Palabras del MG Ornelas Ferreira en el acto de graduación conjunta de Oficiales de Comando y Técnicos este domingo

Palabras del mayor general José Ornelas Ferreira durante el acto de graduación conjunta de Oficiales de Comando y Técnicos pertenecientes a la promoción “Bicentenario de la Campaña Libertadora de la Nueva Granada” y pase a situación de reserva activa de la promoción egresada en 1986, realizado este 7 de julio de 2019 en el Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana en Fuerte Tiuna.

Es un gran honor y una enorme responsabilidad intentar plasmar con mis palabras, las emociones encontradas de tristeza, de alegría, de nostalgia y de orgullo, que sentimos hoy los integrantes de las promociones que egresamos de las Academias Militares de los cuatro componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en el año 1986:

  • G/B FRANCISCO DE PAULA ALCÁNTARA, EB.
  • CA MATÍAS PADRÓN, ARB.
  • STTE (P) (F) JUAN CRISÓSTOMO LEDEZMA SANTAELLA, AMB.
  • 2DA PROMOCIÓN BATALLA DE LA VICTORIA, GNB.

De igual manera hacer el simbólico relevo generacional a los integrantes de la promoción BICENTENARIO DE LA CAMPAÑA LIBERTADORA DE LA NUEVA GRANADA.

En este Patio de Honor de la Universidad Militar Bolivariana, inicio mis palabras dando gracias a Dios Todopoderoso, señor de los Ejércitos, por permitirnos estar juntos en este día; y recordando a los compañeros que nos dejaron en el plano terrenal, pero nos acompañan con su presencia espiritual.

Habiendo transcurrido 37 años de nuestro ingreso a las Academias Militares y 33 años de nuestra graduación e inicio de la Carrera Militar, damos testimonio que la Patria ha sido el ideal más sublime de nuestras vidas.

Viajemos un momento en el tiempo, para trasladarnos a la década de los años 80.

En el año de nuestro ingreso, 1982, entre el 02 de abril y el 14 de junio, se desarrolló la Guerra de las Malvinas, en el que los Estados Unidos de Norteamérica, traicionando el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), apoya a Gran Bretaña en la ilegítima pugna imperial contra la soberanía de Argentina sobre sus islas Malvinas. ¿Dónde estaban los líderes latinoamericanos para exigirle al gobierno norteamericano que respetara el TIAR?, Que casualidad y que extraño que algunos voceros opositores quieran reincorporar a nuestro país en este nefasto tratado intervencionista para propiciar una invasión y con ella destrucción y muerte en nuestro territorio…

Nosotros fuimos testigos el 4 de octubre de 1982, cuando ocurrió la Masacre de Cantaura, hecho en el que son acribillados 23 venezolanos y venezolanas. Nos preguntamos aquí: ¿Dónde estaban los organismos internacionales de derechos humanos en ese momento que no dijeron nada?

Fuimos testigos el 8 de mayo de 1986, poco antes de nuestra graduación, de la Masacre de Yumare, en la que son ajusticiados con tiros de gracia en la cabeza 9 venezolanos y venezolanas. ¿Qué extraño? ¿Dónde se encontraba la opinión internacional sobre los derechos humanos del mundo en ese momento?

Nosotros fuimos testigos el 29 de octubre de 1988 de la masacre de El Amparo, en la que 14 pescadores son abatidos sin mediar palabra, acusados de guerrilleros para justificar la matanza. ¿Qué extraño?¿Por qué sería que la Organización de Estados Americanos no emitió ningún comunicado al respecto?

Nosotros, la promoción 1986, fuimos testigos el 27 de febrero de 1989, de las medidas neoliberales tomadas por el gobierno de turno, que generaron El Caracazo, durante el cual, las acciones de represión al pueblo, causaron cientos de muertes. ¿Dónde estaban las instituciones nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos?

Los organismos internacionales callaron, haciéndose cómplices de los gobiernos neoliberales, mientras que pretendían y pretenden satanizar a los gobiernos que realmente velan por los derechos de los pueblos. La derecha fascista nacional e internacional es hipócrita y procura manipular la verdad, sin embargo la mentira tiene costuras débiles y a la larga la verdad y la justicia se impondrán…

Si no hubiese sido por la Revolución Bolivariana, y por nuestro Cmdte Supremo y Eterno, Hugo Chávez Frías, jamás se hubieran creado las comisiones de la verdad, para llevar la justicia a los familiares de las víctimas.

Es en Revolución que se crea el Poder Moral y la Defensoría del Pueblo, para proteger y velar por los Derechos Humanos, y el Gobierno Revolucionario al mando de nuestro Cmdte en Jefe Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, elegido democráticamente por el Pueblo en elecciones soberanas libres, directas y secretas el 20 de mayo de 2018, ha sido enfático en la importancia de defender y proteger al Pueblo.

En el transcurso de estos años, pudimos sentir el palpitar del pueblo y participar activamente en la atención de sus necesidades, ya que el enemigo no es el pueblo, como dijo nuestro Cmdte Chávez en entrevista con la Periodista Marta Harnecker el 03 de julio del año 2002, cito: “Hace 10 años salimos a masacrar a ese pueblo (el 27 de Febrero de 1989), ahora vamos a llenarlo de amor; vayan a peinar el terreno, a buscar la miseria, el enemigo es la muerte. Vamos a llenarlos de ráfagas de vida, en lugar de ráfagas de muerte.” Fin de la cita.

También tuvimos la enorme fortuna de formarnos con ese Gran Líder, Hugo Chávez Frías, y muchos de nosotros pudimos acompañarlo en la madrugada de aquel 4 de febrero de 1992, así como aquel 27 de noviembre, prodigando todo nuestro ser, al fuego sagrado, que nos impulsaba a rescatar a la Patria de las fauces de la oligarquía y dispuestos a vencer.

Nuestra promoción 1986 vivió en 1998 el triunfo electoral del Cmdte Chávez y la llegada de la Revolución Bolivariana, pudimos participar en las misiones y grandes misiones para atender al Pueblo. También deploramos el golpe de estado y el paro petrolero en el año 2002. Tuvimos que vivir la tristeza de despedir del plano terrenal a nuestro querido y amado Cmdte Chávez.

Hemos vivido la elección de nuestro Cmdte en Jefe Nicolás Maduro, como fiel heredero del legado del Cmdte Chávez, y hemos soportado junto con él, los ataques multidimensionales nacionales e internacionales en contra de nuestra revolución y por ende de nuestra democracia.

En la vida de un soldado, hay dos momentos cruciales, críticos e inolvidables: el primero es cuando abandonamos a nuestras familias al ingresar a nuestras academias militares con una maleta cargada de sueños para ingresar a un ambiente en extremo exigente, disciplinado y en ocasiones extenuante.

Y el segundo momento crucial, que es éste, cuando retornamos al seno familiar, cargados de experiencia y satisfacción del deber cumplido, a esa casa que poco nos tuvo, pero que fiel creyó en nosotros, en nuestra vocación y en nuestro amor. Nuestras esposas, hijas e hijos que tuvieron que compensar con calidad de tiempo ese poco espacio que les podíamos dedicar, hoy nos esperan. Gracias por su paciencia y comprensión.

Jóvenes Oficiales, podemos asegurarles que tenemos el corazón henchido de orgullo, una satisfacción muy elevada por el deber cumplido y un amor indestructible por la Patria, por nuestro Pueblo, y por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Aquí estamos, junto a nuestro Cmdte en Jefe Nicolás Maduro Moros, prodigiosos Soldados de Bolívar, y ahora y por siempre Soldados de Chávez.

Un sabio consejo de nuestro Cmdte Supremo, y que les queremos dar a la promoción BICENTENARIO DE LA CAMPAÑA LIBERTADORA DE LA NUEVA GRANADA es el siguiente, cito:

“Lleven siempre por dentro el cadete que fueron en estas escuelas de forja, por siempre y para siempre. El cadete es el símbolo más preciado, guarda en su pecho el amor más sublime, la esperanza más grande, la mirada al horizonte, la pureza de la juventud, el fuego sagrado de la juventud.” Fin de la cita.

En estos momentos mi Cmdte en Jefe, en los que la Patria reclama lealtad y compromiso de sus hijos; quiero citar sus palabras, en su alocución del 7 de julio de 2018 en este mismo Patio de Honor:

Estamos viviendo una época de batalla, época de esperanza renovada, de sueños grandes, la época que nos trajo ese cadete (Hugo Chávez)…, recordémoslo siempre y busquemos en su espíritu, en su alma, en sus ideas la fuerza de la lealtad suprema y eterna por los ideales de la Revolución de Bolívar y de Chávez” fin de la cita.

Somos los soldados de Chávez, defensores de la Revolución Bolivariana; y ese es el ejemplo más importante que les queremos dejar a uds, jóvenes oficiales, el legado de la lealtad, del compromiso y del amor.

Transcurridos estos 37 años, nos sentimos orgullosos de haber sacrificado nuestra adolescencia y nuestra adultez con honor; toda una vida prodigada al servicio de esta Patria hermosa, y a este Grandioso y heroico Pueblo; y sobre todo orgullosos de haber tenido la bendición providencial de ser soldados de nuestro Cmdte Supremo, y tener en él un guía, un padre, un amigo; tuvimos la suerte de ser líderes bajo el mando de un extraordinario líder, y podemos decir que La historia de Bolívar nos la contaron, pero… LA HISTORIA DE HUGO CHÁVEZ FRÍAS LA CONTAREMOS NOSOTROS…

Mi Cmdte en Jefe, Nicolás Maduro Moros, cuente con estos hombres y mujeres Patriotas, Revolucionarios, Socialistas, Antiimperialistas y profundamente Chavistas, quienes en la paz o en la guerra, en la calma o en la tempestad, estaremos dispuestos a entregar todo por nuestra patria, y no a perder la vida, nosotros no moriremos por la Patria, nosotros viviremos por la Patria, los que perderán la vida por su patria son aquellos que osen colocar su planta insolente sobre nuestro suelo sagrado. SOMOS UN PUEBLO DE PAZ, PERO ORGANIZADOS Y ARMADOS PARA HACER RESPETAR NUESTRA SOBERANÍA A TODO TRANCE.

Al culminar estas palabras, les quiero decir que la promoción 1986 no se retira, no se despide, seguimos juntos, aquí no hay divorcio… DESPEDIRSE SERÍA TRAICIÓN… Al pasar a la situación de reserva activa renovamos nuestros votos, e inspirados en el profundo amor a la Patria y el compromiso con el Pueblo, basado en los más sublimes valores republicanos que debe tener un soldado, que son: Constancia, Disciplina, Lealtad y Pundonor; seguiremos construyendo desde cualquier trinchera, la Patria grande de Bolívar y de Chávez.

Seamos como Bolívar en Pativilca (El Hombre de las Dificultades), y frente a las circunstancias espinosas, se crezca nuestra moral, nuestra conciencia histórica y nuestro compromiso revolucionario; y cuando alguien nos pregunte que vamos a hacer…..; con fuego en nuestros ojos, le respondamos ¡TRIUNFAR!

¿Qué vamos a hacer? ¡TRIUNFAR!,

¿Qué vamos a hacer? ¡TRIUNFAR!,

Chávez Vive… La Patria Sigue

Independencia y Patria Socialista, Viviremos y Venceremos

Leales Siempre… Traidores Nunca

Muchas Gracias

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en