La Biblioteca Nacional y el Archivo General de la Nación se pronuncian contra el bloqueo imperial

Este martes 27 de agosto, los trabajadores del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas (IABNSB) y del Archivo General de la Nación se dieron cita en la plaza “El Negro Luis Villafaña”, del Complejo Cultural Foro Libertador, para rechazar de manera contundente el bloqueo económico impuesto por el Gobierno norteamericano contra Venezuela.

Texto: Prensa IABNSB

La actividad estuvo encabezada por el viceministro de Cultura y director general de la Biblioteca Nacional, Ignacio Barreto; el director general del Archivo General de la Nación, Fabricio Vivas, y el director del Programa Nacional de Bibliotecas Públicas, Jorge Castro.

“Aquí nos encontramos unidos las y los trabajadores del Archivo General de la Nación y de la Biblioteca Nacional, en un ejercicio de corresponsabilidad, para realizar un pronunciamiento en contra del criminal bloqueo al pueblo de Venezuela, que no sólo afecta la salud y la alimentación, sino que también influye en nuestras tareas de preservar la memoria histórica de la nación”, expresó Ignacio Barreto.

A tal efecto, el director explicó que la afectación que está sufriendo el pueblo venezolano, en diferentes ámbitos, se refleja también en aspectos como el acceso a bienes culturales, tales como: la compra de materiales bibliográficos para la actualización de las colecciones, la materia prima para continuar editando en el país y los insumos necesarios para la preservación y restauración documental.

Sin embargo, Barreto informó que “a pesar del bloqueo, el Gobierno Bolivariano ha hecho un gran esfuerzo para que se mantenga la producción editorial venezolana, lo cual se va a materializar en la próxima Feria Internacional del Libro de Venezuela, donde vamos a ver una diversidad de títulos mayor a la que pudimos tener en la Filven del año pasado. (…) Mientras más intenten ellos golpear, nosotros vamos a responder con mayor contundencia”.

Por su parte, Fabricio Vivas enfatizó en que “la política exterior de los Estados Unidos ha sido siempre la de la invasión y la opresión de los pueblos, esto no es nuevo, nosotros tenemos una lucha pacífica pero armada, de parte de los trabajadores e intelectuales, y daremos todo lo que esté a nuestro alcance para salvar esta libertad, independencia y nuestra democracia”.

Hablan los trabajadores:

William Martínez, director del área de Investigaciones Históricas del AGN, subrayó: “Nos ha afectado seriamente el bloqueo porque no hemos podido hacer la justa renovación de nuestros equipos tecnológicos y demás insumos importados para la restauración de la documentación y el mantenimiento de nuestras instalaciones, por lo que estamos trabajando de forma precaria, pero desde nuestra propia iniciativa estamos haciendo grandes esfuerzos para continuar con la misión de nuestra institución”.

Manuel Marcano, trabajador de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, expresó: “El Gobierno de los Estado Unidos siempre ha querido imponer su política en nuestro país, quedarse con nuestros recursos… Nos quieren dominar y nosotros como pueblo no lo vamos a permitir, y en este caso, como trabajadores bibliotecarios y de la cultura, nos oponemos y estamos totalmente en contra de esas medidas que nos han querido imponer; por eso nos unimos al llamado del presidente Nicolás Maduro de recoger firmas y aquí estaremos hasta el 10 de septiembre”.

Alexander Rodríguez, jefe de la división de Hemeroteca Nacional, dijo: “La guerra económica nos está persiguiendo en todos los sentidos, desde el punto de vista económico, se nos ha hecho muy difícil continuar enriqueciendo nuestras colecciones, para darle respuestas a una sociedad… Nosotros estamos en contra  de todo eso porque somos libres, independientes y un país soberano y queremos seguir prestando un servicio de calidad a nuestros usuarios”.

La actividad finalizó con la lectura en voz alta, por parte de la bibliotecaria Norelys Rodríguez, del manifiesto elaborado por los trabajadores asistentes, quienes procedieron a firmarlo; el cual transcribimos textualmente, a continuación:

Bibliotecarias, Bibliotecarios y Archivistas en defensa de nuestra memoria documental frente al bloqueo y el asedio recolonizador.

El Imperio transnacional nuevamente pretende golpear al pueblo venezolano, pueblo heroico, valiente, que  se levanta día a día contra la barbarie, contra la opresión, contra la impunidad. Este pueblo, a pesar de la ignominia, se levanta orgulloso para enviarle un mensaje a las potencias del mundo: ¡Estamos determinados a seguir siendo libres, independientes, autónomos!

Fieles a la esencia soberana que nos define como pueblo, las trabajadoras bibliotecarias, los trabajadores bibliotecarios y los archivistas de la Patria rechazamos categóricamente las sanciones inhumanas, grotescas, que el gobierno de Estados Unidos pretende imponernos. Solo un sistema enfermo y diabólico puede actuar con tal saña contra un pueblo cuyo único pecado es mantenerse fiel a un juramento de dignidad. Nos sentimos seguros de la fuerza moral y  honestidad de las mujeres y hombres que amorosamente damos todo por la patria, que compartimos en los libros, en la lectura, los valores que nos harán libres, que nos abrirán el camino hacia la liberación del pensamiento colonizado.

Este ataque cruel, despiadado, del imperio norteamericano afecta directamente al  pueblo venezolano y a sus instituciones, en especial las que resguardan la memoria y el acervo documental, bibliográfico y no bibliográfico de la Nación y coadyuvan a las comunidades e individualidades a satisfacer las necesidades de información y  conocimiento.

La crisis económica inducida en el país ha ocasionado que la industria editorial, gráfica y del papel -relacionadas con la producción de materiales bibliográficos y no bibliográficos- disminuyan su producción por el incremento de los costos y falta de divisas para la adquisición de insumos, ocasionando la disminución casi total del ingreso de materiales bibliográficos a las colecciones de nuestras instituciones, así como la inminente paralización de las tareas inherentes al mantenimiento permanente de las colecciones ya que los insumos, materiales, equipos especializados e instrumentos son importados y resulta imposible adquirirlos.

Los equipos de digitalización y demás instrumentos tecnológicos requieren mantenimiento y reposición de piezas, así como la actualización de los softwares, que han presentado una serie de dificultades que podrían llegar a un colapso y, en consecuencia, no se podrá prestar el servicio que diariamente se brinda al pueblo venezolano. Estos programas informáticos deben ser pagados en dólares o euros y, debido al sanguinario bloqueo económico, ha sido imposible.

Los efectos de esta trama, que pretende acorralar a toda una nación, tienen impacto directo en nuestra identidad como pueblo, pues se atenta contra nuestra memoria documental, construida a través de la obra de escritores, pensadores, historiadores, expertos en todas las áreas del conocimiento, cultores, artistas y comunidades. Hacer desaparecer toda esta creación, especialmente si se pretende lograrlo por la vía intencional, es borrarnos como república y facilitar las condiciones para convertirnos en una colonia. Es sepultar el legado de nuestros libertadores.

Esta situación, más que acobardarnos, amilanarnos o reducirnos, nos obliga  a seguir la lucha. ¡Somos un pueblo aguerrido, valiente, libre, soberano y lo demostramos  diariamente quienes permanecemos firmes, indoblegables ante tanta miseria! ¡No permitiremos que el Imperio nos humille, nos pise! Al pueblo de Venezuela nadie le dirá quién debe gobernar, ni cómo resolver sus dificultades. Hagamos sonar el clarín que anuncia la nueva primavera. ¡Ante estas circunstancias, puño en alto! ¡Que despierte el espíritu indomable de nuestras mujeres, de nuestros hombres en defensa de la paz, de la vida!

Aquellos que pretenden llenar de horror nuestras vidas, verán frustradas todas sus intenciones. Estamos avanzando a paso firme, porque “Solo el pueblo salva al pueblo” con conciencia patria, con amor a la vida. Rechazamos la osadía del iracundo, la fiebre del acólito, no nos amedrentarán, este pueblo está decidido a vivir libre, tenemos la razón y el ejemplo histórico  de nuestros ancestros, con Simón Bolívar al frente del Ejército Libertador, y decimos con nuestro Comandante Hugo Chávez: “La patria continúa esperando por nosotros; no le quedaremos mal a nuestra historia, a nuestra estirpe, a nuestro sueño, a nuestra grandeza y a nuestro amor”.

Ésta es una lucha por Venezuela, por los nuestros, por la vida. “La patria es de todos y será para todos”, nos dice de nuevo el comandante Chávez. Cuente la PATRIA con este grupo de mujeres y hombres dignos de llamarse venezolanos. Desde nuestras trincheras estamos prestos a defender hasta con los dientes nuestro territorio, nuestra dignidad.

Chávez Vive, la Patria sigue.

Independencia y patria socialista, viviremos y venceremos.

Solo el pueblo salva al pueblo.

Leales siempre, traidores nunca.

Bibliotecarias, Bibliotecarios y Archivistas por la Patria de Bolívar  y Chávez.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en