Francisco Massiani celebró con sus lectores los cincuenta años de Piedra de Mar y de Monte Ávila

Foto: José Luis Diaz Aranguren – AVN

A propósito de las actividades conmemorativas que Monte Ávila Editores Latinoamericana realiza para celebrar cincuenta años de labores al servicio de la cultura literaria, se realizó este jueves un conversatorio con el escritor caraqueño Francisco Massiani en la Biblioteca Nacional.

Texto: AVN

El encuentro celebró también el cincuentenario de la novela Piedra de Mar,  una de las primeras publicaciones que sacó a la luz la editorial, escrita por Massiani y que se convirtió en un clásico indiscutible de las letras venezolanas.

El conversatorio se realizó en un espacio denominado “El rincón Piedra de Mar” en el que se expuso una biografía del novelista, acompañada por imágenes y un recuento de su obra. Allí se desarrolló un grato encuentro con amigos y admiradores del autor  que inició su conversación recordando aquellos lugares de la Caracas de otrora donde ha sido lo que considera debe ser un ser humano: Feliz.

Así surgió la historia que llevó a Massiani a sus 24 años de edad a escribir Piedra de Mar, una de las novelas más editadas por Monte Ávila y lectura obligada en las aulas de bachillerato de todo el país, gracias a la profesora Cruz de Contreras, relató el autor.

Entre preguntas de los presentes, Pancho, como le conocen sus amigos, reveló que los personajes de la novela están tomados de la vida, de la realidad, hecho que lo hizo disfrutar mucho de la escritura.

Foto: José Luis Diaz Aranguren – AVN

“Por ejemplo Lagartija, que es un personaje muy simpático se llama en realidad José Miguel Marcano; Kika es una hermosa dama hoy en día pero como está casada no voy a decir cómo se llama ahorita; Carolina, es una mezcla de ficción y realidad y José no se llama José, se llama García. Son muchos personajes y están todos vivos, en realidad. Yo disfruté muchísimo esa novela, tardé año y medio en escribirla”, narró.

Massiani rememoró también que para cuando la novela nació él trabajaba en la Revista Imagen, dedicada a la difusión, recuperación y encuentro de las expresiones culturales nacionales, que en aquel momento se encontraba bajo la dirección del poeta, traductor y crítico Guillermo Sucre, quien lo invitó a formar parte de aquella publicación. Una vez allí, Simón Alberto Consalvi, quien presidía el Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes (Inciba), le preguntó si tenía algo por publicar y Massiani le mintió.

“Le dije que no y en realidad tenía tres novelas escritas todas a los 21 años de edad”, contó.

Sobre la novela, que ha tenido una gran aceptación dentro del público en edad adolescente, desde hace cincuenta años, Massiani dijo que la misma no está expresamente dedicada a un público adolescente sino que es para todos, pues en ella los personajes también se van haciendo mayores y asegura que el punto de unión para que todas estas generaciones se sientan identificadas con la novela su carácter admirable.

Foto: José Luis Diaz Aranguren – AVN

 

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en