Paulo IV en Petare se alza como ejemplo de organización cultural comunitaria en medio de la cuarentena

Demostrando sus potencialidades organizativas y asumiendo la cultura como el estandarte que puede motorizar los cambios en el pueblo, la comunidad del sector Paulo VI de la parroquia Petare, en el municipio Sucre, lleva adelante un programa cultural que espera ser una alternativa en medio de la pandemia para las familias de este sector. Como parte de las actividades que se desarrollan en el marco del Plan de Flexibilización de la Cuarentena, la Fundación Misión participó en una jornada cultural que llevó entretenimiento y recreación a niños, niñas, adolescentes y adultos mayores de este populoso sector del estado Miranda.


Texto: Prensa Misión Cultura

Niños, niñas y adolescentes disfrutaron al máximo del espectáculo presentado por la agrupación Tarantín, dirigida por el maestro Daniel Rivero y la maestra Esther Blanco, ambos cultores de la comunidad, quienes llenaron de risas y entretenimiento la jornada cultural.

El arte se hizo presente gracias al desarrollo de un Taller de Artes Plásticas, dirigido por el profesor Hernán Suárez, quien enseñó a los niños, niñas y adolescentes el significado del arcoíris, motivo con el cual estimuló en los pequeños de la casa el desarrollo de procesos narrativos con los que hicieron gala de su creatividad, para luego dejarlos expresarse libremente a través de la plástica.

Dicha jornada en sí misma, se convirtió en una exaltación del accionar que diariamente se motoriza dentro de la comunidad, ya que cultores y cultoras que hacen vida en la zona llevan a cabo una labor incansable que pretende convertir al sector en ejemplo de organización cultural comunitaria.

Mercedes Salazar, Coordinadora General de Operaciones de la Fundación Misión Cultura, considera que lo observado en Paulo VI se identifica como un ejemplo de organización en tiempos de COVID-19, destacó la extraordinaria labor que llevan a cabo las y los cultores de la zona, en especial el papel que juega el maestro Juan Pérez, Director de Tradiciones de Venezuela, quien se ha abocado a mantener vivo el desarrollo cultural de esta nutrida comunidad.

Así es como los animadores y animadoras socio culturales de la zona se han activado con jornadas que despliegan talleres permanentes de danza, música, teatro, literatura, artes plásticas, entre otras disciplinas, que se ejecutan durante la semana gracias al trabajo coordinado, que ha permitido captar apoyo desde múltiples actores, tal es el caso de la Unidad Educativa Raúl Leoni, que facilita sus espacios para el desarrollo de las jornadas, y en donde además se desarrollará un mural como parte del programa “1000 murales para Aquiles”, enmarcado en el centenario del natalicio del insigne escritor venezolano.

Salazar asegura que muchos son los proyectos que se han propuesto hasta el momento, con los cuales la comunidad se va encaminando en pro de la conformación de diversas unidades artísticas, principalmente la posibilidad de activar una colmenita bolivariana que apoye a un grupo considerable de niños niñas y adolescentes de la zona, aunado al desarrollo del trabajo de colectivos, agrupaciones e individualidades, que nacen en la misma comunidad y permiten el desarrollo de sus talentos. Muestra de ello es el trabajo que se despliega con una formación de manejo de zancos, una práctica que en el sector cultura se busca potenciar, pues no son muchos sus representantes activos en la actualidad.

La oportunidad fue propicia para ratificar entre el equipo cultural que se ha conformado en el sector, que la Misión Cultura está firme en su labor de apoyo y asesoría para la consolidación del trabajo en el seno de las comunidades.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios