Realizaron conversatorio sobre la vida y obra del doctor Pedro Manuel Arcaya

En la sala de Libros Raros y Manuscritos del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas (IABNSB), se llevó a cabo este viernes un conversatorio sobre la vida y obra del doctor Pedro Manuel Arcaya, con motivo de cumplirse 146 años de su nacimiento. La actividad estuvo a cargo del abogado Eduardo Meier, quien compartió con los asistentes los resultados de la investigación que durante dos años realizó en dicha institución.

Texto: Biblioteca Nacional 

Meier resultó ser el ganador del concurso que sobre la vida y el legado del bibliófilo venezolano promovió en 2017 la Academia de Ciencias Económicas y Políticas, de la cual fuera fundador el doctor Arcaya. El trabajo de investigador, firmado con el seudónimo Francisco de La Vela, titulado “Pedro Manuel Arcaya, la vocación del jurista”, y con más 500 páginas, lo convierten en un especialista sobre la vida del doctor en ciencias políticas, abogado, historiador, político, académico y diplomático venezolano.

Arcaya, quien nació en Coro, estado Falcón, el 8 de enero de 1874, fue secretario de gobierno de la referida entidad, senador de la República, presidente del Congreso Nacional, embajador de Venezuela en Washington, ministro plenipotenciario de Venezuela en los Estados Unidos de Norteamérica, ministro de Relaciones Interiores, entre otros. Perteneció a las Academias Nacionales de la Historia, de Ciencias Políticas y de la Lengua; y se codeó con prominentes figuras intelectuales de la época.

“Aun cuando el doctor Arcaya era un positivista, que creía más en la monocracia, junto con otros eminentes venezolanos, coadyuvó en la construcción de las bases para tener un país democrático; pero lo más resaltante, y de lo que he venido a hablarles, es de la extraordinaria colección de libros que comenzó a atesorar a los 7 años, cuando cambió un gallo fino de pelea que le regaló un tío, por un diccionario de latín-español, a partir de allí se convirtió en un cazador de libros raros”, expresó Meier.

A sus once años de edad, como premio por ser el mejor estudiante de su curso, le obsequiaron un libro de poesía, que le daría inicio a su biblioteca personal. Su sabiduría y su prestigio como hombre de leyes y de letras, fueron creciendo a la par de su biblioteca, que para el momento de abandonar su tierra natal, superaba los 10 mil ejemplares, para los que en 1920, mandó a construir un espacio apropiado en Caracas, en la urbanización Los Laureles de El Paraíso.

Unos años después de la muerte de Pedro Manuel Arcaya, ocurrida en 1958, su biblioteca conformada por más de 150 mil volúmenes y 34 mil títulos escritos en diversos idiomas, entre los que destacan temas de historia, derecho y literatura junto con el mobiliario, fue donada por su familia al Estado venezolano el 31 de agosto de 1971.

Inicialmente, dicha colección fue asignada al Instituto Nacional de Bellas Artes, INCIBA, luego al Consejo Nacional de la Cultura, CONAC, y el 27 de noviembre de 1990 la Colección Arcaya llegó al Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas. Desde el 19 de diciembre de ese mismo año, está ubicada en la división de Libros Raros y Manuscritos, nivel AP-2 del cuerpo de los Servicios de Atención al Público.

La colección llegó a la Biblioteca Nacional con sus muebles y su referencista particular, José Arcángel Guillén. Nadie la conocía tan bien como él; con 22 años, llegó a trabajar como obrero en la sede de Los Laureles, era un joven aficionado a los libros que mostró gran interés en conocer dicha biblioteca, poco a poco se convirtió en un referencista especializado de dicha colección, a la que acompañó por más de 40 años. Era impensable investigarla o conocerla, sin la experta ayuda de Guillén, quien localizaba manera rápida y eficaz cualquier título.

Esta colección es una de las joyas de la Biblioteca Nacional de Venezuela, y ha sido consultada por importantes personalidades e investigadores, ex-presidentes, ministros, embajadores, entre otros, quienes han encontrado en ella algunos ejemplares difíciles de encontrar en otro lugar del mundo. Además de coleccionar libros, el doctor Arcaya también escribió otros tantos, que a partir de este viernes se exhiben en una muestra documental disponible en la Sala de Libros Raros y Manuscritos.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en