Gobierno venezolano rindió honores a Fruto Vivas en capilla ardiente en la Casa Amarilla

Foto: Jesús Vargas, AVN

En capilla ardiente en la Casa Amarilla “Antonio José de Sucre» de Caracas fue despedido el insigne arquitecto tachirense José Fructuoso Vivas Vivas, o sencillamente Fruto Vivas. Para quienes lo conocieron, Fruto Vívas fue políticamente integral: jamás titubeó sobre su compromiso como hombre de izquierda. Otros complementaron esta visión refiriéndose también a su trabajo como arquitecto. Era integral, ya que siempre fusionó el urbanismo y naturaleza. Teniendo como eje central de lo natural al hombre y a la mujer, es decir, la familia; además de ser pedagogo y escritor.

Texto: CiudadCCS (José Cuevas) / Fotos: Jesús Vargas, AVN

Fruto Vivas falleció este martes 23 de agosto, a la edad de 94 de edad, quien nació el 21 de enero de 1928, y deja un gran legado como arquitecto y hombre de la política revolucionaria, tal como lo expresaron a través de las redes sociales varias personalidades del mundo político, artístico, de la radio y la televisión, así como colegas urbanistas que se hicieron presentes.

En el Salón Simón Bolívar de la casa guzmancista estuvo la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez Gómez, quien presentó sus condolencias a los familiares de este hijo ilustre del municipio Jáuregui (La Grita, estado Táchira).

“El pueblo venezolano tuvo el honor de conocerlo y en el mundo también el honor de conocer este extraordinario embajador de Venezuela», expresó la alta funcionaria. «Fruto acompañó las revoluciones populares del continente antes de la llegada del comandante Hugo Chávez. Allí estuvo por la causa sandinista, también estuvo con la Revolución Cubana, y no vaciló ni un minuto para apoyar al comandante Chávez cuando apareció como rayo de luz en nuestro país para reivindicar a los más humildes, a los más vulnerables y excluidos, y para traer las banderas que enarbolaron nuestro Padre Libertador y nuestros próceres”.

“Fruto acompañó a cada minuto al comandante Chávez y luego al Presidente Maduro, incluso cuando tenía su edad avanzada”, recordó la vicepresidenta Rodríguez, al rememorar las convicciones del profesional de la arquitectura en sus últimos años.

Foto: Jesús Vargas, AVN

Retirada la guardia de honor, tomaron su lugar varios representantes del Ejecutivo Nacional, además de la vicepresidenta. Se ubicaron a los extremos del ataúd: Diva Guzmán, ministra para la Mujer e Igualdad de Género; Greicys Barrios, ministra del Poder Popular de la Agricultura Urbana; William Serentes Pinto (almirante), ministro de Desarrollo Minero Ecológico; Ernesto Villejas Poljak, ministro del Poder Popular para la Cultura; el general de división, Ildemaro Villarroel, ministro del Poder Popular para Hábitat y Vivienda; Carlos Farías, ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, y Clara Vidal, ministra del Poder Popular para Pueblos Indígenas.

Recordó que Fruto Vivas acompañó a a las revoluciones del continente.

También la música, como expresión popular del pueblo venezolano, se hizo presente, en la voz y manos de Iván Pérez Rossi, integrante del grupo Serenata Guayanesa.

Foto: Jesús Vargas, AVN

Tocando el cuatro, entonó para la despedida de su amigo la canción El Papagayo, una metáfora para expresar el vuelto alto de volantín con la figura inmensa que se eleva a los cielos de Fruto Vivas.

Un legado que da fruto

Fruto Vivas fue, en cada uno de sus casi cien años de vida, un hombre íntegro e integral: Íntegro en su formación política, siempre fue un revolucionario. Acompañó los movimientos, especialmente a los comunistas, en pensamiento y acción. Recuérdese que fue constructor de una armería denominada entre sus camaradas “Garabato”.

Acompañó también como a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) al Partido de la Revolución Venezolana (PRV). Y fue muy cercano siempre a las ideas políticas del Comandante Hugo Chávez, como al actual presidente Nicolás Maduro.

De su trabajo como arquitecto destacan: En 1955, su trabajo junto a su colega brasileño Oscar Niemeyer para el Museo de Arte Moderno de Caracas. Y junto al español Eduardo Torroja diseñó el Club Táchira.

En el año 2000 construyó el Pabellón de Venezuela para la Exposición Universal de Hannover (Alemania), el cual diseñó una gigantesca flor, con estructura de acero y vidrio como una muestra de la tecnología biodiversidad del país.

Otro trabajo emblemático de su genio los representa La Flor de los Cuatro Elementos, esta última ubicada al interior del Cuartel de la Montaña (Caracas), como un homenaje el reposo de su amigo y emblema de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.

Suscribirse
Notificar en
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios