Respuesta desde el pueblo organizado en el 23 de Enero a una pandemia

Conozca la forma como las Fuerzas Patrióticas Alexis Vives (FPAV) de la Comuna Socialista El Panal 2021, que hacen vida en la popular parroquia del 23 de Enero en Caracas, se han encargado de los procesos en torno al Programa de Alimentación Escolar (PAE) para lograr que más de 200 niños y niñas de la comunidad reciban su alimentación diaria, en una experiencia de autogobierno comunal.

Por Jhosy Coronado

 

La desigualdad social y económica asegurará que el virus discrimine,
El virus por sí solo no discrimina, pero los humanos seguramente lo hacemos,
moldeados como estamos por los poderes entrelazados del nacionalismo,
el racismo, la xenofobia y el capitalismo…

Judith Butler

Sopa de Wuhan. 2020

La expansión del Covid–19 a escala planetaria ha puesto a la mayoría de gobiernos y pueblos del mundo a pensarse cuál es la mejor respuesta frente a la denominada pandemia por la Organización Mundial de Salud (OMS).

Entre quienes gobiernan las naciones afectadas por este virus hay dos tendencias bien marcada sobre cómo debe ser atendida la situación: Hay quienes han decidido paralizar los procesos productivos y dinámicas cotidianas de la población a fin de implementar una cuarentena social y colectiva; mientras por otro lado están los gobernantes que consideran que detener la economía de sus naciones traería peores consecuencias para el conjunto, por lo que no han implementado medidas para el confinamiento de la mayoría de la población.

Frente a ambas tendencias, en mayor o menor medida, siguen siendo los sectores de la población con menos recursos económicos quienes terminan siendo los principales afectados por la expansión de esta pandemia en el mundo, ya que no cuentan con los recursos materiales para asumir las condiciones de una cuarentena social, método que hasta ahora se ha mostrado como el más eficiente para evitar los contagios.

En la República Bolivariana de Venezuela se optó por la primera de las opciones antes expuesta y el presidente Nicolás Maduro decretó estado de alarma nacional y cuarentena social colectiva cuando recién se registraron los dos primeros casos en la nación suramericana.

Esta decisión implicó la suspensión de las clases de tipo presencial en todo el territorio nacional, pero se giró la instrucción que debían permanecer activos los comedores escolares a través de los cuales se garantiza la distribución de alimentos a millones de niños y niñas contempladas en el Plan de Alimentación Escolar (PAE).

Estas son el tipo de políticas de asistencia social que han permitido a grandes contingentes de venezolanos y venezolanas salir de los márgenes de la pobreza y la pobreza extrema, por lo que representan conquistas que el pueblo organizado reconoce y defiende, y que además toman un carácter estratégico en la coyuntura ocasionada por el coronavirus

“Que la comuna sea la instancia que transforme realidades“

Un ejemplo bien ilustrativo de estas luchas lo da las Fuerzas Patrióticas Alexis Vives (FPAV) en la Comuna Socialista el Panal 2021. Este colectivo hace vida en la popular parroquia del 23 de Enero en Caracas y vienen asumiendo la vanguardia en los procesos de organización de base a fin de satisfacer mediante el autogobierno, las diferentes necesidades que se diagnostican en la comunidad

Anacaona Marín es militante de las FPAV y vocera de La Comuna el Panal 2021. Ella nos ofreció su testimonio sobre la reciente y sólida experiencia en la gestión de comedores populares que tiene esta organización política.

Para el año 2018 inauguraron el comedor Cristopher Hernández – en honor a un militante que fue asesinado hace siete años – espacio que es financiado con el excedente que generan las diferentes unidades productivas de La Comuna, y actualmente beneficia a más de 120 infantes y 25 adultos mayores con almuerzos sin ningún tipo de cobro, explicó Anacaona.

“Partimos de una experiencia muy inspiradora, basada en la planificación por lo que empezamos con un censo de personas vulnerables en el sector (…) es la necesidad de que La Comuna sea la instancia que transforme realidades y que trate de satisfacer las necesidades de la comunidad, es el hecho de que La Comuna sea parte del gobierno del pueblo, del gobierno local (…) ya vamos a cumplir dos años con este comedor de corte popular y social”, declaró la militante de las FPAV.

Contraloría social

Otra de las competencias que tiene La Comuna es el ejercicio de la contraloría social sobre los bienes y el patrimonio colectivo, partiendo del principio de corresponsabilidad social.

Que estas atribuciones reposen en el pueblo a través de una plataforma para su organización como es La Comuna, forma parte del proceso de construcción de un nuevo modelo de autogobierno -desde y para las bases- que se viene desarrollando en Venezuela.

Anacaona nos explica que es cumpliendo con este principio de correponsabilidad que las FPAV deciden intervenir el comedor de la Unidad Educativa Gabriela Mistral ubicado en el ámbito territorial de la Comuna el Panal 2021. Esta acción se toma tras reiteradas denuncias de la comunidad sobre irregularidades en el manejo de los recursos que garantizan mediante el PAE la alimentación de niños y niñas del sector.

La intervención tiene lugar los mismos días que entra en vigencia el decreto de alarma nacional por la aparición de casos de coronavirus en Venezuela, por lo que el comedor pasaba a ser una herramienta estratégica para abordar la situación excepcional en lo que respecta a la atención de personas vulnerables y de escasos recursos económicos. “Habíamos sido respetuosos con la dinámica de las personas que eran responsables por parte del Ministerio, pero teníamos notificaciones de la comunidad que la administración de estos recursos no se estaban llevando de la mejor manera e intervinimos (…) asumimos como Comuna el proceso de inventariar todo lo que estaba allí, después que lo inventariamos y tuvimos las llaves, se procedió a conversar con las Madres Procesadoras que allí trabajan y se establecieron normas que rigieran la real y debida manipulación de estos alimentos con su respectivo método de seguimiento y control”, relata Anacaona Marín.

Es necesario aclarar que Las Madres Procesadoras, es el nombre que se les da a las mujeres que trabajan de cocineras en los comedores escolares y que regularmente son compañeras que viven en el mismo sector donde se ubica la unidad educativa por lo que son las madres, tías, abuelas o vecinas de los mismos niños y niñas. Ellas fueron cruciales en la intervención del comedor de la UEN Gabriela Mistral, ya que fueron quienes pudieron corroborar las denuncias sobre irregularidades en el manejo de los recursos y decidieron apoyar la intervención y continuar trabajando bajo la nueva administración comunera desde el primer día.

Es así que el comedor comienza a ofrecer servicio desde el lunes 17 de marzo atendiendo a 92 personas ese primer día; el día siguiente atendieron 142 personas; 152 personas al cuarto día, y así fue incrementando su capacidad gracias al apoyo de toda la comunidad y a la experiencia que acumula en esta área las FPAV, beneficiando diariamente en pleno contexto de pandemia mundial a 220 niños, niñas y personas con diversidad funcional en la parroquia, afirma Anacaona.

Incluso el método de distribución ha sido revolucionario desde la intervención de La Comuna: “Se atiende primero al estudiantado matriculado en la escuela, viene su representante ya que los niños y niñas deben permanecer en casa, traen su respectivo recipiente retornable para retirar el almuerzo – medida ecosocialista para reducir la producción de basura por materiales desechables -, seguidamente se atienden ancianos y niños de bajos recursos para brindarle el almuerzo a estos compatriotas vulnerables, sobre todo en el marco de la llegada del coronavirus”, explicó Marín.

La chispa que enciende la pradera

Continuando las reflexiones con la compañera militante del Alexis Vive nos decía: “Nadie mejor que el mismo pueblo sabe cuáles son sus necesidades y realidades, yo creo que debemos dar el salto de una vez por todas y que en cada una de las comunidades donde hay control político, donde hay organización, todo lo que sea trasversal a la vida digna que es: salud, deporte, cultura, abastecimiento, alimentación, medicinas, educación… Todo esto debe ser administrado controlado y garantizado por las comunidades organizadas”

Bajo esta máxima y con el impulso del éxito obtenido en los comedores de la UEN Gabriela Mistral y el Cristopher Hernández, la comunidad del 23 de Enero de la mano con las FPAV avanzó sobre el control popular de otros dos comedores estudiantiles pertenecientes a los Centros de Educación Inicial El Nuevo Amanecer y Lea de Serfaty.
Estos comedores siguen recibiendo insumos asignados por el gobierno nacional a través del PAE, pero ha sido la comunidad quien organizó un voluntariado distribuido en diferentes turno y horarios para garantizar junto a los militantes del Alexis Vive, el procesamiento de los alimentos y las entregas diarias de 150 comidas desde el comedor del Nuevo Amanecer y otras 110 comidas desde el Lea de Serfaty.

El trabajo articulado de una organización política al servicio de las necesidades de la comunidad como es La Comuna el Panal 2021, y la movilización y conciencia de un pueblo que asumió la consigna que dice “sólo el pueblo salva al pueblo”, permiten que en las circunstancias actuales, donde las personas de bajos recursos económicos son quienes tienen las condiciones más adversas para superar la situación, se estén distribuyendo de manera gratuita más de 625 comidas diarias entre niños, niñas, adultos mayores y personas con diversidad funcional en la popular parroquia del 23 de Enero.

Cuando le pregunté a Anacaona Marín que si pudiera definir en una frase este esfuerzo que están haciendo ¿Cuál sería? me respondió: “Gobierno del Pueblo, es el pueblo asumiendo el liderazgo en las diferentes situaciones que lo apremien, es el pueblo organizado con sus vocaciones, con su carisma, con su honestidad (…) yo creo que es momento para que florezca la solidaridad en este tipo de contingencias como un valor y un principio humano, es momento que emerja la honradez que reside en nosotros y nosotras para que combata la miseria humana que pretende privatizar todo, hasta la salud y los alimentos”

La propuesta de organización comunal que lanzó Hugo Chávez durante su gobierno, sigue siendo el mecanismo de respuesta que amplios sectores populares organizados en Venezuela aplican para la construcción de poder real que permita darle respuesta a sus necesidades, y esta fórmula nuevamente ha resultado exitosa ahora de cara a resistir y sobreponernos a la presencia de una pandemia en el territorio nacional.

Las Fuerzas Patrióticas Alexis Vives bajo gestión comunal y en estas circunstancias tan adversas, están garantizando más de 625 comidas diarias (4.375 semanales) a las personas de mayor vulnerabilidad, pero también están confeccionando y distribuyendo tapabocas, al mismo tiempo que distribuyen casa por casa actividades didácticas para los más pequeños, garantizan la distribución de alimentos en articulación con productores locales, en fin, han sido desde la dinámica del autogobierno, la mano que ha guiado el timón de su comunidad hacia la superación de esta crisis.

 

Suscribirse
Notificar en
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Mariale
Mariale
7 meses atrás

El patriarcado se va a caer y no gracias a tipos como tu. Se cae gracias a las mujeres que denuncian y a ellas si las acompañamos, cara de tabla asqueroso.