Títeres Tuqueque dirá presente en el Festival de Teatro de Caracas

Los días 1 y 2 de mayo, como parte de las presentaciones que tiene programadas dentro de su abanico el Festival de Teatro de Caracas, la Compañía de Títeres Tuqueque estará presentando una adaptación de la emblemática obra de César Rengifo, Buenaventura chatarra, en el Teatro Alberto de Paz y Mateos ubicado en Las Palmas.

Texto: AVN

La pieza será llevada a escena por Douglas Suniaga, quien encarnará a Jabino Buenaventura, acompañado por Emely Méndez, Christián Saavedra, Irvin Cova, María Eugenia Beaumont y Elaine Méndez.

Se trata de una comedia en tono de sátira que narra la tragedia de un hombre que luego de trabajar durante 45 años en un almacén, debe enfrentar el suicidio de su patrón, quien únicamente le deja una carta de recomendación que hace sentir al empleado como el heredero de un tesoro que debe llevar a cuestas en una ciudad que no conoce y en la que su inocencia atentará en su contra.

Con este montaje la titiritera Elaine Méndez, directora de la compañía, hace un homenaje a Rengifo y a maestros dramaturgos como Luis Márquez Páez, del Teatro Universitario, de quien vio por primera vez esta pieza cuando a penas contaba con trece años.

“Hablar de arte, hablar de teatro, también es hablar de política y eso es poner al arte en función de lo social”, expresó la directora.

La pieza, que esta agrupación llevó a escena en el año 2016, vuelve a las tablas para enviar un muy vigente mensaje de disciplina y constancia.

“En estos momentos tan difíciles de guerra horrorosa debemos aprender que cada intento que realicen por destruirnos la ilusión de trabajar, debe originar en el artista un motivo para ser más disciplinado y mantener esta actitud de por vida”, expresó Méndez.

La pieza usa técnicas de títeres mixtas que son trabajadas en torno al cuerpo y que se han visto influenciadas por el trabajo de la artista y diseñadora de marionetas rusa, radicada en Francia, Natacha Belova, quien utiliza muñecos que hablan a través de lo que cada uno simboliza.

“El teatro definitivamente sirve para todo y puede no servir para nada, puede servir para reflexionar, para distraer la mente. Hay un diálogo entre la obra y el espectador y ese diálogo creo que es el que se lleva el espectador después que ha visto la pieza y debemos buscar que sea la poesía la que se meta en la conciencia de la gente”, expresó la directora.

La compañía de Títeres Tuqueque nació en el año 2008 de la mano de Méndez, quien trabaja esta forma dramática desde hace 25 años. La agrupación está conformada por un equipo multidisciplinario que se encarga de escribir los guiones, esculpir los títeres y ambientar la escena, junto con los actores, quienes diariamente se reúnen durante cuatro horas para darle vida a sus historias.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en