Intelectuales analizaron el impacto económico y político de la pandemia del Covid-19 en el mundo

Este jueves 11 de junio se llevó a cabo el tercer encuentro virtual «Voces Múltiples en REDH», espacio que organiza la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad (REDH) para reflexionar en torno a la situación actual del mundo y sus desafíos frente a la pandemia del Covid-19.

Texto: Prensa MPPC

Esta oportunidad contó con la participación de la economista e investigadora mexicana, Ana Esther Ceceña Borón; la economista y doctora en Ciencias Políticas venezolana, Pasqualina Curcio; el periodista y analista de política internacional brasileño, Carlos Alberto (Beto) Almeida, y el ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, en calidad de moderador.

Los intelectuales coincidieron en que la pandemia del coronavirus ha acelerado la proliferación de un mundo multipolar, donde convergen nuevas fuerzas de poder que constituyen una amenaza directa para el imperio norteamericano.

PROGRAMA #3: “VOCES MÚLTIPLES EN REDH - LA PANDEMIA Y DESPUÉS”
Ver este vídeo en YouTube.

Asimismo, aseguraron que, si bien el modelo capitalista no va a desaparecer, la coyuntura actual ha creado importantes fisuras o grietas dentro de este sistema, las cuales deben ser aprovechadas para la construcción de un mundo más justo, solidario y humano.

Igualmente, resaltaron el gran impacto que ha tenido la pandemia en materia económica, pues en los países con gobiernos neoliberales, se ha incrementado abismalmente el desempleo, la pobreza, la desigualdad social y la concentración de los grandes capitales.

Acumulación de capital

La economista e investigadora Ana Esther Ceceña Borón afirmó que con la expansión de la pandemia del Covid-19 los recursos de la sociedad se están yendo a la punta de las pirámides, es decir a las grandes empresas, mientras que los más vulnerables sufren las duras consecuencias de quedar sin empleo y sin ningún tipo de ingreso económico.

Calificó como difícil la situación que se puede dibujar con la pandemia, combinada con la crisis y la catástrofe ecológica y social actual en la que se encuentra la humanidad, donde se están dejando morir a los adultos mayores y los pobres, pues son considerados como “los sobrantes” del sistema.

En este sentido, indicó que es necesaria la aplicación de verdaderas políticas de distribución de recursos, pues las actuales medidas, como la apertura de sectores como la construcción que genera empleos temporales, son circunstanciales y no tienden a resolver el problema de la desigualdad.

Ceceña señaló que esta perversidad que nos muestra el coronavirus en torno al sistema capitalista nos debe hacer pensar como sociedad si queremos reponer este modelo o estamos dispuestos a modificar las condiciones de la reproducción humana junto con la reproducción ambiental de la naturaleza.

Neoliberalismo en su expresión más salvaje

La economista Pasqualina Curcio aseveró que la pandemia ha visibilizado las grandes desigualdades económicas y sociales que ha traído al mundo el neoliberalismo en su expresión más salvaje.

Aseguró que, si bien los gobiernos capitalistas hablan de una revisión de sus sistemas para supuestamente ayudar al pueblo, es imperante que se analice dicha “revisión”, pues en la mayoría de los casos se trata de una estrategia para garantizar la supervivencia de este modelo.

Destacó el éxito que ha logrado Venezuela en materia de control de la expansión de la pandemia, gracias a las medidas de prevención tomadas oportunamente por el Ejecutivo Nacional, así como los distintos planes de protección económica y social que se han brindado a la población, como la inamovilidad laboral y las medidas adoptadas a través del Sistema Patria.

En contraste, se refirió a la crisis que padece los Estados Unidos, no solo en materia sanitaria, sino también desde el punto de vista sociopolítico, pues afirmó que “aunque históricamente nos han vendido a la nación norteamericana como una súper potencia, hoy en día ha quedado en evidencia que este país no ha podido responder eficazmente al coronavirus y tiene una grave situación interna de represión y pobreza que cada día se intensifica”.

Alertó, citando cifras de organismos internacionales como el Banco Mundial, que mientras la producción mundial caerá este año 5,5% y se calculan más 300 millones de desempleados, con su respectivo impacto en la pobreza, los ricos de Estados Unidos, desde el 18 de marzo, han ganado más de $500 millones.

También sostuvo que la coyuntura actual ha permitido mostrar al mundo que EEUU en vez de solidarizarse con los demás países, más bien se ha empeñado en arremeter, amenazar y llamar a guerras.

Al respecto, comentó que ésto ha contribuido a que surjan otras formas de relaciones comerciales, diferentes a las impuestas por el Ejecutivo estadounidense, pues implican nuevas relaciones monetarias, como por ejemplo la decisión de China de hacer sus transacciones internacionales en yuan, respaldado en oro, y en monedas digitales.

Descalabro total en Brasil

El periodista y analista de política internacional Carlos Alberto Almeida se refirió a la grave situación que enfrenta el pueblo de Brasil, como consecuencia de la irresponsabilidad y mala gestión del Gobierno neoliberal, presidido por Jair Bolsonaro.

Cuestionó que el mandatario brasileño, atendiendo al apetito de la oligarquía, ha destinado enormes recursos para los bancos en medio de la pandemia, mientras que solo ofrece una miseria económica a los sectores de la población más necesitados, que ni siquiera pueden cumplir el confinamiento, ya que no tienen un techo bajo el cual dormir. No en vano, señaló que los más afectados con esta situación son los afroamericanos y pobres, quienes se ven obligados a estar en las calles para sobrevivir.

Asimismo, recordó que Bolsonaro subestimó a la pandemia, denominándola “una simple gripe”, y destinó todos sus esfuerzos en proteger la economía y no la vida de sus ciudadanos. Por lo que esto se ha traducido en más de 40 mil muertes que -a su juicio- pudieron ser evitadas en su mayoría si las personas hubiesen recibido la debida atención.

En este sentido, calificó la crisis en Brasil como un “descalabro total”, producto de la demencia presidencial, la presión para que se abra la economía de cualquier manera y el agravamiento y multiplicación de los fallecidos y contagiados por el Covid-19, que se pueden ilustrar como “el Maracaná lleno de cadáveres”.

Por otra parte, celebró que se estén creando nuevas relaciones de fuerza que funcionan como campos antimperialistas. Citó el caso de naciones como China, Rusia e Irán, cuyos gobiernos han dado una demostración de cooperación y solidaridad con otros países como Venezuela y Cuba.

También, resaltó la reanimación de las luchas sociales en las calles, pues aseveró que cada vez hay más gente consciente, defendiendo la democracia y el derecho al empleo y la igualdad.

Como reflexión final, y ante las evidencias de grietas que se están viendo en el sistema capitalista, en contraste con  una mayor concentración de capitales que ha dejado en lo inmediato la pandemia, Curcio afirmó que se requieren nuevos liderazgos que oigan a los menos favorecidos y que se vea este momento como una oportunidad.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios