Colectivo artístico Shapono Fotográfico retrata los rostros y la cotidianidad de la capital

Cinco mujeres habitantes de Caracas conforman desde septiembre de 2019 el colectivo artístico Shapono Fotográfico, una agrupación dedicada a retratar los rostros y la cotidianidad de la capital, siempre con el objetivo de rescatar la belleza y las historias ocultas de los espacios donde la mayoría solo ve rutina. Dos son sus premisas inclaudicables: el trabajo colectivo y el acento en la mirada femenina de sus productos.

Texto: AVN

Edys Glod, Jacqueline Ruiz, Carmen Barroeta, Paola Benedetto y Gabriela Pino son las féminas agrupadas en esta iniciativa, que nació de los talleres de fotografía integral dictados por el veterano fotoreportero Félix Gerardi en distintos espacios de Caracas bajo la filosofía del «Shapono», que proviene de la cultura de convivencia colectiva del pueblo yanomami pero que también se relaciona con la pedagogía robinsoniana del «aprender haciendo».

Así lo detallaron las artistas y el profesor en una entrevista colectiva con AVN en la que rememoraron que el momento que marcó el inicio del convite fue el Encuentro de Cine y Audiovisual Innovamos o Erramos que tuvo lugar hace cuatro meses en Unearte. Allí por primera vez realizaron un trabajo de cobertura fotográfica en grupo. Al descubrir el resultado tras esa sinergia decidieron emprender un camino juntas bajo la mentoría honoraria de Gerardi.

Aunque ha pasado poco tiempo desde entonces sienten que la vivencia ha sido tan fructífera que ya se consideran un colectivo consolidado, que además tiene reconocimiento en el ambiente cultural de la ciudad por sus constantes intervenciones en eventos públicos. La reciente edición del festival Siembra del Cuatro, el ballet Cascanueces del Teatro Teresa Carreño, la Filven 2019, la marcha de las mujeres contra la violencia machista del 25 de noviembre, son algunos de los eventos que han recibido sus cayapas.

«Shapono es la vivienda tradicional yanomami que es abierta, que además tiene una forma medianamente similar al obturador. Sin embargo, lo que nos agrupa, más que la casa, es la mística de la comunidad yanomami de convivencia, de cotidianidad, de que cada uno de los miembros tiene un rol, sin embargo ese rol no limita el compartir de conocimientos y el ir construyendo en colectivo», explicó Gabriela Pinto, una de las fotógrafas del movimiento.

De hecho, el concepto de permanente compartir del Shapono Fotográfico incluye en su código de convivencia que no existe tal cosa como la autoría individual. Todas las fotos que producen se firman con el nombre del movimiento y a veces ni ellas mismas saben cuál de las cinco fue quien captó la gráfica.

Sobre su empeño en lo femenino como propuesta estética y ética, Glod lo explicó a través de una anécdota: «Cuando vimos las fotos del primer día del encuentro (de cine) nos pasó algo muy curioso que fue que tomamos fotos cinco mujeres pero todos los retratos eran de hombres. Entonces dijimos ¿pero cómo que no hay mujeres en el audiovisual? Y al otro día hicimos una cacería porque necesitamos demostrar que sí había. Nos fuimos dando cuenta de que sí hay pero no están visibilizadas. Ahí terminamos de plantear que si íbamos a ser un movimiento, un colectivo, teníamos que representar lo femenino y fortalecerlo».

Agregó que lo que buscan tras cada disparo de la cámara es «una foto que no solo esté bien hecha desde los conceptos de la fotografía sino que además tenga nuestra mística. Si es una mujer queremos resaltar su fortaleza, si es un hombre, por qué no, queremos resaltar su lado femenino. Nosotras retratamos la alegría. No es que no veamos otras realidades, sino que queremos transmitir con nuestro trabajo los distintos colores que tiene la alegría del venezolano de a pie».

A eso Ruiz le sumó: «trabajamos para un objetivo, pero dentro de eso también trabajamos para nosotras, para apoyarnos, para fortalecernos y para mejorar cada día, ver las necesidades de cada una. Yo creo que esa es la comunidad». Pinto, por su parte, dejó claro que en pocas palabras, ellas buscan plasmar en sus fotos la belleza de la venezolanidad.

No se plantean integrar nuevas miembros a la plantilla del Shapono, sin embargo, invitan a quien lo desee a acompañarlas en sus intervenciones. «Lo que nos ha mantenido unidas es que lo estamos disfrutando. Es que estamos viviendo el placer de hacer lo que nos gusta», sumó Benedetto.

El shapori

Le podrían decir «profesor», pero las chicas del Shapono Fotográfico prefieren llamar a Gerardi «el shapori», que es como llaman los yanomamis a los gurús espirituales de sus casas abiertas.

Para él, asistir al nacimiento y fortalecimiento de este movimiento mujeres fotógrafas es todo un honor. «A mí se me prendieron las alarmas y se me hizo una fiesta. Yo considero que lo que tienen en las manos es único en Venezuela porque no hay un movimiento en la historia de la fotografía del país que haya sido solo de mujeres. Hay mujeres fotógrafas, pero como movimiento, ahí cambia toda la dinámica», aseguró.

Al Shapono Fotográfico se le puede llegar a través de su cuenta en la red Instagram (@shaponofotografico). Allí están plasmadas todas sus intervenciones en espacios públicos, que suelen condensar en videos que agrupan las mejores gráficas de cada jornada.

El año 2019 lo cerraron con una exposición estilo tendedero fotográfico en el Parque Los Caobos. Plantean hacer lo mismo para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. También, en 2020 quieren ir más allá de las coberturas a eventos y contar historias. El resto de sus planes para el año que recién comienza ya los irán revelando a través de su ventana de comunicación digital.

2
Dejar un comentario

avatar
600
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
  Subscribe  
Notificar en
El poeta del morralito
Invitado
El poeta del morralito

Colectivo artístico Shapono Fotográfico «retracta «los rostros y la cotidianidad de la capital . se les chispoteó ese ,»retracta» , por retrata…muchachos… un gran abrazo y siempre con cariño por ustedes, soy el poeta del morralito.

Luigino Bracci
Administrador

Gracias camarada por la corrección, saludos!