Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia en un parlamento casi vacío

La senadora opositora Jeanine Áñez se autoproclamó este martes presidenta de Bolivia, pese a no cumplir con los requisitos constitucionales, pues el Parlamento no logró quórum al no poder asistir los diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS), que son mayoría, por falta de garantías para su seguridad. La senadora se autoproclamó presidenta solo con una mínima presencia de diputados, todos de oposición, y violando los artículos 161, 169 y 410 de la Constitución.

Texto: RT y Telesur

«Asumo de inmediato la presidencia del Estado y me comprometo a asumir todas las medidas necesarias para pacificar el país», dijo Áñez, quien es segunda vicepresidente de la Cámara de Senadores de Bolivia y del partido de derecha Movimiento Demócrata Social.

La bancada del MAS no asistió al Parlamento, luego de haber solicitado «garantías» para que los congresistas pudieran llegar a La Paz, ante las barricadas y la presencia militar que rodeaban al recinto. Sin embargo, en una sesión relámpago en el Senado, que estuvo en dudas desde temprano, Áñez se autoproclamó como mandataria interina: «Asumo de inmediato la presidencia de Bolivia prevista en el orden constitucional», declaró.

La ahora exlegisladora afirmó además que las nuevas elecciones en Bolivia tendrán lugar después del nombramiento del nuevo Tribunal Electoral.

«Me comprometo a asumir todas las medidas necesarias para pacificar el país», aseguró Áñez.

Sobre la ausencia de los legisladores del partido del depuesto presidente, Áñez afirmó que «el pueblo» había sido «testigo» de que se habían hecho «todos los esfuerzos necesarios para canalizar la presencia de los asambleístas de las tres fuerzas políticas».

No obstante, agregó que los parlamentarios del MAS ya habían expresado públicamente su decisión de no participar, y responsabilizó al presidente derrocado Evo Morales, y al exvicepresidente Álvaro García Linera, por haber presentado su renuncia, y «abandonado al país acogiéndose al asilo en México», lo que consideró «un abandono de sus funciones».

En una alocución pública previa, Áñez explicó que su ascenso a la primera magistratura se da por línea de sucesión de cargos; sin embargo, aclaró que antes debería asumir la presidencia del Senado, hecho que ocurrió previo a su autoproclamación como mandataria nacional.

«El golpe de Estado más artero y nefasto de la historia»

Desde el exilio en México, Evo Morales rechazó la maniobra de la oposición, a la que calificó como «el golpe de Estado más artero y nefasto de la historia».

«Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por las Fuerzas Armadas y la Policía, que reprimen al pueblo», escribió Morales en su cuenta de Twitter.

Por otra parte, el líder indígena denunció «ante la comunidad internacional» que el acto de autoproclamación de una senadora como presidenta viola la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia (CPE), y las normas internas de la Asamblea Legislativa.

Para Morales, dicha violación «se consuma sobre la sangre de hermanos asesinados por fuerzas policiales y militares usadas para el golpe».

Tras la renuncia de Morales, también renunció el vicepresidente Álvaro García Linera, quien debía tomar las riendas del país, de acuerdo al artículo 169 de la Constitución boliviana; en la línea seguía la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, quien se sumó a las dimisiones.

Morales debió dejar el poder el domingo, presionado por las fuerzas militares y la Policía, que se amotinó en varias ciudades del país. El mandatario dimitió además asediado por grupos opositores, que protagonizaron violentas protestas y se enfrentaron a los seguidores del presidente depuesto, quienes salieron a defender al Gobierno.

La Policía, en conjunto con las Fuerzas Armadas, han sido una pieza clave en el proceso del golpe de Estado, reprimiendo y apresando a los manifestantes que se oponen a la ruptura del orden institucional. Este martes, la Defensoría del Pueblo registró al menos 4 personas muertas durante las protestas y la Fiscalía incrementó a 7 el número de fallecidos.

Bolivia atraviesa una crisis política tras la renuncia forzada del presidente Evo Morales, su vicepresidente Álvaro García Linera, y presidentes de las cámaras de Diputados y Senadores, por la oleada de violencia opositora que arremetió contra la población indígena y campesina.

1
Dejar un comentario

avatar
600
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
  Subscribe  
Notificar en
trackback

[…] Source URL: Alba Ciudad […]