“Perspectivas derivantes: la fotografía, la ciudad y el tiempo” fueron abordados en Diplomado de Cronistas Comunales

Con una  interesante exposición sobre la investigación “Perspectivas derivantes: la fotografía, la ciudad, el tiempo y yo”, que  realiza la doctora Isbel Mejía, se desarrolló el viernes otra sesión del Diplomado de Formación de Cronistas Comunales del Centro Nacional de Historia, en la sala infantil de la Biblioteca Pública Agustín Codazzi de Maracay, estado Aragua.

Texto: Prensa MPPC Aragua

El trabajo de investigación, que desarrolla desde hace 5 años la docente de la Universidad Pedagógica Nacional Experimental Libertador de Maracay (UPEL Maracay), emplea una metódica de trabajo que tiene que ver con la Geohistoria y la Deriva Situacionista.

Mejía indicó que: “La Deriva Situacionista es un planteamiento hecho en Europa pero que nosotros lo trajimos  para acá, lo convencionalizamos  y le damos una perspectiva geohistórica. Cuando hablamos de Geohistoria nos referimos a una ciencia social que diagnostica, que genera posibilidades en el  espacios geográficos con los procesos históricos acompañados”.

Agregó que la Deriva Situacionista es una propuesta que plantea que todas y todos somos investigadores, somos indagadores, es decir, hacemos deriva, y esta comienza a desarrollarse con todos nuestros sentidos.»Fíjense que nosotros empleamos fotografías de  Maracay, poesía y música urbana, es decir empleamos todos nuestros sentidos para abordar el objeto de estudio que en este caso es la ciudad”.

Con apoyo audiovisual, la doctora Mejía fue mostrando diversas fotografías sobre la vieja Maracay, sin identificar los lugares, algunas con textos suyos, y otras con citas de otros autores y autoras, entre ellos el de Sousan Sontang: “Todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo”.

Dijo que las fotografías de la vieja Maracay se muestran sin identificar con el fin de despertar ese dispositivo que  se llama memoria y, a partir de ello, evocar, hilar historias, escribir; como en efecto ocurrió con los presentes, que intervinieron para indicar la posible ubicación del lugar que ha cambiado con el paso de los años, actividades que se desarrollaban allí, entre otros aspectos y criterios sobre la apreciación de las gráficas.

Mejía definió su propuesta de la Deriva como una práctica que ayuda a construir, en la que, por ejemplo, a través  de la fotografía propiciamos transformaciones creativas, pedagógicas, políticas, sociales, culturales. “Nos estamos refiriendo entonces a todas esas posibles formas como la ciudad se presenta con la intervención de la sociedad”, enfatizó.

“Y es que la ciudad se nos cruza en nuestro imaginario como un gran libro escrito y por escribir. En él se dibujan encrucijadas sociales, económicas, políticas, culturales. A través de un lente fotográfico denominado teleobjetivo, al cual le incorporo el adjetivo urbano, se van ubicando las metáforas captadas a través de la cámara fotográfica  que a su vez son muestra de la cotidianidad de la vida”.

De igual manera, hizo énfasis en que la Deriva es una práctica para subvertir las formas de abordar la investigación en el contexto geohistórico contemporáneo.Y la fotografía es una expresión artística que puede asumirse como  instrumento y recurso pedagógico, político, con la que el sujeto derivante infiere el espacio urbano, desarrollando una praxis psicogeográfica emanada por la geohistoria, la fenomenología, etc.

“Y es que la vida humana es expresión y experiencia geográfica e histórica en la que la psicogeografía genera vasos comunicantes con el arte, la antropología y la psicología de la percepción. De esta manera se crea una interconexión entre el entorno físico y sus percepciones”, comentó

Por ejemplo, descubrir en Maracay que se tiene posibilidades de recrearla artísticamente, aun en lugares no muy atractivos,  y metaforizar,  encontrarle un sentido critico, creativo, un proceso de redescubrirnos nosotros y redescubrir nuestro espacio, resignificar el espacio.

Al finalizar su exposición y luego de diversas intervenciones de los participantes, presentó al joven estudiante de Geografía e Historia en la UPEL Maracay, Simón Blanco, quien explicó cómo desarrolló un trabajo sobre “El Cómic como estrategia pedagógica”, con el fin de hacer más amigable, más comprensible el estudio de la historia para los niños y niñas, fomentar valores y fortalecer destrezas, tanto para el docente como para el estudiante.

En la sesión estuvieron presentes la profesora Nelly Guilarte, coordinadora de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio del estado Aragua, y los responsables Académicos del Diplomado: el profesor Mauricio Maracara, también  de la Red de Historia, y la Yuraíma Alcántara, especialista del Libro y la Lectura del Gabinete Cultural, quienes dieron una serie de indicaciones sobre las sesiones posteriores, entrega de trabajos prácticos, entre otros.aspectos.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en