Cronología de la sustracción de la «Odalisca de Pantalón Rojo»

De Guebriant certificó la obra. Foto: Prensa Cancillería

De Guebriant certificó la obra. Foto: Prensa Cancillería

La mayor parte de los informes de prensa de los últimos años, libran de responsabilidad a las autoridades del Museo entonces dirigido por Sofía Ímber, mientras acusan de negligencia a las instituciones venezolanas, especialmente luego de que el Comandante Hugo Chávez, la destituyera a finales de enero de 2002. Lo cierto es que dos nutridos informes comprobaron el mal manejo del MACC y sus obras por parte de la directiva que lideraba Ímber, incluyendo graves problemas en el manejo de los inventarios, obras no registradas en la contabilidad y la ausencia de 14 obras que estaban documentadas en los archivos pero que no se encontraron en ningún área del MACC; entre ellas obras de Henry Moore, Jesús Soto y Jasper Johns.

Texto: Unidad de Análisis e Investigación del Despacho MPPC 

El 1 de diciembre de 2002, se conoció oficialmente la desaparición de la obra «Odalisca de pantalón rojo» de Henri Matisse, del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. Durante su búsqueda, se determinó que la obra fue robada en algún momento entre diciembre de 1999 y abril de 2002 y en su lugar dejaron una falsificación montada en el marco original. Posteriormente comenzó a considerarse la hipótesis de que la obra tenía al menos tres años fuera del museo. En 1997 la obra habría viajado a España en préstamo para una exposición, y luego se creyó que ésta había sido cambiada por la falsificación durante el viaje.

No está claro el momento en el que la curadora Wanda de Guebriant, experta en la obra del artista francés, advierte a las autoridades del Museo que el cuadro original estaba siendo ofrecido en venta en Miami, a sabiendas de que pertenecía a la colección del MACC. Aparentemente hizo una llamada telefónica a comienzos de 2002 poco antes de la salida de Sofía Ímber como directora del Museo y el nombramiento de las nuevas autoridades. En todo caso, no fue sino hasta finales de 2002 que Ímber se dirigió al Museo a informar la alerta recibida por un coleccionista de arte, venezolano, radicado en los Estados Unidos, casi diez meses después de que Wanda de Guebriant informara que estaban intentando vender la obra.

La mayor parte de los informes de prensa de los últimos años, libran de responsabilidad a las autoridades del Museo entonces dirigido por Sofía Ímber, mientras acusan de negligencia a las instituciones venezolanas, especialmente luego de que el Comandante Hugo Chávez, la destituyera a finales de enero de 2002. Lo cierto es que dos nutridos informes comprobaron el mal manejo del MACC y sus obras por parte de la directiva que lideraba Ímber.

El informe presentado en mayo de 2002 por auditores externos a petición de la nueva directiva calificó al museo como «instalaciones inadecuadas» para las obras allí resguardadas y determinó que las mismas se encontraban en distintas áreas del museo sin ningún orden, careciendo de normas elementales para su clasificación y de los requerimientos mínimos de seguridad y conservación.

Este estudio, develó además que la administración anterior había hecho entrega formal de 4.015 obras de arte de 4.380 que encontraban en el museo y detectó la ausencia de 14 obras que estaban documentadas en los archivos pero que no se encontraron en ningún área del MACC; entre ellas obras de Henry Moore, Jesús Soto y Jasper Johns.

Este informe coincide con otro, producto de una auditoría realizada anteriormente a petición de Ímber, por la firma de contadores públicos Miliani, Palmero & Asociados en el año 2000. Este documento fue presentado junto al estudio realizado en 2002 a la Contraloría General de la República, cuando la nueva directiva del museo, solicitó la impugnación del acta de entrega, el 30 de mayo de 2002.

Sofia Imber cumplió 90 años recientemente

Sofia Imber cumplió 90 años recientemente

Recopilamos a continuación una cronología, basada en informes de prensa, consultados en distintos sitios web. Especialmente el artículo “El misterio de la Odalisca” de Gustavo Morales, escritor y cineasta venezolano residenciado en Los Angeles, publicado en El Nuevo Cojo Ilustrado, el 19 Abril 2003  y la entrevista realizada por BBC Mundo a Marianela Balbi titulada “La larga travesía de la «Odalisca con pantalón rojo», publicada el 19 de julio de 2012.

  • 17 de marzo de 1981: El Museo de Arte Contemporáneo de Caracas «Sofía Ímber» adquiere en la Galería Marlborough de Nueva York la pintura «Odalisca en pantalones rojos» de Henri Matisse por más de US$ 480.000.
  • 31 de diciembre del 2000: La firma de contadores públicos Miliani, Palmero & Asociados emitió un informe por solicitud de la administración dirigida por Sofía Ímber. Ese informe llegó a las conclusiones de que:
    1. No existe una política para la toma física del inventario de obras de arte.
    2. Existen obras de arte donadas al Museo y no registradas en la contabilidad.
    3. No existe registro contable de obras de arte recibidas por el Museo en comodato.
    4. Existen obras de arte cuyos expedientes carecen de documentos de propiedad y autenticidad
    5. Existen obras de arte que carecen de expedientes.
    6. Existen obras de arte donadas al Museo sin el respectivo documento que compruebe la donación…
  • 21 de enero de 2001: El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías, anunció en su programa dominical Aló Presidente, la destitución de Sofía Ímber como presidenta del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, MACC.
  • 12 de febrero 2001: La nueva directiva del MACC, tomó posesión de sus cargos. Uno de los requisitos para efectuar la transición consistía de un inventario completo del patrimonio de la institución.
  • 29 de mayo del 2001: Un auditor externo presentó el informe final sobre la auditoría del MACC. El escrito de 24 páginas reafirmaba lo que ya había sugerido el informe preliminar hecho sobre una muestra de 40 obras tomadas al azar de la colección permanente del museo. Entre otras cosas, la auditoría concluyó la inexistencia de un auxiliar contable que detallara las obras de arte, que muchas carecían de un expediente o que estos estaban incompletos «faltando documentos tales como facturas de compra, contratos de comodato, actas de donación, fotografías de las obras y certificados de autenticidad».
  • 30 de mayo de 2001: La nueva directiva del MACC se dirigió al Contralor General de la República, Clodosvaldo Russián y solicitaron la impugnación del acta de entrega del museo tras informarle lo acontecido. Entre los documentos enviados al Contralor se hallaba el informe de la firma de contadores públicos Miliani, Palmero & Asociados, de fecha 31 de diciembre de 2000.
    Debido a los hallazgos, la nueva administración ordenó una inspección completa del inventario del museo que no hizo sino empeorar las cosas. El informe final de los auditores externos describe el estado general del museo como «instalaciones inadecuadas», con obras depositadas en diversos lugares del mismo, sin ningún orden en particular, «pues no se han establecido normas para clasificarlas, agruparlas o almacenarlas, que requerían las obras atendiendo a los requerimientos de seguridad y conservación que de acuerdo con su naturaleza y valor presentan». Además, este estudio determinó:

    • Fueron enumeradas 4.380 obras de arte y la administración anterior había hecho entrega de 4.015
    • Faltaban 14 que estaban documentadas en los archivos pero que no se encontraron en ningún área del museo. Entre las obras en esta situación estaban Sketchbook 1980-A y Sketchbook 1980-B, de Henry Moore; Relaciones amarillo y plata, Dos grandes barras y Escritura de Jesús Soto y Broom de Jasper Johns.
    • La Contraloría General de la República instaló una comisión para auditar la Fundación, el fondo editorial, las tiendas del MACC y despidió a los empleados encargados del registro y resguardo de la colección (Al conocer que la obra de Matisse había desaparecido, informaron del robo a la aseguradora MAPFRE-Seguros La Seguridad, la cual más tarde dejó sin efecto el reclamo alegando que la falta del grupo de obras era atribuible a «negligencia manifiesta de la persona o personas a cargo de la custodia del interés asegurado» basándose en los hallazgos de las auditorías recientemente finalizadas).
  • 21 de diciembre de 2001: Wanda de Guebriant, la curadora oficial de los herederos de Henri Matisse y de su extensa obra, fue citada por unos galeristas para que autentificara la obra. De Guebriant, certificó que era el óleo original. La pieza había sido salvajemente abrochada y engrapada sobre un bastidor que no era el original sobre el cual había trabajado Matisse. De Guebriant les dijo a los galeristas que hasta donde sabía el propietario legal de la obra era el MACC. En respuesta, los clientes produjeron un documento firmado por Sofía Ímber y fechado el 20 de noviembre del 2000 con el que se autorizaba su venta.
wanda-image

Wanda de Guebriant, Directora de los Archivos Matisse de París, certificó la obra en agosto de 2013. Foto: Prensa Cancillería

  • 24 de enero del 2002: Wanda de Guebriant llama a Sofía Ímber y a las autoridades del Museo, para aclarar el naciente misterio del Matisse. (Gustavo Morales cita este hecho de la declaraciones de Wanda de Guebriant en el diario «El Mundo», del 26 de Diciembre del 2002 – El misterio de la Odalisca de Gustavo Morales. El Nuevo Cojo Ilustrado, 19 de Abril 2003)
  • Noviembre de 2002: El coleccionista venezolano Genaro Ambrosino escribió un correo electrónico al MACC, donde expresaba su indignación con el museo al enterarse que «Odalisca en pantalones rojos» de Henri Matisse, estaba a la venta. Ambrosino había sido consultado por un galerista estadounidense acerca de un Matisse que le estaban vendiendo y cuya procedencia había sido descrita como de una colección venezolana. El galerista le mencionó que «el museo» también estaba vendiendo un Picasso. Al día siguiente que el e-mail de Ambrosino revelara la desaparición del Matisse, Sofía Ímber visitó el museo y expresó a la directiva —sin dar mayores explicaciones— su preocupación por la pieza que guardaba la sala diez del museo.
  • 1 de diciembre de 2002: Tras un examen exhaustivo de la obra, se confirmó oficialmente el plagio y en los siguientes días se haría la denuncia a las agencias de seguridad internacionales como la INTERPOL y el FBI. Guebriant, tras recibir por e-mail una foto de la obra colgada en el museo, no tardó en declararla falsa. La falsificación era de tan mal acabado que detalles como la pared detrás de la figura principal, en vez de tener ocho rayas verticales —como en el original—, solo tenía siete.
  • 9 de diciembre de 2002: Luego de las primeras investigaciones que empezaron con una persecución en caliente de la obra, informes de inteligencia franceses y españoles revelaron esta podía estar en camino a esos países desde Miami Beach, donde los aeropuertos fueron alertados para evitar la fuga. El informe especificó la existencia de un comprador como el posible poseedor.
    La información de que la obra estaba en Miami fue corroborada en interrogatorios al FBI por un galerista local, quien específicamente mencionó a Fortress Art Storage, un popular depósito de obras de arte, como el lugar donde se ocultaba. Al inspeccionar el lugar las autoridades confirmaron que la pieza estuvo allí consignada por una firma comercial —propiedad de venezolanos— que en dos oportunidades en noviembre del 2002 habían dado permiso para mostrar la obra a posibles compradores. Aunque el FBI no encontró la obra en las instalaciones, sí logró identificar a la persona que retiró la obra a principios de diciembre. Pero antes que pudiesen hacer algo, la mujer escapó a Europa en compañía de su esposo el 18 de diciembre del 2002.
  • 26 de Diciembre del 2002: Hecho público el robo o sustracción de la obra, Guebriant declaró al diario caraqueño El Mundo que se tomó su tiempo en llamar a Sofia Ímber porque la denuncia tendría efectos “manipulables” en el contexto político que vivía Venezuela en ese momento. Desde octubre de 2000, Guebriant había recibido numerosas llamadas relacionadas con la misma obra y en todas las ocasiones había recomendado desconocer cualquier oferta. Hasta donde ella sabía, la Odalisca estaba sana y salva en el MACC, por lo que cualquiera que estuviera a la venta era sólo una falsificación. Pero no lo era, y los ofertantes se habían arriesgado a consultarla para que la certificara y así poder venderla. Entre 2000 y 2001, Ímber, aún directora del museo en ese entonces, estaba a punto de ser removida del cargo por el Gobierno Bolivariano, no mencionó nada en relación al cuadro de Matisse.
  • 29 de noviembre de 2009: Fue presentado el libro El rapto de la Odalisca, reportaje de Marianela Balbi, en la Librería Kalathos, ubicada en el Centro de Arte Los Galpones de Los Chorros, municipio Sucre, estado Miranda. Marianela Balbi inició su labor periodística en El Nacional, donde llegó a ocupar el cargo de Jefe de Información de Cultura y Espectáculos. Trabajó como periodista independiente para diarios y revistas como Feriado y «Papel Literario», de El Nacional, Imagen, Revista Veintiuno, El Librero, Clímax, Puntual y Gatopardo.
Hotel Loews, donde el FBI rastreó la obra

Hotel Loews, donde el FBI rastreó la obra

  • 17 de julio de 2012: La obra “Odalisca con pantalón rojo” de Henry Matisse apareció en un lujoso hotel de Miami Beach, gracias a una operación encubierta del FBI que puso fin a una larga historia de robo y falsificación en el mundo del arte. “Pedro Antonio Marcuello Guzmán, de 46 años, de Miami, Florida, y María Martha Elisa Ornelas Lazo, de 50 años, de Ciudad de México”, fueron detenidos y acusados “por transportar y poseer ‘La odalisca con pantalón rojo’.
  • 6 de agosto de 2013: Una comisión venezolana certificó la autenticidad de la obra. El ministro para Relaciones Exteriores, Elías Jaua, instruyó adoptar las medidas para la repatriación inmediata y definitiva de la obra “La odalisca con pantalón rojo”. La Doctora Wanda de Guebriant, Directora de los Archivos Matisse de París, máxima autoridad mundial, certificó la obra, lo cual permitió iniciar los pasos para el regreso de este patrimonio artístico de todos los venezolanos
Henri Matisse

Henri Matisse

  • 03 de julio de 2014: La fiscal general de la República Bolivariana de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, informó, en su programa “En Sintonía con el Ministerio Público”, transmitido por la emisora Radio Nacional Venezuela (RNV), que la obra “La Odalisca con pantalón rojo” del pintor francés Henri Matisse, será entregada al Estado venezolano el 7 de julio. Destacó que una comisión encabezada por el director general de Actuación Procesal de la institución, Joel Espinoza, viajará a Estados Unidos para coordinar la repatriación de la pintura. La Corte de Distrital de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida se encargará de entregar la obra.

 

Notificar en
Mara Neuman
Invitado
Mara Neuman

Gracias al FBI y a la Interpol en su ardua labor de investigación durante casi 10 años, dieron con los vendedores ilegales de esta obra y procedieron a su captura. De no ser por los agentes encubiertos, aún no se tuviera conocimiento sobre el paradero de esta valiosa pieza de arte.
Sinceramente, dudo que las autoridades venezolanas descubran los autores intelectuales y materiales que fraguaron tal robo.
Si todavía no han podido con las empresas de maletín que defalcaron al Estado. Amanecerá y veremos!!