Estudio muestra que The New York Times ha apoyado 10 de 12 golpes de Estado en América Latina

Foto: Jonathan Torgovnik/Getty Images

El viernes, el diario estadounidense The New York Times continuó su larga y predecible tradición de respaldar los golpes de estado en América Latina al publicar un editorial que elogia el intento de Donald Trump de derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro. Este será el décimo golpe de este tipo que ha respaldado el periódico desde la creación de la CIA hace más de 70 años.

Por Adam Johnson* en CommonDreams
Traducción por Alba Ciudad (LBR)

Un estudio de los archivos de The New York Times muestra que el consejo editorial del Times ha apoyado 10 de 12 golpes de Estado respaldados por Estados Unidos en América Latina. Solamente dos editoriales —los que involucran la invasión de Granada en 1983 y el golpe de Estado de Honduras en 2009— toman una oposición ambigua y una renuente. El estudio se puede ver aquí.


La participación encubierta de los Estados Unidos en estos golpes de Estado, a través de la CIA u otros servicios de inteligencia, no se menciona en ninguno de los editoriales del Times. Cuando no se trata de una invasión militar abierta e innegable de los Estados Unidos (como ocurrió en República Dominicana, Panamá y Granada), el Times afirma que las cosas en los países latinoamericanos parecen suceder de forma completamente espontánea, y rara vez sus editoriales mencionan la intervención de fuerzas externas. Obviamente, hay límites a lo que es «demostrable» inmediatamente después de tales eventos (la intervención encubierta es, por definición, encubierta), pero nunca se plantea la idea de que los Estados Unidos u otros actores imperiales hayan agitado las aguas, brindado financiamiento o suministrado armas debajo de la mesa en cualquiera de los conflictos.

La mayoría de las veces, los editoriales del Times sobre estos golpes dejan clichés racistas y paternalistas sobre un supuesto «ciclo de violencia». Hacen pensar que ese es el camino natural de las cosas allá.

Cuando lea estas citas, tenga en cuenta que la CIA proporcionó y financió a los grupos que finalmente mataron a estos líderes:

  • Brasil 1964: «Han sufrido, a lo largo de su historia, una ausencia de gobernantes de primera clase».
  • Chile 1973: «Ningún partido o facción chilena puede escapar de alguna responsabilidad por el desastre, pero una gran parte de la cuota debe asignarse al desafortunado Dr. Allende».
  • Argentina 1976: «Era típico del cinismo con el que muchos argentinos ven la política de su país, que la mayoría de la gente en Buenos Aires parecía más interesada en una transmisión televisiva de fútbol el martes por la noche, que en la destitución de la Presidenta Isabel Martínez de Perlin por parte de las fuerzas armadas. El guión era familiar para este esperado golpe de estado».

¡Ves! ¡No importaba! Vale la pena señalar que la junta militar puesta en el poder por el golpe de Estado creado por la CIA mató a entre 10.000 y 30.000 argentinos desde 1976 hasta 1983.

Hay un guión familiar: entran la CIA y sus socios corporativos estadounidenses, quienes libran una guerra económica, financian y arman a la oposición y luego se culpa al objetivo de esta operación. Esto, por supuesto, no quiere decir que no haya mérito alguno para algunas de las objeciones planteadas por The New York Times, ya sea en Chile en 1973 o en Venezuela en 2019. Pero ese no es realmente el punto. La razón por la cual la CIA y los militares estadounidenses y sus partidarios corporativos históricamente atacan a los gobiernos en América Latina es porque esos gobiernos son hostiles a los intereses estratégicos y de capital de los Estados Unidos, no porque sean antidemocráticos.

¿Allende, como alegó el Times en 1973 cuando respaldó su violento derrocamiento, «persistió en impulsar un programa de socialismo generalizado» sin un «mandato popular»? ¿Allende, como afirmó el Times, «persiguió este objetivo por medios dudosos, incluidos los intentos de evitar el Congreso y los tribunales»? Posiblemente. Pero el supuesto autoritarismo de Allende no es la razón por la cual la CIA buscó su destitución. No fueron las formas de lograr políticas redistributivas lo que ofendió a los socios corporativos de la CIA y los EE.UU. Fueron las políticas redistributivas en sí mismas.

Los editoriales del Times criticaron duramente la «naturaleza antidemocrática» de cómo Allende llevó a cabo su agenda, sin notar que era la agenda en sí misma, no el medio por el cual se llevó a cabo, lo que llevó a sus oponentes a atacarlo. ¿Por qué, históricamente, The New York Times ha dado por sentado los pretextos liberales para la participación de los Estados Unidos, en lugar de analizar si actuaron otros intereses?

La idea de que los Estados Unidos están motivados por los derechos humanos y la democracia se da por sentado en el consejo editorial de The New York Times y lo ha sido desde su creación. Hacen todo el trabajo sucio para que la mayoría de la gente no se den cuenta de que ha tenido lugar un juego de manos. «En las últimas décadas», afirmó un editorial del Times del 2017 sobre Rusia, «los presidentes estadounidenses que tomaron medidas militares han estado motivados ​​por el deseo de promover la libertad y la democracia, a veces con resultados extraordinarios». Oh, ¡que bien entonces!

¿Tienen los Estados Unidos y sus aliados el derecho moral o ético para determinar el futuro político de Venezuela? Esta pregunta ya no se hace. La pregunta que hacen es: cómo ejercer mejor esta autoridad evidente. Este es el alcance del debate en The New York Times, y prácticamente en todos los medios de comunicación de los Estados Unidos.

Para ser tomado en serio en el negocio de discutir sobre política exterior, primero estás obligado a hacer condenas contra lo que ellos consideran «regímenes malvados». Esto es para que todos sepan que aceptas las premisas fundamentales del cambio de régimen de los Estados Unidos, aunque te opongas a ellas por razones pragmáticas o legalistas. Es un ejercicio tedioso y extenso diseñado para alejar la conversación de temas como la historia de derrocamientos arbitrarios y violentos de los Estados Unidos, y para intercambiar información sobre la mejor manera de oponerse al «régimen incorrecto» en cuestión. Los liberales estadounidenses deben llevar una tarjeta de calificaciones  sobre estos regímenes malos, y si estos regímenes -debido a una rúbrica mal definida de no democracia y derechos humanos- caen por debajo de una calificación de «60», se convierten en ilegítimos e indignos de ser defendidos.

Aunque no esté en América Latina, también vale la pena señalar que el Times apoyó el golpe de estado patrocinado por la CIA contra el presidente de Irán, Mohammad Mossadegh, en 1953. Su editorial, escrito dos días después de su destitución, participó en la patentada combinación de víctima del Times:

  • “El ahora depuesto primer ministro Mossadegh estaba coqueteando con Rusia. Había ganado su falso plebiscito para disolver el Majlis, o la cámara baja del Parlamento, con la ayuda de los comunistas de Tudeh «.
  • «Mossadegh ha salido del poder, ahora es un prisionero en espera de juicio. Es un mérito tanto para el Shah, -para quien era tan desleal- como para el primer ministro Zahedi, que este nacionalista rabioso y egoísta (Mossadegh) haya sido protegido en un momento en que su vida no valía ni una moneda”.
  • «El Shah … merece elogios en esta crisis. … Siempre fue fiel a las instituciones parlamentarias de su país, fue una influencia moderadora en el salvaje fanatismo exhibido por los nacionalistas bajo Mossadegh, y fue socialmente progresista «.

Nuevamente, no se menciona la participación de la CIA (que la agencia ahora reconoce abiertamente), que el Times no necesariamente habría tenido ninguna forma de saber en ese momento (esto es parte del punto de las operaciones encubiertas). Mossadegh se demoniza sumariamente, y no es hasta décadas más tarde que el público se entera de la extensión de la participación de los Estados Unidos. The Times incluso se mete en una descripción orientalista de los iraníes, lo que implica que un Shah fuerte es necesario:

[El iraní promedio] no tiene nada que perder. Es un hombre de infinita paciencia, de gran encanto y gentileza, pero también es, como hemos estado viendo, un personaje volátil, muy emocional y violento cuando está suficientemente emocionado.

No hace falta decir que hay una gran diferencia entre estos casos: Mossadegh, Allende, Chávez y Maduro vivieron en tiempos radicalmente diferentes y defendieron diferentes políticas, con diversos grados de liberalismo y corrupción. Pero lo único que todos tenían en común es que el gobierno de los EE.UU., y un medio de comunicación de los EE.UU. que cumple con los requisitos, decidieron que «tenían que irse» e hicieron todo lo posible para lograr este fin.

Uno podría pensar que la arrogancia de esta suposición es lo que debería discutirse en los medios de comunicación de los Estados Unidos, tal como lo tipifica el comité editorial del Times, pero una y otra vez, esta suposición se da por descontada o se hace a un lado. todos pasamos a cómo y cuándo podemos derrocar mejor el régimen malo.

Para aquellos que están seriamente preocupados por los esfuerzos de Maduro para socavar las instituciones democráticas de Venezuela (ha sido acusado de encarcelar a sus oponentes, apilar los tribunales y celebrar elecciones fraudulentas), vale la pena señalar que incluso cuando las propiedades democráticas liberales de Venezuela estuvieron en su apogeo en 2002 (fueron supervisados ​​internacionalmente por el Centro Carter durante años, y ningún observador serio considera el gobierno de Hugo Chávez como ilegítimo), la CIA todavía autorizó un golpe militar contra Chávez y el New York Times elogió profusamente el hecho.

Como escribió en su momento:

Con la renuncia de ayer del presidente Hugo Chávez, la democracia venezolana ya no está amenazada por un posible dictador. Chávez, un demagogo ruinoso, se retiró después de que los militares intervinieron y entregaron el poder a un respetado líder empresarial, Pedro Carmona.

Chávez pronto recuperó el poder después de que millones salieron a las calles para protestar por su destitución, pero la pregunta sigue siendo: si The New York Times estaba dispuesto a ignorar la voluntad indiscutible del pueblo venezolano en 2002, ¿qué nos hace pensar que no lo hará hoy, en 2019? Una vez más, lo que está objetando la Casa Blanca, el Departamento de Estado y sus aparatos imperiales de los Estados Unidos son las políticas redistributivas y la oposición a la voluntad de los Estados Unidos, no los medios por los cuales lo hacen.

Tal vez el Times y otros medios de comunicación estadounidenses, que viven en el corazón de este imperio y, presumiblemente influyan sobre él, podrían intentar centrar esta realidad en lugar de, por millonésima vez, adjudicar las propiedades morales de los países sujetos a sus caprichos violentos e ilegítimos.


Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en