Venezolanos y cubanos se congregaron en la plaza que lleva el nombre del Apóstol de la Revolución Cubana

Este 28 de enero, cuando se cumple 167 años del natalicio de José Martí, venezolanos y cubanos se congregaron en la plaza que lleva el nombre del Apóstol de la Revolución Cubana, en la parroquia Altagracia de Caracas, para rendir tributo a una de las figuras más influyentes en el pensamiento emancipador de América.

Texto: Prensa IABNSB

En honor al prócer cubano, se colocó una ofrenda floral durante una actividad que contó con la participación de Dagoberto Rodríguez Barrera, embajador de Cuba en Venezuela; Carlos de las Lleras, Consejero Cultural de la misma embajada; Carlos Pineda, director Ejecutivo del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional de Venezuela y Servicios de Bibliotecas (IABNSB); Zaida Castro, representantes de la Casa de Nuestra América José Martí; María León, luchadora social e integrante de la Asamblea Nacional Constituyente, e integrantes de los movimientos de solidaridad con Cuba y Venezuela.

Tras escuchas los Himnos Nacionales de ambos país, el embajador Rodríguez Barrera brindó un discurso para recordar la trayectoria de Martí, en quien se sintetiza “el hombre de la cultura y el revolucionario”, que alimentó su pensamiento con el estudio del ideario bolivariano y con sus recorridos por Europa y América.

En ese sentido, fue especialmente importante su permanencia en Estados Unidos, donde estuvo por 15 años, pues allí construyó su visión política «desde la óptica de la América nuestra», al advertir las apetencias que ya demostraban quienes dirigían la administración del país norteamericano.

Esa experiencia llevó a Martí a impulsar la lucha por la independencia de Cuba, país al que retorna en 1895, para sumarse a las acciones por la libertad de sus hermanos. Cayó en combate el 19 de mayo de ese año, cuando recibió unos impactos de balas en Dos Ríos, Provincia de Oriente, Cuba.

Martí y Simón Bolívar, cuyo pensamiento nutrió el ideario del cubano, “son los símbolos más altos de la historia de América», refirió Rodríguez Barrera, quien expresó que la cercanía de ambos en el terreno de las ideas “debe ser la guía de nuestras acciones y pensamiento».

Esa influencia, de acuerdo con el embajador, consiguió eco profundo en Hugo Chávez, líder fundamental de la Revolución Bolivariana, y Fidel Castro, pilar de la Revolución Cuba, quien indicó en la defensa por el asalto al Cuartel Moncada, en 1953, que José Martí fue el autor intelectual de aquella acción.

Bolívar y Martí tienen mucho que hacer y luchar en esta Patria grande, y les corresponde a los pueblos de Cuba y Venezuela “continuar la obra, no sólo honrándolos, sino también trabajando todos los días por conquistar sus sueños”.

José Julián Martí Pérez, “El cubano universal”, como le bautizara Mariano Picón Salas, nació el 28 de enero de 1853, en la calle Paula N° 41 en La Habana. Desde temprana edad quiso conocer la tierra de El Libertador, Simón Bolívar, fuente de inspiración de sus ideas libertarias y emancipadoras, y con apenas 28 años llegó a Venezuela, donde permaneció por espacio de seis meses.

Martí dejó una profunda huella en los venezolanos, aquí ejerció la docencia y el periodismo, fundó la Revista Venezolana y produjo buena parte de su obra literaria. Muchos intelectuales y escritores de la época, marcaron a su vez la vida de Martí, quien debió abandonar de manera abrupta nuestro país, por órdenes del entonces presidente, Antonio Guzmán Blanco.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios