Voces Risueñas de Carayaca reúne a cuatro generaciones para celebrar sus 70 años

Foto: Archivo

Con un concierto especial que conjugará el talento de cuatro generaciones, las Voces Risueñas de Carayaca celebrarán el próximo 4 de diciembre sus siete décadas de existencia. El evento se trasmitirá en vivo, vía Facebook, como corresponde a estos tiempos de pandemia, desde las 8 de la noche. Para esta ocasión especial la agrupación guaireña dedicada a cultivar las danzas y los ritmos musicales de raíz tradicional interpretará un repertorio antológico, configurado con temas contenidos en su más reciente producción discográfica titulada Que siga la tradición.

Texto: Correo del Orinoco

En diciembre de 1950, en la población de Carayaca del hoy estado La Guaira, las familias Pérez Padilla y Álvarez Pérez se organizaron para cantar aguinaldos durante las tradicionales misas decembrinas que veneran la natividad de Cristo.

Evidentemente la unión dio excelentes resultados. La tradición continuó y al poco tiempo el experimento se consolidó con el nacimiento de las Voces Risueñas de Carayaca.

El trabajo tesonero y sostenido no solamente convirtió a las Voces Risueñas de Carayaca en un referente de la música tradicional venezolana, sino que además trascendió a la agrupación y 50 años más tarde fundaron, previa aprobación del Ministerio de Educación un centro de enseñanzas que en un principio se llamó Escuela de Aguinalderos, hoy convertida en la Escuela Técnica de Música y Artes Voces Risueñas de Carayaca.

Más tarde, en 2018, el Ministerio de Educación aprobó la fundación del Centro de Formación Cultural Voces Risueñas de Carayaca, que no sustituye a la escuela, en cambio amplía el espectro de acción de esta institución que comenzó como una agrupación para mantener las tradiciones musicales, especialmente locales y navideñas, y se trasformaron en un centro para la difusión y el fortalecimiento de las manifestaciones musicales y dancísticas que forman parte del acervo cultural de nuestro país.

CONTRA TODO

Como es natural, estos 70 años el camino de las Voces Risueñas de Carayaca no solamente ha sido ensayos, presentaciones y aplausos. Al contrario, la institución también ha enfrentado situaciones complejas incluyendo acontecimientos externos tan lamentables como el deslave de Vargas y este año la pandemia, sumada al contexto económico, social y político de la actualidad.

Sin embargo, no han puesto en riesgo la labor de la agrupación, concentrada especialmente en la trasmisión de generación en generación de los elementos artísticos y culturales que definen nuestro gentilicio.

En este orden de ideas, de acuerdo a la actual directora artística de este colectivo cultural guaireño, Loreley Pérez Évora, la clave para mantenerse durante estas siete décadas ha sido la consolidación de una relación armónica entre cuatro generaciones; el respeto, la admiración, el compromiso y la estrecha afinidad que se ha establecido de manera multidireccional entre los fundadores y cada uno de los grupos de pupilos o herederos.

La relación entre estos cuatro grupos etarios, por llamarlos de alguna manera, “ha trascendido la brecha generacional y se ha mantenido a través de un trabajo de formación que lo conformaron los fundadores en el núcleo familiar y los trasmitieron hasta nosotros, la segunda generación, que nos tocó hacer un trabajo de investigación y pedagógico para trasmitirles (las tradiciones musicales y dancísticas venezolanas) a la tercera generación que está ahora activa en pleno trabajo musical”, para formar a la cuarta generación, explicó la directora artística.

Entre los momentos más difíciles que a juicio de Pérez Évora han atravesado las Voces Risueñas de Carayaca, está cuando a comienzo de la década de los 80 del siglo pasado su tía Tirsia Álvarez, entonces directora, decidió dejarle a ella la responsabilidad de guiar al colectivo.

“Ese fue un momento trascendental en la vida del grupo, porque fue un cambio brusco pasar de la manera de dirigir de mi tía Tirsia a mi manera de dirigir”, acotó Loreley Pérez.

Afortunadamente, celebra la directora artística, el trabajo de investigación desarrollado por la segunda generación entre las décadas de los 80 y 90, impulsado por los fundadores, reforzó el proceso de formación para la tercera generación, lo que permitió afinar los procedimientos para configurar un programa sólido de enseñanza, apoyado además por cultores de amplia trayectoria, que dio como resultado el proyecto, hoy convertido en realidad, de una escuela formal donde se garantiza la perdurabilidad, desarrollo y evolución de nuestras manifestaciones artísticas tradicionales.

EL RELEVO

“Los muchachos de la tercera generación fueron creciendo en ese ambiente formativo, de aprendizaje, de conocimiento, de todo el bagaje de información, con cultores populares, con nosotros mismos, los viejos integrantes de las Voces Risueñas, con talleres, etcétera, y ahora hay un grupo de muchachos que están formados para, con un sentido de liderazgo y de responsabilidad, sobreponerse a las adversidades que los nuevos tiempos nos ofrecen y trascender a esa penetración de música que no nos corresponde”, comentó Pérez Évora.

En la actualidad, a pesar de la pandemia, las Voces Risueñas de Carayaca han mantenido su actividad por medio de las herramientas digitales con las que, por fortuna, contamos en estos tiempos.

De tal manera que las redes sociales de la Voces Risueñas de Carayaca han servido en estos tiempos para adaptar algunos procesos de formación y especialmente, para ensayar en función de esta temporada navideña que ya tenemos encima.

“La gente de Carayaca tiene un altísimo sentido de arraigo con las tradiciones de su pueblo y este año que cumplimos 70, con mucha más razón. Ya está todo el mundo involucrado en el trabajo que estamos planificando hacer. Ya lo del concierto aniversario está corriendo por todo el pueblo, toda la gente está pendiente de eso. Muchas personas que son fans del grupo están permanentemente en contacto por las redes sociales”, contó la cultora.

Ahora con el anuncio de la flexibilización de la cuarentena para diciembre, las Voces Risueñas de Carayaca esperan aprovechar al máximo esta época que tanto esperan, desde febrero cuando comienzan los ensayos, para llevar alegría al público con las festivas sonoridades decembrinas.

Como quiera que sea, las parrandas, aunque sean en formato digital, comenzarán el 4 de diciembre a las 8 pm por Facebook. “En este concierto la gente podrá apreciar la evolución del aguinaldo y la parranda tradicional de Carayaca, desde la fundación del grupo hasta nuestros días”, adelantó Pérez Évora.

En el concierto sonarán además las “Guasacacas», como le llaman a las recopilaciones de aguinaldos y parrandas que el grupo ha interpretado durante estos 70 años como “Vamos todos a la parranda” de Luis Pérez Padilla, “Llegó la alegría” de Ernesto Rodríguez, “Parranda del niño” (Preparen la mesa), aguinaldo tradicional de Carayaca, “La Pascua” de Virgilio Pérez, “El Gonzalito” de Mario Ovalles y “La parranda risueña” de Tirsia Álvarez, entre otros.

“Presentaremos parte del repertorio del nuevo disco como muestra del repertorio renovado de nuestra escuela de aguinalderos, inspirado en la historia de esta agrupación y en el que participan las cuatro generaciones de Voces Risueñas de Carayaca, mostrando el aporte significativo que cada una ha hecho para mantener el estilo característico de cada momento de la vida del grupo”, anticipó la directora artística.

Las entradas para esta presentación están a la venta en la plataforma Goliiive.com. Con cada boleto digital se permitirá además el acceso para descargar gratuitamente del disco Que siga la tradición.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios