Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel rechaza injerencia de EEUU contra Venezuela

2810“Washington no admite voces disidentes como las de los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia e incluso Argentina”, expresó este martes el argentino Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980, en rechazo a la conducta injerencista de Estados Unidos en Latinoamérica, especialmente en Venezuela. Pérez Esquivel consideró que el mejor mecanismo para hacerle frente a la política exterior de intromisión estadounidense es que organismos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) se mantengan unidos.


Texto: AVN

En entrevista para la Radio del Sur, reseñada por Telesur, indicó que es imperante que tales instancias “se apoyen unos a otros, para poder enfrentar los intereses de los Estados Unidos que no tiene otro objetivo que la dominación, por ello es imprescindible fortalecer la unidad latinoamericana”.

En el caso de Venezuela, país atacado por la nación norteamericana con acciones sancionatorias, indicó que la oposición debería dialogar y permitir la gobernabilidad, y “no dejarse arrastrar de las narices por intereses foráneos de los Estados Unidos y las transnacionales”.

Denunció que desde la elección del presidente Nicolás Maduro, en 2013, no han cesado los ataques, lo que ha impedido que avance en sus políticas de gobierno.

El intelectual argentino recordó además que fue el gobierno estadounidense el que derrocó a Fernando Lugo en Paraguay, a través de mentiras, y así también trataron de desestabilizar a Hugo Chávez en Venezuela. “Ahora está pasando algo similar con Nicolás Maduro: ni bien asume la presidencia no le dejan gobernar un día porque comienzan a tratar de denigrarlo y de debilitar su gestión para que no puedan avanzar las políticas que viene desarrollando la Revolución”.

Pérez Esquivel destacó que fue Estados Unidos el responsable de imponer dictaduras en la región durante muchos años, y más recientemente, indujo el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en Honduras, apostando un contingente de 800 militares en la base Palmerola de ese país.

Recalcó que el intervencionismo norteamericano en América Latina es histórico. “Todo Gobierno opositor o que tenga cierta independencia enseguida es atacado por Estados Unidos”, apuntó.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz