Los personajes del Ruiseñor de Catuche habitarán La Casona Cultural Aquiles Nazoa (+Fotos)

A casi un año de su apertura, La Casona Cultural Aquiles Nazoa ha sido espacio para el encuentro permanente con la obra del escritor y periodista caraqueño. Pero ahora, sumergirse en su universo literario tendrá nuevos aliados: sus personajes convertidos en juguetes, gracias al ingenio del maestro Mario Calderón, Premio Nacional de Cultura. Este martes, en la 16° Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven), el artesano entregó al ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, los prototipos de los juguetes a gran escala que se fabricarán para el parque temático que se prevé instalar en el recinto cultural, ubicado al final de la avenida principal de La Carlota, municipio Sucre, estado Miranda.


Texto: Prensa Cenal

Para su elaboración, Calderón se inspiró en pasajes de obras de Nazoa, para crear el Tándem del Amor, en el que Aquiles pasea con una mujer; el caballito que se alimentaba de flores y a Aquiles y María, una representación del escritor con su esposa el día de su boda en un parque. Y a ellos se suma una pieza especial: un caballito de madera que el maestro juguetero fabricó junto a la pintora Haidé Pino en 1996, inspirado precisamente en la historia de El caballo que era bien bonito.

Entrega de juguetes del maestro Mario Calderón / En la Casona Cultural Aquiles Nazoa
Ver este vídeo en YouTube.

“Cuando tuve el conocimiento de que esta casa llevaría el nombre de Aquiles, fue una vuelta a la infancia”, dijo Calderón, quien tomó la decisión de trasladar la pieza desde el Museo del Juguete, en el estado Mérida, a Caracas, para que habite un nuevo hogar. “Sin duda, estoy seguro que él (Aquiles) quería que estuviera aquí”.

Calderón tuvo un vínculo especial con Nazoa, homenajeado en esta edición de la feria, a quien conoció en el liceo Pablo Acosta Ortiz, en Artigas, Caracas. El escritor iba a darles charlas a los estudiantes los viernes.

El maestro juguetero tiene 35 años de experiencia, que atesora luego de haberse paseado primero por la música y la medicina. Su pasión fue descubierta de la mano de la pareja que tenía hace casi cuatro décadas, quien falleció. Esa circunstancia le hizo tomar el camino que aún transita hoy.

Diseña para los pequeños y pequeñas de edad, así como para el niño interior que todos tenemos. “Tuve una infancia muy hermosa, fue muy querido, era el hijo menor de la familia”, y aunque no había muchos juguetes, “sí tenía muchos amigos”, cuenta.

El maestro, que privilegia dos aspectos en la elaboración de sus piezas: movimiento y color, se imagina el parque temático en el que estarán sus juguetes “como las locuras de Aquiles”. Piensa, por ejemplo, que tenga un caleidoscopio.

Al respecto, Villegas comentó que se habían solicitado los prototipos sin saber que Calderón ya había hecho un caballito de madera. Ahora, esa pieza y las solicitadas por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura podrán ser apreciadas por los visitantes de la casona cultural.

Este espacio de cuatro hectáreas, detalla el ministro, “ha sido entregado a la ciudad de Caracas y a la República Bolivariana de Venezuela toda como un espacio para cultura, las artes, el esparcimiento, el encuentro familiar, el deporte. En fin, para la vida”. 

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios