lo ético, en lo moral, en lo organizacional, en lo doctrinario, en lo logístico, la refundó y nuestro comandante en jefe ha dado impulso a ese primer esfuerzo inicial de nuestro comandante Chávez y fíjense cómo hemos llegado a consolidar hasta la Milicia Bolivariana, que es un gran componente especial que le da mucha consistencia al componente militar bolivariano, que es la unión cívico militar y que tenemos un arma estratégica allí, es el pueblo que está empoderado allí, en cada unidad de defensa integral, en cada base popular de defensa integral, en cada agrupamiento popular de defensa integral en todo el territorio nacional para ejercer lo que constitucionalmente está establecido allí, para defender la patria y sus instituciones.

EV: Vladimir, días atrás se reunieron el Alto Mando Militar y la comisión de la Asamblea Nacional designada para la defensa de la soberanía venezolana sobre el Esequibo. Allí estuvieron intercambiando unas cuatro horas y me llamó la atención la mención que ustedes hicieron, el doctor Escarrá y tú, a una carta enviada por el Presidente Nicolás Maduro Moros al Secretario General de las Naciones Unidas, donde alerta que la situación que se viene presentando en el Esequibo constituye una potencial amenaza para la paz de la región. ¿Qué tan amenazante es esa situación para la paz de la región? ¿Cómo lo ven ustedes?

VPL: Primero, la carta, como yo lo expliqué, es una carta bien coherente, bien consistente, muy valiente, con una postura firme, de defensa de los intereses nacionales. Y bueno, uno siempre leyendo con detenimiento uno va sacando con pinzas aspecto de todo tipo, de toda naturaleza. Ese yo lo saqué con una pinza para llevarlo precisamente a esa reunión en la Asamblea Nacional, que nos llamó la atención y nos dice pues que precisamente la intromisión de las transnacionales en un conflicto, en un contencioso que debe ser dirimido por el diálogo político y no por la imposición del dinero, del capital, de comprar jueces, de comprar gobiernos, eso puede genera una situación de inestabilidad y se constituye en una amenaza ciertamente para la región, no solamente para Venezuela, para Venezuela es un tema sumamente sensible y lo estamos dirimiendo de acuerdo a lo que está establecido en el Acuerdo de Ginebra, nosotros estamos dirimiendo muy metódicamente, el Presidente activó el Consejo de Defensa de la Nación, el Consejo de Estado, permanentemente la Vicepresidenta está en perfecta comunicación con todos los integrantes de la comisión, comunicándonos todos los días. Y ciertamente, una situación como esa, donde se perpetre o se perpetúe un despojo, herencia del antiguo colonialismo británico, bueno, pudiese ocurrir una situación de desequilibrio, de desgano, de mucho sentimiento adverso a lo que sería una situación de facto, así la llamo yo, una situación de facto, que nos han llevado los mecanismos imperiales para que esto lo asuma la Corte Internacional de Justicia, a la cual nosotros no hemos dado nuestro consentimiento para participar, pero que de facto lo han hecho. Entonces, esta es una situación muy delicada, el tema del Esequibo, nosotros tenemos la firme convicción de que el Esequibo es nuestro, eso está comprobado en documentos, mapas, bastante argumento tenemos nosotros para demostrar que el Esequibo es de Venezuela, nosotros lo vamos a defender, vamos a defender nuestra postura en todos los planos y por supuesto llevarnos a aquel fraudulento laudo arbitral de 1899, írrito, vulgar, es como decía Bolívar: bueno, se ha rasgado el velo, hemos visto la luz y nos quieren llevar a las tinieblas. Eso es perfectamente así, es lo que estaría ocurriendo si eso llegase a pasar.

EV: Los temas fronterizos son especialmente sensibles para la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y en todos los tiempos, recuerdo que en los tiempos de Luis Herrera hubo una hipótesis de Caraballeda, que un Canciller fue a presentar a la Academia Militar y salió allí en medio de una especie de abucheo, exactamente. Hoy día la situación ¿cómo la catalogas tú, Vladimir? ¿Hay plena coincidencia en la postura que el gobierno venezolano mantiene frente al tema del Esequibo, frente a la conflictividad con Colombia de parte de los oficiales de la Fuerza Armada?

VPL: ¿Te refieres a Colombia en este caso?

EV: En ambos casos, me refiero al Esequibo y Colombia, los temas…

VPL: Una de las cosas precisamente que tenemos que ponerle atención en el Esequibo es que precisamente la delimitación que se acuerde, como dice el Acuerdo de Ginebra, una solución práctica, consensuada, satisfactoria para ambas partes, bueno, venga la delimitación de las aguas marinas y submarinas. Como ocurrió precisamente con la Guajira con Colombia, que después quisieron hacer presión, bajar la línea, la hipótesis de Caraballeda, meter la corbeta Caldas, provocar un conflicto, eso precisamente es exactamente lo que puede ocurrir de este lado, es el efecto tenaza en este momento, es una visión imperialista, de balcanizar, de desintegrar no solamente el Estado venezolano sino también de todo su territorio, es un asunto que siempre lo tenemos en primer plano pues, de estudio, de revisión constante, porque son temas muy sensibles, repito, para el cuerpo patriótico, el sentimiento patriótico de la nación.

EV: ¿Pero hay cohesión? Yo te lo pregunto porque, fíjate tú, lo voy a enganchar y ya estamos lamentablemente terminando, pero Carabobo, se están cumpliendo 200 años de la Batalla de Carabobo y cuando uno empieza a estudiar y escuchar a los historiadores civiles y militares sobre el tema uno descubre cosas como estas por ejemplo, que para la victoria patriótica hace 200 años fue muy importante el liderazgo del Libertador Simón Bolívar como unificador de distintos fragmentos o secciones, componentes de los hombres que en ese momento estaban en armas, hombres y mujeres ¿no? Digamos cohesionar los liderazgos. Y que entre los factores que provocaron la derrota del bando español también estuvo las divisiones entre los jefes militares españoles, Morillo, La Torre, Morales, que no lograron cohesionarse y eso se convirtió en una debilidad aprovechada por el bando patriota. Si nosotros los venezolanos no nos cohesionamos frente a estos temas podemos convertir esa desunión en una debilidad.

VPL: Por supuesto, a lo interior de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana hay una cohesión perfecta y el ejemplo está allí pues, cómo hemos resistido nosotros los embates, las provocaciones del imperio norteamericano tratando de dividir la Fuerza Armada. Nosotros tenemos pleno consenso en todo lo que discutimos de interés nacional. Habrá posturas, pero siempre al final se impone la unidad, en la Fuerza Armada siempre hay una unidad y nosotros estamos muy, pero muy enraizados por supuesto y alineados con toda la política exterior de nuestro Presidente y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que es el que lleva la política exterior en este tema de los casos internacionales, tenemos una perfecta comunicación el Estado Mayor de la Fuerza Armada, la dirección política del Presidente Nicolás Maduro, hay una perfecta cohesión allí. Si no, no estuviéramos aquí. Si estuviéramos divididos, si Remigio Ceballos, por darte un ejemplo, Comandante Estratégico, con cuatro soles y Padrino López con cuatro soles por otro lado, tomando posiciones divergentes que no ayudan a la unidad de la patria en esta coyuntura, bueno, yo te aseguro que si eso estuviese ocurriendo ya hace tiempo hubiesen pasado sobre nosotros.

EV: Mira, tú denunciaste, hiciste público que Colombia logró comprar a un oficial activo, que vendió información, o intentó vender, o buscó para Colombia información estratégica de la institución armada. Y has dicho que hay 600 oficiales que han sido contactados por colombianos. ¿Qué busca Colombia con esta penetración?

VPL: Sí, la oligarquía colombiana, yo lo interpreto de esa manera, ha emprendido actos de Guerra, son casos belis, para mi concepto, actos de guerra para Venezuela, no solamente por la conspiración que todos conocemos, de preparar mercenarios allá en territorio venezolano, preparar magnicidios, de preparar agresiones, la parafernalia esta, la pantomima que prepararon de ayuda humanitaria para violar la soberanía venezolana, todas esas cosas que son visibles, pero hay cosas que no se ven, que son precisamente manejadas por los organismos de inteligencia de Colombia, en conchupancia, en connivencia con los órganos de seguridad, la CIA, la FBI, la DEA de los Estados Unidos, que tú sabes el grado de autonomía, más allá de la nueva administración, el grado de autonomía con que operan esas agencias, bueno, se ha convertido en un verdadero centro de conspiración, un verdadero campamento paramilitar para conspirar contra Venezuela. Y sí, efectivamente, tienen una campaña, nosotros tenemos cerca de los 600 oficiales, testimonios, que han sido contactados desde Colombia por oficiales desertores que usa la inteligencia colombiana, por los mismos operadores de inteligencia, del sistema de inteligencia colombiana tratando de sobornar. Y no solamente eso, Ernesto, amenazar a la familia de los oficiales, que si no le dan la información que le están pidiendo su familia puede correr riesgo. Es decir, es un asunto que va más allá de los límites. No sé cómo nosotros vamos a borrar de nuestra mente esta herida, cómo vamos a cerrar esta herida que ha abierto la oligarquía colombiana contra el pueblo de Venezuela, contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, contra las instituciones y la democracia venezolana. No sé cómo vamos a dirigir o a digerir eso en los próximos años, pero hay una herida abierta, una herida abierta causada por los desmanes, por el extremismo, por el odio de la oligarquía colombiana contra el pueblo de Venezuela.

EV: Llama la atención que tú te has dirigido en términos muy duros al propio Presidente Duque, llamándolo subpresidente y otras cosas más.

VPL: Bueno, a veces Ernesto, te digo lo siguiente, ante de yo… Te refieres a la última intervención, me imagino.

EV: Sí.

VPL: Yo le decía a mis compañeros de armas: miren, voy a tratar de controlarme, porque uno es un ser humano, uno cuando está en funciones de Estado, bueno, tiene que tener un equilibrio siempre, sobre todo un Ministro de Defensa, pero uno es un ser humano a la final, al final es un ser humano lleno de emociones, de sentimientos. Yo no albergo odio ni revanchismo tampoco, pero sí me consterna mucho, me hiere mucho que la oligarquía colombiana venga a los cuarteles militares a tratar de buscar información y no solamente información sino de inutilizar armas de carácter estratégico. No estoy exagerando en lo absoluto, dijimos que tenemos las pruebas por allí, vamos a ir a denunciar esto a la Organización de las Naciones Unidas. Y bueno, efectivamente, yo creo que si le hablé duro, como tú dices y así lo califico, bueno, no me arrepiento de haberlo dicho. Si lo vuelven a hacer, si lo siguen haciendo y si siguen conspirando contra Venezuela y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, bueno, también van a recibir una respuesta en todos los planos, en lo verbal y en la acción también. Yo sí les digo a ellos que no se les ocurra violar la soberanía nacional, porque ahí sí nos van a encontrar y no sé hasta dónde podamos llegar.

EV: Ellos han insistido desde hace ya 20 años en que aquí en Venezuela se encuentran grupos armados bajo la supuesta connivencia venezolana para atacar a Colombia, para desestabilizar a su gobierno, realizar negocios ilícitos.

VPL: Bueno, esa es la matriz durante estos últimos 20 años. Al Presidente Chávez saliendo de la cárcel lo acusaron de haber…

EV: Participado en Cararabo.

VPL: Participado junto a las FARC.

EV: El ELN creo que era.

VPL: El ELN creo que era, en el asalto a Cararabo, el puesto naval de Cararabo. Y hemos enfrentado eso durante estos 20 años. Quieren sembrar, basados ya en su ineptitud, no han podido con el conflicto, o no quieren terminar con el conflicto, también puede ser, así como tampoco quieren terminar con el conflicto o el tema del narcotráfico, porque no se puede ni se explica tampoco que con tanto apoyo logístico, militar, tecnológico, financiero de los Estados Unidos, no hayan podido acabar o reducir por lo menos las cifras del narcotráfico.

EV: Ha aumentado más bien en este tiempo.

VPL: Todo lo contrario, está en aumento, tanto el tráfico como la producción, pero en este caso Colombia tiene pues un expediente negro ahí de falsos positivos y quiere sembrar ahorita la matriz. Parte de lo que yo digo ahí en ese ensayo es que parte del sistema de agresiones que se viene contra el mundo es los fake news, la post verdad, el tema de los derechos humanos y esto precisamente va por esa línea, para señalar a Venezuela como un Estado protector del terrorismo. Aquí no podemos ser ambivalentes, no podemos ser ambiguos en esto, Ernesto. El Presidente de la República, comandante en jefe de la Fuerza Armada, nosotros, el liderazgo de la Fuerza Armada y de ahí hacia abajo, está claro que todo grupo armado que esté operando, que pueda estar operando en Venezuela tiene que ser neutralizado o expulsado, de cualquier signo, no hay distinción de ningún tipo. Yo no puedo estar contento con ningún grupo en particular, luego de que me han asesinado oficiales en la frontera, de que han caído en trampas, en minas antipersonales, víctimas de minas antipersonales.

EV: ¿Llámense paramilitares o disidencias de las FARC, como los llaman ahora?

VPL: Disidentes, residuales, paramilitares, narcotraficantes, absolutamente todo lo que esté operando en territorio venezolano de manera ilegal, sobornando, secuestrando y haciendo actividades ilícitas y además violando nuestra soberanía, no puede estar en Venezuela y esa es una posición firme, decidida y constitucional que hemos asumido nosotros como Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

EV: Cualquiera cree, digamos, que es un tema de dignidad solamente, pero una acusación semejante eventualmente podría conducir a un escenario como el que se vivió en Ecuador con Sucumbíos, una incursión militar colombiana en territorio ecuatoriano.

VPL: Que no se atrevan, Ernesto, con eso te respondo.

EV: Vladimir, tú fundaste, como uno de sus integrantes, el llamado Comando Institucional Moral y Luces de la Fuerza Armada de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

VPL: Fui uno de sus fundadores.

EV: ¿Qué afecta más a la moral y las luces de la Fuerza Armada, cuando un oficial se corrompe por dinero, o cuando traiciona su juramento alegando razones políticas?

VPL: Las dos aplican. Cuando un oficial ya deja de ser probo y tiene armas en la mano es un peligro, es un azote, decía Bolívar. Cuando no hay probidad, cuando no hay ética, cuando no hay responsabilidad en el ejercicio del mando, de sus funciones inherentes al cargo y con un arma en la mano, bueno… No se puede ser ni corrupto, no se puede ser ni traidor, no se puede ser narcotraficante y tiene que ir por toda la línea constitucional, de los principios que nos enseñaron en la Academia Militar y eso es una huella que uno debe tenerla para siempre, una impronta que debe permanecer siempre, para siempre en el cuerpo, en la mente y en el corazón de todos los soldados, el amor a la patria, la verdad como valor, el honor militar, el ejemplo vivo siempre que hay que estar dándole a los subalternos, el amor por la sociedad y los ciudadanos y el comportarse también como lo que somos, ciudadanos y ciudadanas de este país, no somos un cuerpo extraño al cuerpo societal de Venezuela, somos parte integral de esa sociedad.

EV: Ustedes los militares desarrollan lazos afectivos muy tempranos, en la primera juventud, porque entran muy chamos en la Academia Militar y después continúan en sus promociones a lo largo de toda la carrera. ¿Cómo manejan ustedes desde el punto de vista humano cuando algún oficial, compañero de promoción por ejemplo, incurre en una de estas desviaciones, bien sea por dinero, o bien sea por razones políticas?

VPL: Se autoexcluye y por supuesto no puede continuar con nosotros. Esto no ocurre nada más en la institución militar, eso ocurre en todas partes, todo ser humano tiene sus límites, yo creo que en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana hay un poder moral importante que le permite a la institución avanzar en sus propósitos constitucionales, en sus propósitos diarios de la defensa nacional, hay un poder moral muy grande, hay un ánimo, un entusiasmo. Yo no sé si es algo en particular, bueno, ahorita de cara al bicentenario de Carabobo ya tú ves al Ejército, el componente Ejército y su Comandante General, trabajando duro. Yo veo a los soldados del Ejército ahorita entusiasmados con su bicentenario y nosotros movidos también por la pasión patria, por la pasión bicentenaria que nos mueve la fibra de soldado, nos mueve la fibra patriótica.

EV: Con eso debo terminar, Vladimir. Carabobo, el personaje fundamental de Carabobo es el Libertador Simón Bolívar, el gran artífice y consolidador de un liderazgo total.

VPL: Sin duda.

EV: Total, sobre todos los componentes que tenía…

VPL: No solamente de la batalla sino de la campaña.

EV: La campaña, que es mucho anterior a la batalla en sí, que me dicen además que los hechos fundamentales transcurrieron en media hora, cuarenta minutos, los hechos de armas.

VPL: Exactamente.

EV: Ahora, dentro del elenco de hombres de Bolívar que la historia recoge está el General Páez, ascendido a General en Jefe en el campo, por su arrojo, valentía y liderazgo sobre los llaneros.

VPL: El taita.

EV: El taita. Ahora, es un personaje polémico porque Páez traiciona a Bolívar en lo político y funda la república oligárquica tras la separación de la Colombia bolivariana. Y digamos, el Páez político genera una mancha sobre su lectura histórica. El comandante Chávez fue muy insistente en esto. Pero para los militares es muy difícil no honrar a Páez como líder militar que fue. ¿Cómo lo ven ustedes? Ya para terminar.

VPL: Pero también trazamos nuestra línea.

EV: A ver ¿cómo es eso?

VPL: Páez tiene sus virtudes, la lanza, un llanero valiente, corajudo, un líder. Incluso, no fue fácil, por su bellaquería llanera reconocer el liderazgo de Simón Bolívar, no fue un proceso tan fácil. Pero como soldado en todas estas batallas de los llanos y todo ese papel que jugó, lo describe el mismo Simón Bolívar en el parte de Carabobo, que lo tuvo que ascender en el campo de batalla a General en Jefe, lo ascendió a General en Jefe en el campo de batalla, bueno, fue por la participación valiente, decidida. O sea, una cosa es el soldado en el campo de batalla y otra cosa es un soldado ejerciendo funciones de carácter de Estado, de político. El Libertador Simón Bolívar hablaba de cuatro clasificaciones de los generales, una de ellas era precisamente los generales brillantes pues, que no necesitaban mayor orientación y que no necesitaban una dirección en el campo de batalla. Y ahí colocaba a Sucre, a Urdaneta. Había una segunda categoría donde colocaba precisamente a Páez, muy valientes en el campo de batalla pero necesitaban supervisión en lo político. Y las otras clasificaciones, bueno, están allí para no hacerlas más largas. Entonces, una cosa es su desempeño como soldado, como combatiente en el campo de batalla y una cosa es su desempeño como hombre de Estado, como dirigente político y como Presidente de una nación. Como Presidente nos defraudó, nos defraudó porque se plegó a la oligarquía y conociendo a Bolívar él sabía la traición que se estaba perpetrando allí. Y haberse prestado también para separar y para dividir a Colombia la grande, bueno, también fue un acto de traición que los venezolanos lo recuerdan pues. Entonces, nosotros recordamos al Páez del vuelvan caras, al Páez del Mucuritas, al Páez de la Toma de las Flecheras, de las Queseras del Medio, al Páez de Carabobo, lo vemos, lo reconocemos. Y Páez está en las pinturas, en los cuarteles, hay un batallón en el Ejército que tiene el nombre de Páez, o sea eso es imborrable, hay cosas que no se pueden borrar, pero una cosa es el soldado en este caso y otra cosa es su desempeño como hombre de Estado.

EV: Vladimir, hemos llegado al final. Unos segundos para una despedida, por favor.

VPL: Bueno, muchas gracias por esta invitación y yo creo que Venezuela, aun cuando está siendo sistemáticamente agredida por el imperialismo norteamericano, por Europa, sistemáticamente, bueno, Venezuela está de pie. Yo invito al pueblo de Venezuela en el marco de esta conmemoración del Bicentenario de Carabobo, esta campaña, que nos insuflemos de valor, que nos insuflemos de patriotismo, que no nos olvidemos que para llegar a Carabobo hubo que derramar mucha sangre, para tener la libertad, para declararnos independientes, república independiente, soberana. Para llegar a Carabobo hubo mucho sacrificio. Bueno, nosotros estamos pasando por muchos sacrificios en este momento y definitivamente tenemos que perseverar y ser muy pacientes. Si algo ha caracterizado esta fase de la historia republicana es precisamente la perseverancia y lo que dejó sembrado el comandante Chávez como legado y además, el liderazgo político del Presidente Nicolás Maduro.
Vamos a vencer. Yo estoy seguro que Venezuela, como lo dijo Soto Rojas aquí, vamos a clavar el estandarte y vamos a ver las glorias de haber derrotado al imperialismo una vez más. Esta vez la segunda en este siglo.

EV: Muy bien. Muchas gracias, Vladimir. Te pido, por favor, colócate el tapabocas, yo retiro el mío y de esta manera puedo despedir el programa como Dios manda. Si usted vio incompleta, o desea volver a ver esta entrevista, búsquela en el canal You Tube Ernesto Villegas Poljak. Yo me despido hasta una nueva oportunidad, Aquí Con Ernesto Villegas, siempre con muchísimo respeto por usted. Hasta la próxima.

Suscribirse
Notificar en
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
mai
mai
4 meses atrás

Gracias al periodista Villegas y al general Padrino por esta oportunidad de entender lo original de la revolución bolivariana que viene desde nuestros orígenes y desde la primera independencia liderada por Simón Bolivar.
La soberanía, la independencia, la moral, la ética, el patriotismo, el respeto al pueblo, a la Constitución y el conocimiento permanente son grandes fuerzas de todo ser humano. Aquí lo hemos visto. Muchas gracias.

mai
mai
4 meses atrás

Lo más interesante de esta entrevista es poder comprender la llamada unión cívico-militar de la revolución bolivariana, debido a la revolución cultural dentro del mundo militar bolivariano. Que un general de cuatro soles hable con tanta tranquilidad y profundidad de lo que ha ocurrido, lo que ocurre y ocurrirá según sus ideas en Venezuela y en el Mundo, es importante. Realmente para una ciudadana común es muy instructiva y clara ésta entrevista.