Lilia Vera: “Mantener vivo el legado de Alí Primera es el mejor homenaje que podemos hacer a nuestro gran maestro”

En el marco del aniversario número 79 del natalicio del cantautor del pueblo, Alí Primera, la maestra Lilia Vera recordó cuitas y anécdotas vividas con quien se ha convertido en uno de los íconos más representativos de nuestra cultura nacional. La cantautora, quien hoy día se alza como una de las voces más destacadas de la música venezolana, fue la invitada en la edición número 41 de Cultura en Movimiento, espacio radial de la Fundación Misión Cultura, que se transmite todos los jueves, desde las 8:00 de la mañana, por las señales de Alba Ciudad 96.3 FM y Oye Ven 106.9 FM.

Texto: Prensa FMC

“Alí era un hermano muy grande, muy claro, con el que logré compartir en muchas vivencias en muchas áreas”, comentó la cantante quien además recordó las experiencias vividas incluso en materia ideológica y partidista, “tuvimos algo que ver en esa área, porque él era militante del partido comunista, y aunque me llevaba 10 años más o menos, cuando él estaba en esa militancia yo entré en el grupo de la juventud, incluso siendo unas de las pioneras del partido”, acotó.

Para Lilia Vera recordar a Alí es una tarea del día a día, pues él es uno de esos cantores necesarios, no en vano se le reconoció como el cantor del pueblo aunque recuerda Vera que no fue sino hasta mediados de los años 70’, tras la llegada de Alí de Suecia -donde estuvo becado por varios años-, cuando su trayectoria empezó a sentirse, especialmente por la influencia ideológico y política que tenían sus canciones, “Alí había hecho un disco, que no siendo un disco comercial, logró difundirse gracias a la gente entre las mismas organizaciones de izquierda”, rememoró.

Todo ello además porque se luchaba contra la imposición que los medios de comunicación de la época hacían, a pesar de ello se reconoce que: “Alí no era un hombre de televisión o de radio, aunque hubo un tiempo en el que se difundieron ampliamente un par de canciones que no eran las más políticas”.

Sin embargo, Vera recuerda que paradójicamente -al inicio- la voz de Alí no se conectaba directamente a sus canciones. “Qué cosa tan increíble, el cancionero de Alí no se conoce por su voz inicialmente, sino por la voz de nuestro -también hermoso- compañero y luchador que ha venido batallando en el tiempo, como es Eduardo Martínez, del grupo Los Guaraguao. Recuerdo que ellos trabajaban en un local, por los lados de Las Palmas, era como la casa de los periodistas, y ellos tocaban allí todas las noches, de 9 a 11, con lo cual la gente viene a conocer propiamente a Alí, desde los 70 en adelante”, apuntó.

Reiteró además la cantante que la canción de Alí es bien particular, pues cuenta con su sello personal, el cual -incluso en las canciones amorosas- da cuenta de la combinación del ser humano con la convicción de la lucha por las libertades -porque hay más de una- y es que: “Cuando uno reconoce y se identifica, uno siente el dolor y la sabiduría del pueblo a través de sus compositores, y en nuestro caso, con nuestro cantor mayor que es Alí, uno reconoce por ejemplo una Mamá Pancha, que es el denominador común en esas poblaciones olvidadas y que de verdad han sido de por vida traicionadas por anteriores gobiernos que no las tomaban en cuenta, el caso de Mama Pancha con Alí es muy puntual, es como decir Pueblos Tristes con Virgilio Galindo, porque son las realidades de nuestra América Latina, y no sólo la de Venezuela”.

Para la maestra Lilia Vera la mejor forma de homenajear al cantor mayor Alí en sus 79 años, aparte de cantar sus canciones, es mantenerlo vivo en nuestro recuerdo “tal como lo hacemos incluso con este programa”, refirió. Pero entendiendo, agregó, además que se trata de “un recordatorio que no es tan sólo el día en cuestión, sino que siempre anda con nosotros, porque no es un tema de espiritualidades, sino de espíritu colectivo por el hombre que le cantó a la patria, a la tierra, a nuestra gente, a la humanidad, al amor, a la belleza, pero también a la rabia y a la tristeza, en lo que se convirtió en una sumatoria de todas esas cosas que son sentimientos que tienen el denominador común de un pueblo, que hoy en día reconoce la necesidad de alzar sus banderas y preservar el recuerdo de sus hombres y mujeres que han sido bastión e íconos de esta tierra”.

La oportunidad fue propicia para que recordar que recientemente le fueran otorgados a la maestra Vera dos reconocimientos: Portadora Patrimonial de la Cultura Venezolana y el premio Aquiles Nazoa, homenajes llevados a cabo por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, pues su canto actualmente se reconoce como una parte importante dentro de la banda sonora de nuestro país.

“Para mi ese premio de Aquiles de verdad es grandioso, jamás me imaginé que sería tomada en cuenta para un premio como éste”, aseguró la cantante quien además señaló que para ella la importancia radica precisamente en tratarse del mismo Aquiles Nazoa, quien “representa algo muy grande que es y seguirá siéndolo en el tiempo, por ser un hombre que dentro de las ramas de la cultura siempre estuvo muy claro. Fue además muy amplio, muy lleno de la espiritualidad que viene del pueblo, de lo popular, nunca fue elitesco, más bien alguien que llegó con toda su gran sabiduría y que desde abajo logró ocupar el gran puesto que el pueblo mismo le ha dado”.

En esa misma línea reconoció el nombramiento como Portadora Patrimonial y agradeció especialmente que este tipo de homenajes se hagan en vida, hecho que representa una labor que se ha fortalecido con la llegada de la revolución y ha permitido que la cultura sea vista de otra forma, hecho que demuestra: “El cariño que se le tiene a las y los compañeros que están trabajando por la cultura desde los distintos espacios y en cualquier latitud del país, para mí eso es muy importante, pues son hombres y mujeres que están batallando día a día, y mantienen a la vanguardia a la cultura nacional».

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios