En la Biblioteca Nacional se realizó un conversatorio sobre la vida José Félix Ribas

En la Sala de Libros Raros y Manuscritos del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas, se llevó a cabo este jueves el conversatorioJosé Félix Ribas: joven valiente, soldado eminente”, con motivo del natalicio de este prócer de la independencia venezolana.

Texto: Prensa Biblioteca Nacional

El conversatorio estuvo a cargo del historiador Javier Escala, quien definió a Ribas como un soldado determinante, que inició su vida política en 1808 con la conspiración de los mantuanos.

Ejerció cargos fundamentales como miembro de la Junta Suprema de 1810, Comandante de la Retaguardia en la Campaña Admirable y Comandante Militar de Caracas.

Ribas era un personaje determinante. La actuación estelar de José Félix Ribas está en la llamada Campaña Admirable”, dijo Escala, quien agregó que la actuación del prócer en la Segunda República fue netamente militar.

En aquel momento “no existía ni un congreso, no existía una constitución, ni separación de poder”, mientras que en la Primera República, Ribas tuvo una vida más política.

 Batallas célebres de un prócer

De acuerdo con el historiador, Ribas participó en la Batalla de Niquitao (2 de julio de 1813), Batalla de Los Horcones (22 de julio de 1813), Batalla de Vigirima (23-25 de noviembre de 1813) y la Batalla de La Victoria (12 de febrero de 1814).

En estas dos últimas existe una similitud: participaron estudiantes y seminaristas. Sin embargo, para Javier Escala, la Batalla de Vigirima, que duró tres días, tuvo una mayor participación de estudiantes y seminaristas, que en la propia Batalla de la Victoria.

 Datos curiosos de José Félix Ribas

Javier Escala indicó que José Félix Ribas es hermano de Francisco José Ribas, un respetado sacerdote y teólogo de Caracas, también, era pariente del reconocido militar, político y administrador colonial español Domingo de Monteverde.

El prócer solía usar gorro frigio en señal de simpatía por los ideales de la Francia Revolucionaria.

Guiado por esos principios, en noviembre de 1810 agitó las calles de Caracas en protesta por la matanza de Quito, ocurrida el 2 de agosto de ese año.

Ribas murió en Tucupido, estado Guárico el 31 enero 1815. Su cuerpo fue desmembrado y su cabeza fue enviada a Caracas, donde los realistas la frieron en aceite y la colocaron en exhibición dentro de una pequeña jaula para desalentar a los patriotas.

María Josefa Palacios, esposa de Ribas y tía de Simón Bolívar, al conocer la muerte de su esposo permaneció encerrada en su casa por seis años.

Del matrimonio entre Ribas y Palacios nació un solo hijo, quien fue designado capitán del ejército con goce de sueldo con tan solo 3 años de edad, en reconocimiento a la gesta de su padre.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en