El trabajo de Claudio Perna fue homenajeado en el Museo de Bellas Artes con la muestra «Escrito con luz. Foto pura»

Como “inédita” fue catalogada la exposición en homenaje al fotógrafo, historiador, artista de origen italiano, Claudio Perna. La muestra expositiva se realizó en la sala 1 del edificio neoclásico del Museo de Bellas Artes (MBA), y lleva por nombre «Escrito con luz. Foto pura de Claudio Perna».

Texto:  Prensa FMN

Familiares, amigos, artistas plásticos, cultores, público en general, se dieron cita en el MBA para ser parte activa y adentrarse en el universo fotográfico perniano, basado en el concepto creativo del artista.

La fotografía pura es también conocida como fotografía directa y base de movimientos como el documentalismo, la fotografía de calle, el fotorreportaje y la fotografía abstracta, es decir, que la foto no esté intervenida de ninguna forma. Perna en cierta ocasión mencionó “la foto pura es luz”

Flérida Alcalá, presidenta de la Fundación Claudio Perna y esposa del homenajeado, indicó que en los 21 años que lleva trabajando la fundación “hemos ordenado, divulgado, archivado toda la documentación que Claudio hizo durante toda su vida (…) en esta muestra se puede evidenciar la foto pura, es decir, la foto que no está intervenida, ni recortada”.

Haciendo énfasis en los trabajos que realizó Perna en vida, Alcalá destacó que desde su perspectiva la exposición marca un antes y un después en la fotografía, puesto que él –Claudio Perna- fue un creador al cual se le conoce por ser un artista conceptual, pero también hay que destacar su trabajo como “maestro de la fotografía (…) esta exposición abre un camino para hacer un estudio más global del trabajo de Claudio”.

En el ámbito curatorial, la encargada de trabajar en conjunto con el equipo de la Fundación Claudio Perna fue Rigel García, quien funge como investigador especialista en el MBA.

García felicitó al equipo que de alguna u otra forma hizo parte de la exhibición. Desde la perspectiva de la investigadora, la muestra expositiva servirá para el descubrimiento y el conocimiento del trabajo de Perna “su trabajo suele ser muy complejo, incluso, hasta las obras que ya se conocen de él, todavía faltan cosas por descubrir”.

Una persona que también jugó un papel fundamental dentro de la exposición fue el fotógrafo y laboratorista Rodrigo Benavides, a quien se le encomendó la tarea del copiado de las fotos que se encuentran expuestas en sala. “Mi trabajo fue netamente analógico”, una vez que le entregaron los negativos originales tomados por Perna, les realizó un trabajo de limpieza a cada uno de ellos, posteriormente, copió una a una las fotografías en ampliadoras. “Eso es un proceso lento en el cual se debe utilizar un papel de fibra fotosensible (…) a cada fotograma se le tuvo que hacer un análisis exhaustivo para poder lograr la homologación del contraste”, explicó.

Para Benavides, su participación en trabajo «Escrito con luz. Foto pura de Claudio Perna» fue un paso para que todos tengan la oportunidad de conocer la labor del homenajeado y mantener en vigencia el uso de la fotografía analógica.

“A Claudio Perna no lo puedes analizar sólo por su trabajo como fotógrafo, o de profesor, o de historiador, eso sería un error. A Claudio hay que verlo como un ser integral, porque analizarlo por pedacitos, sería quitarle la esencia del gran ser humano que fue”, afirmó Sandra Bracho, periodista, foto-reportera y jurado del Premio Nacional de Fotografía que le fue entregado a Perna, en el año 1994.

«En esta exposición se muestran 27 fotos de Claudio, lo que equivale solo a 1% del trabajo total de él -2.700 fotos en total- (…) es un gran aporte a la cultura venezolana”, concluyó Flérida Alcalá.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios