Fallece artista plástico Alirio Oramas

oramasEste domingo 3 de enero en horas tarde, se conoció el lamentable fallecimiento del creador venezolano Alirio Oramas, quien en vida obtuviese el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1951-1998 y el Premio Arturo Michelena en 1967. Oramas formó parte del grupo La Barraca de Maripérez, luego de haber sido expulsado junto a otros alumnos de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas; en 1948 se funda el Taller Libre de Arte, que dirige hasta 1951. Este mismo año recibe por primera vez el Premio Nacional de Artes Plásticas en el XII Salón Oficial por su obra Papagayos (llamada también Cometas y papagayos, colección GAN), en la que se percibe un estudio de las formas geométricas.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Texto: FMN-Prensa, enero 2016

En 1952 viaja a Nueva York para luego trasladarse a París, donde asiste a la academia de La Grande Chaumière y al Taller de Arte Abstracto de Jean Dewasne y Edgar Pillet. En la Escuela del Louvre estudia historia del arte, arqueología y museología, áreas que también perfecciona en el Museo del Hombre y en el Museo de Monumentos y Tradiciones Populares en París.

Posteriormente se radica en Barcelona (España), donde trabaja en restauración en el Museo de la Ciudad. Conoce a Joan Miró, y pinta y expone junto a artistas como Antoni Tàpies, Modest Cuixart, Rafael Canogar y Josep Guinovart.

En 1956 regresa a Venezuela y realiza cuatro murales para la Ciudad Universitaria de Caracas, tres para la Biblioteca Central y uno para la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, con motivos surgidos de Las progresiones trabajadas en París. En 1958 realiza policromías para el Banco Obrero.

En 1980 ocupa temporalmente el cargo de director del Museo Emilio Boggio como suplente. En 1983 viaja a París y concibe un proyecto en performance llamado El camino de las estrellas, inspirado en el camino de Santiago, una peregrinación por los hoteles que se encuentran en la rue Saint-Jacques, con fotos y diarios. En 1985 regresa a Venezuela e, inspirado por la Melancolía de Alberto Durero, trabaja una serie de pinturas.

En 1991 es jubilado de la Escuela Cristóbal Rojas y, en la Galería Espiral de dicha institución se le organiza una exposición homenaje. En 1993, luego de un reposo de un año debido a una intervención quirúrgica, retorna a su trabajo y crea el grupo de talleres Crea 10, junto a artistas jóvenes, en la antigua sede de la Escuela Cristóbal Rojas.

La gran familia de la Fundación Museos Nacionales se une al duelo que embarga a la comunidad artística del país, ante la sensible desaparición física de tan reconocido representante de la plástica venezolana.

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz