Diablos Danzantes de Turiamo se rindieron ante el Santísimo Sacramento en Maracay

Los Diablos Danzantes de Turiamo celebraron este jueves 20 de junio el día de Corpus Christi en los sectores El Recurso, La Coromoto y 23 de Enero de la ciudad de Maracay, estado Aragua, donde llegaron hace 62 años, a raíz del desalojo que sufrieran en 1957 por mandato de Marcos Pérez Jiménez, quien ordenó la instalación, en ese territorio, de la Base Naval de Turiamo.

Texto: Prensa MPPC Aragua 

Despojados de sus tierras más no de sus costumbres, creencias y tradiciones populares, que forman parte de la cultura de resistencia de nuestro pueblo, año a año, cada noveno jueves posterior al Jueves Santo, los danzantes de Turiamo celebran, como lo hicieron este  20 de junio, la festividad que rinde tributo al Santísimo Sacramento del altar y simboliza el ancestral triunfo del bien sobre el mal.

En cada uno de los sectores donde se asienta la fraternidad de Turiamo, la tradición comenzó con el velorio de Corpus (construcción del altar) Desde muy temprano el miércoles 19, mujeres y hombres decoraron sus altares mientras que un grupo de colaboradoras preparaban la comida para todos los integrantes de la cofradía; horas más tarde, encendieron las tres lámparas que representan al Padre, Hijo y Espíritu Santo.

A las 12 del mediodía se escuchó el sonido de cohetes que anunciaba los tres brincos que hace el diablo en la puerta de la capilla. Horas más tarde  en la iglesia se efectuó una misa, donde la comunidad asistió con fe y devoción. En la noche rezaron el rosario en honor al Santísimo Sacramento.

Entre trajes estampados de colores, cintas, máscaras de diablos y animales, alpargatas y campanas los diablos se fueron  agrupando para ensayar. En la madrugada tomaron un descanso y así alistarse para el jueves de Corpus Christi. Cuando los lugareños salieron de sus casas a recibir a los  diablos , que al ritmo del cuatro y maracas danzaron por las calles para espantar al maligno.

Los diablos fueron a la iglesia y en la puerta se rindieron al suelo ante Dios, luego hicieron una serie de rituales y bailes, como el del cruzado, vuelta al caracol, baile de frente, entre otros.

Culminados los actos religiosos, los danzantes iniciaron la denominada Diablada y la celebración de la festividad con un recorrido por las casas de los hermanos del Santísimo; los promeseros, y creyentes en donde había instalados altares con la imagen del Santísimo Sacramento, que fueron rezadas por los diablos.

En horas de la tarde, realizaron la ceremonia de acción de gracias al Santísimo Sacramento y el reencuentro de  los danzantes junto con los promeseros de Turiamo, los cuales viven en los barrios El Recurso y La Coromoto además de con quienes residen en el 23 de Enero de la calle la Cooperativa, donde está ubicada la casa de la Cofradía. En total fueron más de 150 cófrades entre niños, jóvenes y adultos.

Un sagrado tesoro

Juan de Dios Mijares, presidente de la Asociación y primer capataz de la Cofradía de Turiamo expresó que la manifestación de Diablos Danzantes es una tradición que ha sido transmitida de generación en generación como un sagrado tesoro.

“A pesar de que fuimos desalojados de nuestro pueblo de Turiamo hemos mantenido nuestra tradición aquí en Maracay. En mi caso ha sido mi vida entera y es parte de esa devoción que tengo al Santísimo Sacramento por todos los favores que me ha concedido” afirmó.

Por su parte, la señora  Enma Zavala Tovar, comentó que esa tradición tiene más de 40 años en el sector El Recurso “ ha ido de generación en generación, mi abuelo, tíos, primos y mi hijo forman partes de los Diablos Danzantes de Turiamo. Me siento muy orgullosa de esta tradición, al verlos se me eriza la piel”.

Y contó una anécdota  “Una vez se me rompió un rosario que tenía en el cuello, eran las 12 de la noche y estaba cociendo un traje para mi hijo que es un diablo danzante, cuando prendo la máquina se partió el cristo del rosario, eso fue porque el diablo estaba suelto”, dijo.

La manifestación de los Diablos Danzantes de Corpus Christi data del siglo XVII y mezcla los ritos cristianos con las raíces indias y africanas, en la cual convergen el misticismo y la firme convicción de las creencias populares.

Declarada en el 2012 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) Esta manifestación incluye las cinco cofradías de Diablos Danzantes del  estado Aragua: Chuao, Ocumare de la Costa, Cata, Cuyagua y Turiamo, así como las de Yare, de Miranda; Naiguata en La Guaira; San Millán y Patanemo de Carabobo; Tinaquillo en Cojedes y San Rafael de Orituco en Guárico.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios