Dejar de comprar a quienes especulen: La propuesta de Carola Chávez

buhonerosEn su artículo “¿Nos dejamos?”, Carola Chávez propone, como una medida contra la Guerra Económica, que en vez de quejarnos o esperar a que el gobierno actúe, simplemente dejemos de comprarle a todos los negocios clandestinos que revenden y especulan con productos: “Una guerra no se gana solo con generales, para ganarla se necesitan soldados y ahí es a donde quería llegar. Desde lo chiquito, lo individual; el ciber café de Porlamar, así como el tipo del terminal o la vecina que se inventó un bodega clandestina de propiedad horizontal, no existirían si no hubiera quién les pague rescate por los productos que ellos nos secuestraron. Hacer un ejercicio de razón y conciencia, negarse a ser extorsionado por productos que en su mayoría son sustituibles cuando no prescindibles”.

A continuación, el artículo completo:

¿Nos dejamos?

Autora: Carola Chávez

En Porlamar hay un ciber café donde venden jabón, papel higiénico, azúcar, leche, harina de maíz a precios exorbitantes. Un día llegó un fiscal del SUNDEE y se hizo una venta controlada. Al día siguiente abrió el ciber café y vendió jabón, papel higiénico, azúcar, leche, harina de maíz a precios exorbitantes.

En el terminal de Porlamar cualquiera se sienta en la acera, a plena luz del día, con dos champú, y una bolsita de jabón de lavar ropa que compró más temprano y ahí, en dos minutos hace el día vendiéndolo a alguien que madrugó, no para bachaquear sino para ir cumplir con sus ocho horas de trabajo. Por ahí pasó el SUNDEE y el bachaquero recogió sus cosas porque mañana será otro día.

La vecina de un edificio en Juan Griego vende productos “escasos” a sus propios vecinos por un ojo de la cara. Ahí ¿cómo hace el SUNDEE?

El gobierno debería hacer algo, me dicen en la calle, y yo creo que tienen parte de razón pero no toda. El gobierno tiene el deber de aplicar las medidas que anuncia sin las demoras y prórrogas eternas que terminan diluyendo, no solo a la medida misma sino también la esperanza.

Siento que falta también una acción de los organismos de seguridad del Estado para, desde la misma cola, penetrar y deshilachar la maraña de redes de extorsión comercial cuya cabeza encontrarán, seguramente, no en un barrio pobre sino en casas opulentas de unos señorones que nos están haciendo una guerra, eso sí, sin ponerse un casco para no despeinarse sus impecables copetes.

Pero una guerra no se gana solo con generales, para ganarla se necesitan soldados y ahí es a donde quería llegar.

Desde lo chiquito, lo individual; el ciber café de Porlamar, así como el tipo del terminal o la vecina que se inventó un bodega clandestina de propiedad horizontal, no existirían si no hubiera quién les pague rescate por los productos que ellos nos secuestraron. Hacer un ejercicio de razón y conciencia, negarse a ser extorsionado por productos que en su mayoría son sustituibles cuando no prescindibles. El bachaqueo, en esta guerra, es uno de los frentes al alcance de nuestras manos y de nuestras desiciones. Y ni hablar si actuamos desde la comunidad organizada.

Actuamos, o nos dejamos torcer el brazo, los bolsillos y la vida mientras nos quejamos inútil y amargamente.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz