Conoce a Berta Cova, gran defensora de los bailes típicos, la gastronomía y la medicina ancestral del estado Sucre

Defensora de la cultura tradicional del pueblo de Campoma, en el estado Sucre, donde nació hace 72 años, pero no sólo de su música y sus bailes típicos, sino también de su gastronomía y su medicina ancestral. Ella es Alberta Cova Lara, patrimonio cultural viviente del mencionado estado y maestra honoraria de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte).

Entrevista y fotos por Lisdhe Ramos
Texto: Luigino Bracci Roa

Berta Cova nació en Campoma el 20 de octubre de 1950. «Desde niña fui muy atraída por lo viejo, lo ancestral», comentó entrevistada por Lisdhe Ramos para Alba Ciudad. «Ando en la lucha constante para resaltar la belleza de la mujer afrodescendiente, las comidas tradicionales y las bebidas en los barrios, para que eso no se pierda a través del tiempo y las nuevas generaciones sepan lo que es el legado tradicional».

Escuche la entrevista:

Parte 1:

Parte 2:

Parte 3:

Berta Cova se mantiene dando talleres dentro y fuera del país sobre comida y bebidas tradicional, remedios, cremas y similares. Tuvo ocho hijos: cinco varones y tres hembras. Su grupo de danza en Campoma realiza el baile del Mare Mare, un baile de los indígenas, al cual «hay que pedirme permiso a los ancestros indígenas» antes de ejecutarlo. «He estado muy preocupada en poner a la juventud a trabajar, para que no se pierdan en el vicio de la drogadicción», explicó.

Relató el origen del baile del Chiriguare, que se enseña en las escuelas y dice así:

Cerca de la laguna sale un chiriguare

con cola de burro y boca de bagre

Dicen los vecinos del pueblo’e Campoma

que tiene pesuñas, que tiene corona

¡Chigiruare, chiriguare! ¡Zamurito te va a comer!

Te va a comer, te va a comer, ¡y te comió!

Recetas ancestrales

Su defensa de lo tradicional no se limita a los bailes y canciones típicas; incluye también la cocina ancestral. Nos contó sobre platos típicos como el «machucao», que viene de Congo, traído por los africanos que fueron llevados a la fuerza como esclavos a Venezuela, y se preservó de generación en generación. Se hace con auyama, batata (en Sucre lo llaman chaco), coco y frijoles, que se cocen, se mezclan, se hace un puré y con el agua del coco se les da la consistencia debida, usando siempre implementos de madera. Se usa sirviéndola con pescado.

«Yo participé en el primer festival gastronómico de los sabores del mundo», recordó. «Preparé comidas muy tranquila cuando participé en ese festival», en el año 2007.

También habló de un dulce tradicional llamado «mala rabia»; que se hace principalmente en Semana Santa, usando batata (chaco), papelón y jengibre rayado. Se unta al pan, casabe o galletas.

Medicina tradicional

Cova también invita a las personas a su casa para conocer sus tratamientos tradicionales. «Si usted ha ido a los médicos y no ha podido curarse, pueden ir a mi casa. Después de tratar con la ciencia médica aquí estoy yo, con mis saberes tradicionales. Quizás puedo hacer un milagro por medio del maestro ancestral, el espíritu santo». Señala que no se ve como curandera, sino como una ayudante al público, que muchas veces ayuda a personas que no tienen como pagarle, regalándole o fiándole un depurativo.

«Cuando a un estudiante les dicen: ‘búscate un cultor que les dé esta materia de cultura’, me buscan a mí. Dicen los estudiantes en Cariaco y Rivero que yo soy una de las pocas que quedan vivas ya». Dice que siempre está dando clases y que se considera una maestra.

Aceptarse tal cual como es

«Soy negra, tengo mi pelo rebelde, tengo mi nariz ancha, tengo que aceptarme tal cual como soy», dice berta Cova muy orgullosa. «¿Tú te imaginas que yo sea negra y tenga un pelo liso a juro? Porque hay negros que son mestizos, que tienen el pelo liso. Ya eso viene con la generación. Uno tiene que aceptarse. Yo dicto talleres adonde me manden, para que la gente se acepte tal cual como son. Que se hagan pequeños arreglos normales, pero que se alisen el pelo yo no estoy de acuerdo, ni con esos trasplantes de tetas ni de glúteos… no estoy de acuerdo con eso», enfatizó.

Hablando de sí misma, nos dice: «Berta Cova Lara defiende la cultura nuestra, su legado, sus ancestros, sus comidas, sus bailes, sus bebidas, sus peinados. Eso es lo típico, lo nuestro. Tenemos que seguir muy orgullosos, tal cual como uno es, para seguir ese legado y que no se pierda a través del tiempo. Así uno siga aprendiendo de otras culturas, pero uno tiene que mantener las nuestras».

Su padre era cultor

«Mi papá era un poeta. Él, a estas alturas (si estuviera vivo) sería un cultor», cuenta Berta Cova. «Él cantaba jotas y malagueñas, dominaba el cuatro y sus problemas de vida los reflejaba en el canto. En el año 1940, diez años antes de yo nacer, sufrió una desgracia en su vida: le quemaron sus haciendas, su trabajo y lo dejaron con lo que tenía puesto. En ese momento la gente no lo valoraban, no ayudaban a salir de esa situación. Él sacó estas canticas para consolarse, y yo me las aprendí».

En la entrevista, Cova nos las cantó:

Todo aquel que me está viendo

todo sucio y arrastrado

dirá que no he trabajado

que no he tenido tropel

Aquí doy a comprender

que he tenido impedimentos

por culpa de este mal tiempo

que me tiene trastornao’

Yo siempre soy buen amigo

Muy bondadoso y atento

En silencio he llorado

pensando en tanta tristeza

Se me ha puesto la cabeza

de un tamaño agigantado

Jehová me ha llamado

Y me dice que despierte

A la vez también me advierte

Que debo de «trabajal»

Que él merece «ayudar»

porque tengo mala suerte

Mis parientes y mis hermanos

Me ven con indiferencia

Porque estoy en la indigencia

Y no tengo que echar mano

Con esfuerzo sobrehumano

Tendré que hacer en verdad

A ver si puedo alcanzar

De mi Dios algún alivio

Porque pasando martirio

Yo no espero vivir más

En silencio yo he llorado

Pensando tanta simpleza

y se me ha puesto la cabeza

de un tamaño agigantado

 

Suscribirse
Notificar en
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios