Celebran natalicio del Gran Mariscal de Ayacucho con muestra bibliográfica y conversatorio

Con motivo de cumplirse 225 años del natalicio del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, quien nació en Cumaná el 3 de febrero de 1795, la colección Antigua del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas (IABNSB), inauguró una muestra bibliográfica y ofreció un conversatorio sobre la vida de este gran prócer de nuestra Independencia.

Texto: Prensa IABNSB

La actividad denominada “El Abel de América”, se llevó a cabo este jueves 6 de febrero, en la sala de Libros Raros y Manuscritos, a cargo del investigador Javier Scala, quien siguiendo un esquema cronológico, expuso la vida del general Sucre, al que caracterizó como un hombre callado, metódico, observador y sin ambiciones de cargos políticos; cualidades que El Libertador, Simón Bolívar, apreciaría en él, y que lo llevaron a depositar toda su confianza en Sucre.

1795-1810 son los primeros años de vida de Antonio José de Sucre y Alcalá, que si bien nació en una familia acaudalada, perdió a sus padres a la edad de siete años, quedando al cuidado de su padrino, el presbítero Antonio Patricio de Alcalá, quien le proporcionó una buena educación en Caracas; el joven Antonio José se convierte en un gran lector, especialmente de temas militares, por lo que junto a Manuel Piar, se les considera de los mejores estrategas militares de la historia independentista, afirmó el ponente.

En 1810 inicia su carrera militar y le nombran subteniente de milicias, rápidamente es ascendido a alférez del Ejército Patriota y en 1812 a teniente, participando en la campaña de Francisco de Miranda contra los realistas. Para 1813 es nombrado teniente-coronel por los logros alcanzados en la Campaña de Oriente, al mando de Santiago Mariño, quien en 1814 lo convierte en su edecán. Ese es un año muy duro para Sucre, ya que varios de sus parientes más cercanos mueren en la Guerra de Independencia.

En 1817, Simón Bolívar lo designa gobernador de la antigua Guayana y comandante general del bajo Orinoco; ese mismo año se le nombra jefe del estado Mayor de la provincia de Cumaná; y en 1818 se marcha a Angostura, donde Bolívar había instalado su cuartel general y se pone a las órdenes del Libertador, convirtiéndose en su lugarteniente y haciéndose merecedor de toda su confianza y respeto.

En 1820, Simón Bolívar lo nombra como delegado de la Gran Colombia en el “Tratado de Trujillo”, para el cual Sucre redacta un armisticio y regularización de la guerra, con el objeto de darle un trato más digno y humano a los vencidos y caídos en la guerra, siendo esta su primera actuación diplomática y el final de la “guerra a muerte”, que Bolívar calificaría como “el más bello monumento de la piedad”.

En ese orden, el expositor continuó con lo que denominó “Camino al Sur”, a partir de 1821, que incluye la participación de Sucre en la batalla de Pichincha, la Independencia de Guayaquil, las batallas de Junín y de Ayacucho. En 1824 Bolívar le otorga poderes plenipotenciarios en el Sur, sus triunfos son reconocidos por el parlamento de Perú, que le concede el grado de Gran Mariscal de Ayacucho y General en Jefe de los Ejércitos; y en 1826 asume la presidencia de Bolivia.

La última misión de Sucre fue el Congreso Admirable de 1830, en el cual se realiza una reforma constitucional, donde sus enemigos logran imponer la norma de que el presidente  y vicepresidente debían tener más de 40 años, con el fin de cortar el paso de Sucre, quien  para entonces contaba con 35 años y era el sucesor que continuaría la visión de Bolívar; por lo que decide regresar a Quito para disfrutar de su vida familiar, pero el 4 de junio de 1830 es asesinado a traición en la montaña de Berruecos.

Diversos historiadores e investigadores han escrito sobre la vida de Sucre. Toda esta bibliografía quedó recogida en un catálogo denominado “Sucre, Época & Épica, 1795-1995”, elaborado por el bibliotecólogo Santos Himiob, funcionario de la Biblioteca Nacional y publicado por la Presidencia de la República, con motivo del bicentenario de su nacimiento; el cual se encuentra expuesto en la muestra que ofrece la Sala de Libros Raros y Manuscritos, ubicada en el nivel AP-2 del cuerpo de los Servicios de Atención al Público de la Biblioteca Nacional, en el Foro Libertador.

Otros libros que pueden apreciarse son: “El Centenario de Ayacucho en Venezuela”; “Testamento del Gran Mariscal de Ayacucho”; “Vida del Gran Mariscal de Ayacucho”, por Laureano Villanueva; “Biografía de Antonio José de Sucre”, de Alfonso Rumazo González; “El crimen de Berruecos” y “Berruecos. Asunto Previo”, ambos de Juan Pérez y Soto, entre otros.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios