Reunión organizada por la Unión Europea para recoger supuestos fondos para migrantes venezolanos es un «espectáculo fraudulento»

Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores de España

A través de un comunicado, el gobierno venezolano condenó este miércoles la conferencia internacional de países autodenominados «donantes», liderados por la Unión Europea, que afirma buscar dinero para «ayudar al éxodo venezolano y a los países que los acogen». El evento, realizado por videoconferencia, que habría contado con representantes de 60 países y organizaciones de diferentes tipos, habría recaudado unos 3 mil millones de dólares entre préstamos y donaciones. El Presidente Maduro consideró que la reunión es una «estafa» y reclamó que no se considere que muchos emigrantes venezolanos están siendo víctimas de xenofobia y malos tratos. Jorge Rodríguez, ministro de comunicación, reclamó que a Venezuela no se le permite acceder a los recursos que tiene congelados en bancos internacionales, y ni siquiera se permite que organizaciones multilaterales como el PNUD tenga acceso a esos fondos para apoyar la lucha contra el Covid-19 en nuestro país.

Texto: Alba Ciudad y AVN

Medios internacionales afirman que representantes de 60 países, organizaciones no gubernamentales e internacionales participaron este martes en la primera conferencia internacional de «donantes para ayudar al éxodo venezolano y a los países que los acogen». El texto asegura que «cinco millones de personas han huido» de lo que ellos llaman «la dictadura de Nicolás Maduro»; de allí que la cancillería venezolana señala que es un «evento mediático ideologizado», con una posición política clara.

La conferencia fue organizada por la Unión Europea (UE) y España y cuenta con el apoyo de países de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá o Japón. Fue presidida por el alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, y por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. «Los organizadores, en colaboración con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Agencia Internacional para las Migraciones (OIM), buscan movilizar recursos para la población y las comunidades de acogida», señalan las notas de prensa sobre el evento.

Según el diario El Mundo de España, la reunión supuestamente recaudó más de 2.544 millones de euros, entre donaciones y préstamos. Reuters afirma que son 3.400 millones de dólares. El Banco Europeo de Inversiones habría realizado un préstamo de 400 millones de euros y la Unión Europea prestaría otros 144 millones. España haría una contribución de 50 millones de euros en tres años,  para Colombia, Perú y Ecuador.

De ser ciertas las cantidades (tanto de dinero como de emigrantes), cada migrante venezolano podría recibir unos 600 euros de donación.

Este miércoles, la cancillería venezolana emitió un comunicado en el que se deplora esta actividad, considerada un «espectáculo fraudulento para la supuesta atención a la población migrante». Es «un evento ideologizado para atacar al Gobierno Bolivariano y ocultar las agresiones e injerencias externas», puntualizó el canciller Jorge Arreaza en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

Canciller Jorge Arreaza

¿Donaciones para el golpismo?

El año pasado, la Usaid (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo) afirmó haber entregado más de 400 millones de dólares a programas dirigidos por el diputado opositor Juan Guaidó, incluyendo supuestos programas de ayuda para la emigración venezolana. Sin embargo, el involucramiento de Guaidó en un contrato con la contratista privada de seguridad SilverCorp para la ejecución de un golpe de estado en Venezuela, para el cual habían prometido pagar 212 millones de dólares, hace pensar que estos fondos no estaban dirigidos a ayudar a emigrantes necesitados.

Al respecto, el Presidente Maduro se refirió este martes en una reunión por videoconferencia con la comisión presidencial contra el Covid-19, transmitida por la televisión estatal. «Hoy hubo una reunión vía conferencia para hablar de la migración en Venezuela, de un club de estafadores que usan el tema de la migración para hablar mal de Venezuela, y para reunir dinero para robárselo», dijo Maduro. «¡Es un club de estafadores! No hablan de que a los migrantes venezolanos los están botando de sus casas y de sus trabajos. Que hay una persecución nazi-fascista contra los venezolanos. No hablan de que los están contagiando en Colombia. Y viene Iván Duque (presidente de ese país) a hablar de la migración venezolana».

Recordó Maduro que 50 mil migrantes venezolanos han retornado al país desde el inicio de la cuarentena por el Covid-19 y se les está atendiendo; se espera que regresen 50 mil más. «La migración venezolana está huyendo de Colombia, Ecuador, Perú y Brasil. ¡Está huyendo de los gobiernos del Grupo de Lima!»

El martes, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, exigió nuevamente el levantamiento de las sanciones y del bloqueo a cuentas del Estado venezolano en bancos internacionales, e hizo énfasis en el caso del oro venezolano retenido por el Banco de Inglaterra, organización que incluso se ha negado a entregar los fondos al PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) con el fin de que dicha organización lo use para ayudar a Venezuela en la lucha contra el Covid-19.

El ministro para la Comunicación y la información, Jorge Rodríguez, repudió este miércoles el del Club de Donantes. «Venezuela está luchando en medio de un bloqueo feroz, donde se nos niega incluso la compra de combustible, que es imprescindible para transportar alimentos,  medicamentos y enfermos. Se nos niega incluso el acceso a los recursos que son de Venezuela y fueron robados por bancos norteamericanos, por el banco de Inglaterra que nos ha robado 1.200 millones de dólares en oro de las reservas del Banco central».

«Le hemos dicho a Europa, a Estados Unidos, al banco de Inglaterra, que entreguen esos recursos al programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que se adquieran los insumos y enfrentar la pandemia. Pero se han negado», fustigó.

Pero recordó que, en medio de ese contexto es que Venezuela lucha y ha logrado contener el Covid-19 , lo que no ha ocurrido en los países del autodenominado Grupo de Lima.

A continuación, el comunicado íntegro de la Cancillería venezolana:

«La República Bolivariana de Venezuela deplora el fraudulento espectáculo organizado por un grupo de Gobiernos, autoproclamados donantes, liderados por la Unión Europea, que pretende engañar a la comunidad internacional para legitimar sus continuadas acciones intervencionistas, mediante falsas y precarias promesas de fondos, supuestamente dirigidos a atender la migración venezolana.

Se trató de un evento mediático ideologizado, tomado como pretexto para atacar al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, con el inconfesable objetivo de tratar de ocultar las más recientes agresiones económicas y operaciones mercenarias contra el pueblo venezolano.

En la práctica, no fue más que una nueva rebatiña de recursos entre burocracias de organismos internacionales y gestores políticos, sin relación alguna con las necesidades reales de los migrantes venezolanos. Una acción de maquillaje que procura lavar el vergonzoso seguidismo de la Unión Europea en su notoria subordinación a la política de cambio de régimen de Washington, y su complicidad con las medidas coercitivas unilaterales, que tanto daño y sufrimiento causan en Venezuela.

Resulta cínica la supuesta preocupación europea por la situación del Covid-19 en Venezuela cuando los llamados países receptores y la mayoría de los autodenominados donantes son los principales focos del coronavirus en la región y en el mundo entero.

Precisamente esos gobiernos son los que ameritan recursos y donaciones para enfrentar el colapso de sus sistemas de salud, proteger la vida de sus ciudadanos y recuperar sus economías ante el Covid-19.

Es inexcusable el ocultamiento del masivo retorno de migrantes venezolanos motivado por la xenofobia, la discriminación, el maltrato y, más recientemente, por el pésimo manejo de la pandemia en los países de acogida.

Desde mediados de 2019 miles de venezolanos y venezolanas han regresado. Es de hacer notar que ningún testimonio de los retornados da fe de haber recibido algún apoyo o ayuda económica por parte de esos gobiernos a través de los supuestos donantes.

Venezuela ratifica que sus instituciones seguirán atendiendo a las decenas de miles de migrantes venezolanos que hoy vuelven a su Patria, huyendo de la xenofobia esclavizante, la persecución y la expansión descontrolada del Covid-19 en los países receptores y alerta al mundo sobre la transparencia en el uso y destino de los recursos anunciados, que se corresponden en su inmensa mayoría con préstamos bancarios, por lo que más que una conferencia de donantes, el referido evento se puede calificar como un club de prestamistas y estafadores, cuyos gobiernos y bancos han congelado más de 10 mil millones de dólares del pueblo venezolano en los últimos años. Un acto vergonzoso en tiempos de tanta dificultad para los pueblos de Europa, Norteamérica y América Latina».

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios