Venezuela se recuperó con mayor prontitud de la interrupción del servicio eléctrico del 22 de julio

Foto: Agencias

El pasado 22 de julio a las 4:45 de la tarde, una nueva interrupción del servicio eléctrico afectó a más de 16 entidades de Venezuela, incluyendo Caracas. Sin embargo, esta vez el gobierno venezolano recuperó el servicio eléctrico con mayor prontitud que en marzo, cuando ocurrieron los dos primeros grandes apagones. Durante la madrugada del martes 23, la mayoría de las zonas de la capital venezolana ya tenían electricidad. «La mañana estuvo marcada por cortes de algunas horas en diferentes sectores», reportó Marco Teruggi para Página 12. «El día fue declarado no laborable por parte del gobierno, el servicio de metro inhabilitado debido a la inestabilidad eléctrica, y los movimientos fueron los que suceden a los apagones: compras de comida y carga de gasolina».


Texto: Alba Ciudad y Página 12 (Marco Teruggi)

El ministro para la Comunicación, Jorge Rodríguez, denunció el lunes en la noche que el evento ocurrido se debió a un ataque: “Los primeros indicios recibidos de la investigación orientan a la existencia de un ataque de carácter electromagnético que buscó afectar el sistema de generación hidroeléctrica de Guayana, principal proveedor de este servicio en el país”.

Según el ministro, se trataría así de un nuevo ataque al sistema eléctrico nacional, como ya lo había denunciado el gobierno nacional las veces anteriores, en particular en el apagón más grande que comenzó el pasado 7 de marzo y se prolongó durante varios días. Rodríguez anunció que la recuperación sería rápida debido a que habían sido instrumentados “protocolos de protección y seguridad”.

A las 2 de la tarde del martes, el ministro de la Energía Eléctrica, Freddy Brito, brindó información acerca de la recuperación al “ciento por ciento de la carga en la mayoría de los estados del país”. Tardaron menos de 24 horas para Caracas y el país. «Aunque la realidad de la capital contrasta con la de muchos estados: en la primera los apagones han sido contados desde principio de año, mientras que, en estados como Zulia, Lara o Táchira, los cortes de luz son diarios», señaló el articulista.

La oposición acusó, por su parte, al gobierno de ser responsable de lo sucedido. El mismo mensaje partió desde Estados Unidos, donde, por ejemplo, el senador republicano Marco Rubio, operador en la estrategia contra el gobierno de Nicolás Maduro, afirmó que la causa del apagón era «el régimen”.

A las 2 de la tarde del martes, el ministro de la Energía Eléctrica, Freddy Brito, brindó información acerca de la recuperación al “ciento por ciento de la carga en la mayoría de los estados del país”. Tardaron menos de 24 horas para Caracas y el país. «Aunque la realidad de la capital contrasta con la de muchos estados: en la primera los apagones han sido contados desde principio de año, mientras que, en estados como Zulia, Lara o Táchira, los cortes de luz son diarios», señaló el articulista.

En las calles existió cierta tensión por el corte generalizado, debido en particular a la hora del apagón -coincidente con los regresos a las casas y la progresiva llegada de la noche- el impacto en los transportes y las incertidumbres propias y de familiares. «Junto con eso se vio calma, resignación, conversaciones en esquinas de barrios populares. Caracas mostró cierta costumbre ante la dificultad: el gobierno activó los servicios de emergencia de transporte y se generaron filas de carros en los puntos de la ciudad donde se sabe que existe señal de telefonía cuando ocurren apagones».

En ese contexto, el diputado opositor Juan Guaidó cumplió este 23 de julio seis meses de su autoproclamación. Convocó a una sesión pública de la Asamblea Nacional en uno de los puntos habituales de concentración del antichavismo en Caracas. La concurrencia a la actividad fue pequeña, representativa de los sectores tradicionales de la derecha venezolana con su ausencia de sectores populares.

Allí, Guaidó anunció que la aprobación del ingreso de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), el acto de defensa mutua interamericana del cual Venezuela se retiró en el 2012 junto a Bolivia, Nicaragua y Ecuador. El TIAR abre entre sus posibilidades el pedido de la conformación de una coalición de fuerzas interamericanas para llevar adelante una intervención militar.

Esa aprobación ha sido un pedido constante desde varias semanas atrás por parte de los sectores de la oposición, que solo ven una salida a través de una acción de fuerza militar extranjera. Guaidó mantuvo un discurso oscilante respecto a las implicaciones del TIAR, planteándolo como posible herramienta para una acción de fuerza a la vez que como un instrumento para fines únicamente diplomáticos y económicos.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en