Gobierno de Venezuela denuncia asalto de su embajada en Costa Rica

Foto: Agencias

Este miércoles, el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza denunció que grupo violento arremetió contra la embajada de Venezuela en Costa Rica.

Texto: YVKE Mundial y RT

A través de su cuenta en Twitter (@jaarreaza), el diplomático venezolano exigió al Gobierno de Costa Rica cumplir con la Convención de Relaciones Diplomáticas y garantizar el funcionamiento y seguridad.

La mañana de este 20 de febrero un grupo de personas se dirigieron a las instalaciones diplomáticas venezolanas en nombre del autoproclamado mandatario interino Juan Guaidó, quien es investigado por la Fiscalia General por violar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

María Faría, designada de manera ilegal por Guaidó como supuesta «embajadora» de Venezuela en Costa Rica, publicó en su cuenta de Twitter que «en cumplimiento de las funciones diplomáticas» que le fueron «asignadas» y «reconocidas por el Gobierno de Costa Rica», asumió «el control de la sede administrativa de la Embajada de Venezuela en San José».

El portal de noticias La Tabla informó que la supuesta embajadora María Alejandrina Faría Faría, es la nuera de Blanca Ibañez, concubina del expresidente venezolano Jaime Lusinchi, del partido Acción Democrática, «que cogobernó con él entre 1984 y 1988».  Está casada con Carlos García Ibañez, dueño del canal de noticias CB24. Vive en San José hace 10 años, tiene la nacionalidad tica y nunca cambió su domicilio electoral.

Por otro lado, el periodista Luis Hugas informó que dos de los atacantes son hijos del exgobernador del estado Guárico entre 1998 y 2008, Eduardo Manuitt. Dicho personaje se encuentra prófugo de la justicia criolla luego de que, en 2008, fuera imputado por el Ministerio Público por haberse comprobado su implicación en actos de corrupción durante su gestión. Desde 2009 se encuentra asilado en Costa Rica.

Gobierno de Costa Rica rechazó el ataque

Según una nota del medio costarricense CRHoy, «fueron cesados de sus funciones» los representantes del Gobierno venezolano, que se mantenían en la sede diplomática, ubicada en el sector Los Yoses, en San José, capital de Costa Rica. El presidente del país centroamericano, Carlos Alvarado Quesada, reconoció al diputado venezolano como «presidente interino», el pasado 23 de enero, el mismo día de su autoproclamación.

Sin embargo, el Gobierno de Costa Rica expresó a través de un comunicado su «enérgico rechazo» a la acción. «Tal procedimiento es inaceptable pues lesiona elementales normas diplomáticas de respeto y confianza en la comunidad internacional y del derecho internacional», destacó el Ejecutivo en la misiva leída ante la prensa por la vicecanciller costarricense, Lorena Aguilar.

«Denuncio la toma de la embajada»

Antes de las declaraciones del canciller venezolano, Eduardo Medina Guevara, empleado local de la sede diplomática venezolana, denunció a través de un audio la toma de la embajada. «Confirmo el atropello realizado contra la misión diplomática de Costa Rica por parte del autoproclamado Guaidó y su gente».

Además, manifestó que las autoridades de ese país centroamericano no brindaron apoyo policial de custodia ni a la sede diplomática ni a la residencia del embajador, que queda en frente. «Vamos a procurar cuidar nosotros, como ciudadanos costarricenses, la residencia oficial para que no sea tomada. Hago responsable al Gobierno de Costa Rica», afirmó.

¿Qué ocurrirá?

El internacionalista Luis Quintana considera esta acción como un «acto hostil y de fuerza» que atenta contra la Convención de Viena, que rige las relaciones diplomáticas. «Las embajadas son inviolables, gozan de inmunidad», afirma el especialista, haciendo referencia a los tratados internacionales y las leyes venezolanas.

Quintana considera que el Estado costarricense, de una manera pasiva, permitió que ingresaran a la embajada personas ajenas a ella «con intenciones de usurpar las funciones de los diplomáticos legítimos venezolanos».

Además, explica que al Gobierno venezolano le corresponde protestar públicamente, resguardar la integridad de los funcionarios venezolanos, procurar que no se ocupe el recinto de la residencia del embajador y llamar al respeto al derecho internacional.

Según considera Quintana, esta situación inédita podría ocurrir en otros países. «Lo que posiblemente haga el Gobierno Costa Rica, según su posición, es expulsar a los funcionarios venezolanos que estaban cumpliendo sus funciones diplomáticas en representación del Gobierno bolivariano», añade.

Guaidó sigue encaminado hacia la desestabilización del país y generar un golpe de Estado contra el presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros electo por voto popular en los comicios del pasado 20 de mayo de 2018. 

Es importante destacar que el Tribunal Supremo de Justicia venezolano en días pasados señaló que todos aquellos actos que realice la Asamblea Nacional serán nulos, de acuerdo con lo establecido en el año 2016 cuando se declaró el organismo en desacato.

2
Dejar un comentario

avatar
600
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
  Subscribe  
Notificar en
Jose Rodriguez
Invitado
Jose Rodriguez

Son una sarta de delincuentes, que los que están haciendo es el ridículo. Una cosa es el edificio y otras las atribuciones y su funcionamiento. Se ganan el desprecio del pueblo Venezolano, de los pueblos del mundo al igual que el gobierno lacayo de Costa Rica

Guillermo
Invitado
Guillermo

Los enemigos de la patria de Bolivar y Chávez son unos monstruos egoistas que ponen sus intereses personales por encima del pueblo humilde y mayoritario y traicionan a la patria. Todo está claro. Los Estados Unidos van detrás del petroleo y necesitan algunos secuaces que les sirvan de apoyo. Pueblo de Venezuela y del mundo a defender con dignidad la patria de Bolívar. Si hay agresión que lo lamenten los enemigos. Es mejor morir con honor que vivir de rodillas