El ilusionismo llegó a las bibliotecas públicas con Juan Tapara

Hace 30 años Eutimio Arenas, oriundo del estado Bolívar, comenzó su tránsito por el mundo del arte con el teatro de títeres. Al transcurrir el tiempo, aprendió no solo de marionetas sino de pintura, escultura, poesía y música, expresiones artísticas que le llevaron a descubrir su verdadera pasión: el ilusionismo. 

Texto: Prensa IABNSB

Su nombre artístico es Juan Tapara y se debe a San Juan, el apóstol, que según Arenas “es el que preside a Cristo, el que lleva la palabra”. Bajo esa identificación, asume como tarea central llevarle alegría a pequeños y grandes, a quienes busca regresar por un instante a su infancia.

“Es que sí podemos soñar y volver a ser niños; y descubrí que todos tenemos un niño adentro. Luego cuando uno los ve con arrugas, muy viejitos y cuando ven la ilusión ¡Guao! ¡Qué maravilla ver a estos adultos mayores volver a su niñez!”, expresó.

Aprendió los trucos básicos del ilusionismo con libros especializados. Para perfeccionar su técnica y otros trucos, viajó a Caracas y estudio en la “Casa Mágica” con el mago Henry. Durante su estadía en la capital venezolana, descubrió la extinta Asociación de Magos en Venezuela.

Arenas, desde su experiencia, considera que el ilusionismo no se debería llamar magia y explicó que existen ilusionistas que se perfeccionan en cuerdas, en pelotas, en aves o en cartas. Pero en su caso, él quiso aprender de cada una para ofrecer un espectáculo más colorido y hacerle ver lo que es la ilusión al público en general.

En su tierra natal, es profesor de teatro, pintura, títeres e ilusionismo en la Fundación Cultural Parapara.

En estas vacaciones, Juan Tapara se ha presentado en bibliotecas públicas, como Aquiles Nazoa y Simón Rodríguez, en Caracas. Además, se presentó en el teatro de la Guardia Nacional Bolivariana y en la escuela Manuel Cabré.

Un hechizo en la Mamá Rosa

Con un espectáculo cargado de magia y diversión, Juan Tapara deleitó a los niños y niñas que asistieron este martes a la última sesión de “Aventuras en Vacaciones” en la Biblioteca Mamá Rosa, ubicada en el Instituto Autónomo de Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas.

Durante el acto los niños y niñas aprendieron del arte del ilusionismo, pues Juan Tapara realizó sus actos con monedas, pañuelos, cartas y aves para despertar la curiosidad entre los asistentes.

Estas expectativas fueron aprovechadas por Zaida Belisario y Génesis Vera, encargadas de la Biblioteca Mamá Rosa, quienes compartieron con las pequeñas y los pequeños cuentos como “La Cajas Mágicas” de Cecilia Pisos; “La hija del mago”, de Antonia Barber, y “Manual de la Magia”, de Malcolm Bird y Alan Dart.

El plan Aventuras en Vacaciones, que se desarrolló tanto en la Biblioteca Nacional como en la Red de Bibliotecas Públicas, comprendió una programación de tres semanas. En la primera, se trató el tema de los derechos y deberes de los niños; en la segunda, los valores y en la última, juegos y juguetes tradicionales.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en