Ministro relata lucha de Venezuela para llevar su arte a la Bienal de Venecia, en Italia

La Bienal de Venecia, en Italia, principal evento de las artes del mundo, fue inaugurada el 11 de mayo sin la exposición venezolana, después de 64 años de participación ininterrumpida del país.

Texto: Prensa Brasil de Fato

Venezuela fue el primer país latinoamericano en entrar al selecto grupo de países expositores en la bienal, en 1954. Ya en 1956, tenía su propio pabellón, construido por el renombrado arquitecto italiano Carlo Scarpa, en el Jardín de las Artes, donde están los 30 pabellones más antiguos de la Bienal.

Este año, opositores al gobierno de Nicolás Maduro hicieron campaña para mantener el pabellón venezolano cerrado durante la bienal, que durará hasta el 24 de noviembre. Pero en una semana, los artistas y los funcionarios del Ministerio de la Cultura de Venezuela dieron la vuelta por encima, incluso con los recursos bloqueados por el embargo económico contra Venezuela. Ellos mismos organizaron y montaron la exposición de arte venezolana, que ya es considerada una de las más visitadas de la Bienal.

«Estar en la Bienal de Venecia no representa un capricho de quien quiere montar una exposición en una ciudad cara de Europa. Ese evento es como si fuera los Juegos Olímpicos del arte mundial», explica el ministro del Poder Popular para la Cultura de Venezuela, el escritor, y periodista, Ernesto Villegas.

El ministro cuenta, en una entrevista exclusiva con el periódico Brasil de Fato, cómo fue la saga, en tiempos de bloqueo, para colocar el arte venezolano en la Bienal de Venecia de este año: «Una de las vías que busca al invasor para la dominación de un pueblo es la destrucción de un pueblo, sus referencias culturales, para borrar su memoria histórica «.

En la actualidad:

Brasil de Fato: La Bienal de Venecia es el evento de las artea más importante del mundo. Algunos medios internacionales han informado de una polémica que involucra a Venezuela. ¿Qué sucedió?

Ernesto Villegas: Hubo una maniobra del sector de la derecha venezolana internacional, que pretendía mostrar el pabellón de arte venezolano, dentro de la Bienal de Venecia, cerrado, como una metáfora del «bloqueo» a Venezuela, como si la gente no fuera a participar en la bienal .

Venezuela participa desde 1954. Los principales artistas del arte contemporáneo pasaron por ese evento. Entonces, el 19 de mayo (8 días después de la apertura de la Biena), inauguramos la exposición «Metáfora de las tres ventanas. Venezuela: identidad en tiempo y espacio «, que reúne obras de cuatro artistas venezolanos: Natalie Rocha, que vive en España, pero hace arte venezolano; Gabriel López, Ricardo García y Nelson Rngel, Rangelosky, que viven en Venezuela.

Esta muestra tiene varios ejes, entre ellos están el petróleo, la migración, la ancestralidad, la rebeldía y el antiimperialismo, siendo este último un eje transversal a los demás.

¿Por qué el pabellón de Venezuela fue abierto después de los demás países? ¿Había algún tipo de impedimento?

El bloqueo económico y la persecución financiera impidieron que Venezuela inaugurara su exposición en la apertura de la Bienal, el 11 de mayo. Ante esta dificultad, solicitamos a la curaduría del evento una extensión del plazo para abrir el pabellón venezolano el 19 de mayo. Se aprobó. Pero un grupo fascista apareció en ese lapso, y grabó imágenes del pabellón cerrado.

El tiro salió por la culata, pues el equipo de la curaduría venezolana, junto a los artistas se concentraron en la decoración del pabellón. Vimos imágenes de los propios artistas barriendo, limpiando el pabellón, poniendo sus obras. Fue una construcción colectiva hermosa.

El pabellón de Venezuela quedó herméticamente organizado, al punto de que una revista de arte de Roma, llamada Segno, clasificó la muestra como la mejor realizada por Venezuela en los últimos años y propuso una mención especial para la Bienal sobre la participación venezolana.

La campaña contra la exposición terminó siendo positiva porque provocó más curiosidad en el público, ya que la versión negativa fue publicada en grandes periódicos, como El País de España.

Pero, ¿Qué pasó exactamente para que hubiera ese retraso?

Nosotros fuimos imposibilitados, debido al bloqueo, de utilizar el dinero disponible para ese evento.

La cuestión es que Venezuela dispone del dinero en bancos europeos, pero esos bancos no permiten que lo utilizamos. Porque el bloqueo no diferencia el dinero destinado a la compra de medicamentos y alimentos o recursos destinados a la participación del país en un evento de arte.

Estar en la Bienal de Venecia no representa un capricho de quien quiere montar una exposición en una ciudad cara de Europa. Este evento es como si fuera los Juegos Olímpicos del arte mundial. No iba a ser Venezuela la que dejaría de participar. Algunas personas pueden considerar esto algo superfluo, pero es lo mismo que el deporte. Es inconcebible que un país, por cualquier motivo, deje participar en los Juegos Olímpicos.

La exposición de Venezuela ha tenido un récord de visita en la Bienal. ¿Cómo es la exposición?

Las personas que visitan la exposición venezolana en la Bienal de Venecia quedan sorprendidas.

De hecho tiene aspectos impactantes. El pabellón en sí es una obra de arte, pues fue diseñado por el arquitecto italiano Carlo Carlo Scarpa, patrimonio cultural de Italia. Una de las áreas de la exposición está iluminada de rojo, con imágenes de gran tamaño, del artista Ricardo García, que dibujó retratos con asfalto con fondo rojo.

La participación de Nelson Rangelosky también es muy interesante, porque se ve un rostro de un niño en llanto y cuando el espectador ve la misma imagen a través de unas gafas azules, esa misma figura se convierte en el rostro del causante de su sufrimiento: Donald Trump.

Y la exposición de Natalie Rocha consiste en un armazón de corazones y raíces, que ella llama «De Tripas a Corazón», pues refleja el sentimiento del ser humano que migra, que está sembrando corazón y con sus raíces presentes.

Venezuela entonces consiguió montar una hermosa exposición artística …

No es ninguna presentación. Es hermosa, polémica, llamativa y además ya ha tenido más de 20 mil visitas. La semana pasada tuvimos un récord de 1.800 personas en un solo día. Estas son personas que vienen de todas partes del mundo, que les gusta apreciar el arte de vanguardia.

Recientemente el Ministerio de Cultura hizo una denuncia en la Unesco sobre las amenazas al patrimonio cultural venezolano frente a una posible invasión militar de EEUU. ¿Por qué decidió hacer esta denuncia?

Los símbolos del patrimonio cultural son blancos preferidos de fuerzas militares extranjeras, porque una de las vías que busca al invasor para la dominación de un pueblo es la destrucción de sus referencias culturales, para borrar su memoria histórica. Esto ya sucedió con otros países, como Siria e Irak.

Nosotros los venezolanos nos sentimos amenazados. Por eso, a pesar de las dificultades hacemos todos los esfuerzos para mantener viva la llama cultural, porque esa es la identidad de un pueblo.

La rica cultura venezolana y su diversidad es clave para entender por qué los venezolanos logran salir con la cabeza erguida de las peores situaciones. Tenemos una identidad cultural muy fuerte. Entre esas características está el componente antiimperialista.

¿Ese es un país de gente obstinada?

Esa visión de que Venezuela pueda llegar a ser un país subordinado a una potencia extranjera no tiene nada que ver con nuestra identidad. Puede ser que existan unos pocos venezolanos que se arrodillen ante Estados Unidos, pero eso no tiene nada que ver con nuestra raíz cultural.

Somos nietos de Chirino, Bolívar, de Zamora. Somos profundamente antiimperialistas, incluyendo un sector de la oposición, que no acompaña la actitud servil de sus líderes.

¿Cómo es vivir en un país bloqueado desde el punto de vista de la cultura? ¿Cuáles son las dificultades que Venezuela enfrenta en ese sentido?

La guerra económica y política contra Venezuela ha generado heridas que también afectan a la cultura. Sin embargo, en la cultura venezolana puede incluso haber heridas, pero está viva. Podemos tener dificultades, puertas que nos cierran. Pero cuando cierran una puerta entramos por la ventana.

La creatividad es el gatillo en tiempos de dificultades. Nuestros artistas, pintores, escritores, sienten más necesidad de expresión en esos tiempos de dificultades.

Los poetas músicos, bailarinas están todos empeñados en no dejar morir la cultura. También tenemos una crisis mundial, que afecta la espiritualidad, entonces esos elementos que dan identidad colectiva se destacan aún más. Ha habido dificultad para conseguir los insumos para producir arte, para participar en los grandes eventos internacionales, pero aquí estamos superando todo eso.

Venezuela es un país con una legión de lectores. Brasil de Fato ya escribió sobre eso. ¿Qué es lo que el Ministerio de Cultura ha preparado para ese año?

Este año vamos a realizar la edición número 15 de la Feria Internacional del Libro, en el centro histórico de Caracas, por segunda vez. El año pasado, llevamos la feria a las calles del centro histórico y fue un éxito. Más de 600 mil personas participaron (antes de 2018, la feria se realizaba en el Teatro Teresa Carreño, menos popular que el centro histórico de la capital).

Fue un acierto porque fue posible incorporar una serie de teatros de calle e instalaciones culturales, de acuerdo con la dinámica de la feria. También tuvimos un escenario principal para la música y el discurso.

Los venezolanos comunes están acostumbrados a hacer discurso. ¿Ya es algo cultural?

Sin duda, los discursos son algo cultural. En Venezuela, las personas paran en una plaza y hacen un discurso. Entonces fueron 10 días de cultura y ese año vamos a repetir y vamos a incorporar las nuevas tecnologías, libros digitales, y vamos a discutir cómo se incorpora a la lectura.

Los venezolanos tienen una relación con los libros muy diferente de los brasileños. ¿Cómo empezó ese amor por los libros?

Esto comenzó con el presidente Hugo Chávez. En su programa «Aló presidente», que era su relación directa con el pueblo, a veces comienza a hablar de un determinado libro ya leer. A él le gustaba recomendar libros.

Cuando él recomendó al presidente Barack Obama el libro Laa Venas Abiertas de América Latina, del escritor Eduardo Galeano, las ventas de ese libro se dispararon en el sitio Amazon.

Luego Chávez recomendó un libro de Noam Chomsky (escritor de Estados Unidos) en una intervención de las Naciones Unidas que también se disparó en ventas.

En Venezuela hasta hoy los libros siguen siendo muy baratos.

¡Por supuesto! Y además, aquí se distribuyeron miles de libros gratis. Sólo del Don Quijote, se distribuyeron 1 millón de ejemplares. Así como Los Miserables, de Victor Hugo, que también se distribuyó otro millón gratuitamente.

Ahora estamos viviendo un momento difícil para la Revolución Bolivariana, pero todos los años anteriores distribuimos muchos libros que siguen presentes en los hogares venezolanos. Un libro puede estar en una biblioteca por años.

La gente nunca sabe cuándo un lector va a tomar un libro en sus manos para leer. Esperamos que ese material subversivo que hemos sembrado en millones de hogares continúe con los venezolanos. Y este año vamos a publicar un millón de ejemplares del Discurso de Angostura, de Simón Bolívar. Entonces Bolívar será el escritor más publicado de este año.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en