Hace 122 años nació Pío Tamayo, precursor de los ideales revolucionarios

José Pío Tamayo nació en el Tocuyo el 4 de marzo de 1898, fue escritor, comerciante, poeta y luchador social. También fue víctima de la dictadura gomecista por sus ideales revolucionarios.

Texto: Prensa MPPC

Aprendió las primeras letras bajo la dirección de su tía la maestra tocuyana Juana Francisca Rodríguez. Continuó sus estudios en el liceo Bolívar y en el colegio La Concordia de El Tocuyo.

Pío Tamayo desde muy joven muestra interés por las letras, a los 11 años se escapaba de la escuela para ir a la biblioteca de Bartolomé de Lozada a leer y descubrir nuevos horizontes.

En 1912, con solo 14 años, su padre José Antonio Tamayo se traslada a Barquisimeto para inscribirlo en el colegio La Salle, allí funda una imprenta con el nombre GIL-BLAS, realizando labores de tipografía junto a los hermanos Juan y Joaquín Falcón. En ese tiempo escribió artículos que publica en varios periódicos.

Al morir su padre regresa al Tocuyo para hacerse cargo de la hacienda familiar, allí abre un cinematógrafo, una línea de automóviles y el Botiquín Júpiter. Intentó fundar un Central Azucarero, que le ocasionó grandes pérdidas materiales a la familia.

Bardo de inspirado lirismo junto a Roberto Montesinos funda la revista lírica Renacimiento, luego con el mismo Montesinos y sus amigos Rafael Alias Rodríguez, los hermanos Hedilio y Alcides Lozada y Jesús García crea el centro cultural El tonel de Diógenes.

Pío escribe la novela “El dolor de los Granjas”, cuyo contenido contra el orden establecido y lo hace sospechoso ante el general Juan Vicente Gómez, todas estas actividades despertaron la suspicacia del gomecismo y el mensaje del presidente del estado Lara, general Velasco fue claro “Pío debe salir de Venezuela o será detenido porque tiene ideas subversivas y comunistas”.

Allí comienza su exilio-peregrinaje, salió del Tocuyo el 11 de julio de 1922, pasó por Puerto Rico, donde funda la revista Bohemia. En julio de 1923 se traslada a Nueva York, donde trabaja en una imprenta; allí entra en contacto con grupos de oposición al gobierno del general Juan Vicente Gómez, colaborando con el periódico Venezuela Libre, dirigido por Francisco Laguado Jaime.

Al mismo tiempo escribe en la Revista Universitaria, donde se familiariza con los postulados del marxismo, y en septiembre de ese mismo año emigra hacia La Habana.

En la capital cubana participa en la fundación del Partido Comunista cubano, así como en la formación de un grupo de venezolanos contra Gómez. En mayo de 1924, viaja a Barranquilla, donde fundan la organización revolucionaria marxista Unión Obrera Venezolana.

En septiembre de 1925 acude a Panamá como delegado al Congreso de Estudiantes Bolivarianos y participa como organizador y dirigente de una huelga de inquilinos. Es detenido y enviado a Colón en calidad de prisionero luego es expulsado junto a otros dirigentes extranjeros de la huelga.

Viaja a Guatemala y es expulsado inmediatamente por el gobierno del presidente José María Orellana. De ahí viaja al Salvador, tras muchas dificultades en diciembre de 1925 llega a San José de Costa Rica, allí colabora con la revista Siluetas de la cual llega a ser el director y en los periódicos Avispas y Nueva Prensa, donde permaneció hasta llegar a Venezuela en 1926.

Regresó a Venezuela aprovechando una amnistía concedida por Gómez. Aparece en Caracas en diciembre de 1927 y se incorpora a la revista Elite, colaborando con el diario Mundial donde continúa con sus actividades políticas y literarias.

Su experiencia como itinerante le sirvió a Pío para afianzar su formación revolucionaria, y establecer contacto con las luchas populares a los largo del continente

En el año 1927 realiza actividades clandestinas. Y en febrero de 1928 participa en la coronación de Beatriz I, Reina de los Estudiantes, en el Teatro Municipal de Caracas, acto en el cual lee su “Homenaje y demanda del Indio”, documento que hemos considerado el Primer Manifiesto Antigomecista, que culminaba con una invocación a reconquistar la libertad perdida.

Es detenido el 13 de marzo y enviado, junto con otros dirigentes estudiantiles, al castillo de Puerto Cabello; por encima de la represión reinante funda la “Carpa Roja”, instancia donde dicta a sus compañeros de cautiverio clases de formación política y los inicia en la filosofía marxista del materialismo histórico. Entre sus alumnos estaban: Jóvito Villalba, Miguel Otero Silva, Fernando Key Sánchez, Miguel Acosta Saignes, Rodolfo Quintero, Kotepa Delgado, Iván Darío Maldonado, Angel “La Bruja” Márquez, Juan Bautista Fuenmayor, Rómulo Betancourt, etc.

Su prisión dura seis años hasta su desaparición física. Durante sus años detenido se le agudiza una sinusitis crónica y contrae una grave enfermedad pulmonar. Es entregado a sus familiares el 15 de diciembre de 1934, cuando se tiene seguridad de su imposible curación. Sin embargo, sobrevive diez meses. Muere en el barrio Namur, Barquisimeto el 5 de octubre de 1935.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios