Modelo chino, Hong Kong, Taiwán y lucha anticorrupción, presentes en discurso inaugural de Xi Jinping

(AP Photo/Mark Schiefelbein)

El tránsito a la nueva era de transformaciones de la sociedad china, fue exhibido con orgullo por el presidente del gigante asiático, que dio por inauguradas las sesiones del XX Congreso del Partido Comunista de China.

Texto: Randolph Borges

Beijing, China. El secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), Xi Jinping, presentó el discurso inaugural del XX Congreso que celebra esta tolda en la capital del país asiático. En poco más de una hora, el también presidente de la república ofreció un balance del crecimiento que en varias áreas ha tenido China bajo su liderazgo.

Destacó la “lucha unida por la construcción integral de un país socialista moderno” y la revitalización que ha tenido esa nación en los últimos 10 años. Así defendió la idea del “socialismo con características chinas”, que le han dado un vuelco al estilo de vida de su población y, como primer objetivo, la ha sacado de la pobreza extrema.

Xi comentó que bajo la dirección del PCCh, el país ha conquistado tres grandes logros en la década reciente: celebrar el centenario del establecimiento del Partido Comunista de China, introducir el socialismo con características chinas en una nueva era y completar “la tarea histórica de erradicar la pobreza y construir una sociedad acomodada”.

En materia económica, Xi destacó que su país hoy es el principal socio comercial de más de 140 naciones y lidera el comercio de bienes, del que ocupa el primer lugar en el mundo. Además, celebró contar con la confiabilidad para la atracción de capital e inversión extranjera, por lo que ocupan el primer lugar en el mundo.

Su discurso giró en torno a la idea de que todos estos logros se han conquistado en paz y haciendo aportes a la humanidad, sin el menoscabo de ningún país o región. Con estos logros en sus manos, el Congreso del PCCh está oficialmente inaugurado y da inicio a su fase de conformación del escenario para su próxima hoja de ruta.

Integridad territorial

Para Xi Jinping no hay ninguna duda de que el territorio chino es uno y esa idea la comparte con el partido, el pueblo y la nación en general. Defendió la práctica de «un país, dos sistemas» en el caso de Hong Kong y Macao, regiones en las que el partido ha ejercido control para asegurar el crecimiento económico y social.

Rechazó las “turbulencias” surgidas en la “situación de Hong Kong” y defendió que el retorno a la normalidad se hizo “conforme a la Constitución y la Ley Fundamental de esta región administrativa especial”. En tal sentido rechazó la injerencia extranjera en la situación doméstica sobre Hong Kong y Taiwán.

Sobre la isla dijo que se propuso una “estrategia general para resolver la cuestión” promoviendo intercambio y cooperación entre ambos lados, pero todo ello ha sido entorpecido por la intromisión extranjera, que ha exaltado los ánimos de independencia.

“Nos oponemos firmemente a la secesión de la «independencia de Taiwán», nos oponemos firmemente a la injerencia de fuerzas externas y nos aferramos firmemente a la dominación y la iniciativa de las relaciones entre ambos lados del Estrecho”, zanjó Xi Jinping en su discurso.

Sobre este punto, fue enfático al declarar la firme decisión de China de “defender la soberanía e integridad territorial”. Dijo que frente a los conflictos internacionales han mantenido una “firmeza estratégica”, pero no estarán dispuestos a permitir nuevas intromisiones en el tema de la integridad territorial de China.

La bandera de la lucha anticorrupción

El líder del PCCh comenzó su discurso llamando a “preservar el estilo de vida de modestia y prudencia, de vida austera y de lucha esforzada” que tiene el pueblo chino, para más adelante atajar el tema de la lucha contra la corrupción que ha sido una de las luchas más notables de su gobierno.

En tal sentido, Xi Jinping explicó la lucha contra la corrupción rechazando “el pensamiento privilegiado y el fenómeno privilegiado”. Dijo que lograron frenar “algunos vientos torcidos que no se detuvieron durante mucho tiempo” y corrigieron “algunas enfermedades crónicas persistentes que no se habían eliminado durante muchos años”.

Metafóricamente, el líder chino dijo que con el trabajo unificado del PCCh, se ha logrado “luchar contra el tigre, matar moscas y cazar zorros de múltiples maneras”. Con ello destacó que gracias a la lucha contra la corrupción, se ha logrado “una victoria aplastante y una consolidación general, eliminando así los graves peligros ocultos que existen en el partido, el Estado y el ejército”.

Así resaltó que la disciplina partidista ha sido vital para hacer prevalecer el espíritu de la honradez, lo que a su juicio le garantiza a la población que el partido “nunca se deteriore, cambie de color ni cambie de sabor”.

Preparándose para la era china

Los esfuerzos de occidente por aplastar la imparable expansión económica de China, han resultado un fracaso. Desde el PCCh se muestran indiferentes ante las trabas interpuestas por sistemas hostiles y siguen la marcha constante hacia el desarrollo del socialismo con peculiaridades chinas.

Xi Jinping dijo que una vez alcanzado el objetivo de sacar al país de la pobreza, el siguiente paso es el de “realizar la modernización socialista básicamente de 2020 a 2035”. Expresó que los próximos cinco años “son el período clave para iniciar la construcción de un país Socialista moderno”.

En tal sentido llamó a la militancia a “tomar como guía los valores socialistas básicos, desarrollar la cultura socialista avanzada, llevar adelante la cultura revolucionaria, heredar la excelente cultura tradicional china y satisfacer las crecientes necesidades espirituales y culturales del pueblo”.

Para el PCCh, una de las prioridades en los próximos años, será la de impulsar el fortalecimiento del “poder difusor y la influencia de la civilización china”, con lo que esperan contar bien al mundo lo que sucede en el país y “hacer oír debidamente su voz”, con el fin de presentar una imagen confiable, amable y respetable.

El XX Congreso del Partido Comunista de China sesionará entre el 16 y el 22 de octubre y a la par de estas deliberaciones que congregan a 2.296 delegados de todo el país, se celebrarán conferencias de prensa que explicarán los procesos a la prensa internacional.

Temas:

Publicado por Luigino Bracci
Suscribirse
Notificar en
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios