La tala de los sauces llorones remueve sensibilidad caraqueña

Aunque en condiciones y con fines distintos que jamás pudieran igualarse a la quema de chaguaramas en la autopista del este en épocas de las guarimbas, los sauces llorones, conocidos científicamente como Salix babylonica y que permanecían desde finales de la década de los años 70 en la plaza Las Tres Gracias, en la parroquia San Pedro de Caracas, adonde habían sido trasladados desde el Jardín Botánico de Caracas, fueron talados la semana pasada, sin que esta acción fuera acompañada de una información a la colectividad caraqueña.

Texto: CiudadCCS (José Javier Sánchez) / Fotos: Yrleana Gómez

Los sauces llorones de Las Tres Gracias, como se les conoce a estos pequeños monumentos naturales de la ciudad, forman parte de muchos de los emblemas de la ciudad de Caracas y unos de los múltiples símbolos naturales identitarios de la Ciudad Universitaria de la UCV, patrimonio cultural de la humanidad.

Esta acción, movió la sensibilidad de la ciudadanía que condenó la acción a través de las redes sociales. Muchos ciudadanos se sensibilizaron y manifestaron por las redes sociales condenando este acto y algunos sectores pretendieron politizar esta acción señalándola como ecocidio, sin haber detalles precisos.
La imagen de la ciudad universitaria quedó trastocada con la tala.

Este hecho realizado con presunta torpeza generó que cientos de usuarios de las redes sociales rechazaran lo sucedido.

Tanto las autoridades de la Universidad Central de Venezuela como la compañía u organización que realizó el mantenimiento y que financió esa acción debieron establecer un diálogo que les llevara a valorar las consecuencias naturales y patrimoniales de dichos actos desmedidos.

En este sentido, el Instituto del Patrimonio Cultural de Venezuela, encargado de identificar, preservar, defender y salvaguardar la herencia cultural de la nación, informó a través de su cuenta oficial de Twitter, que se abrió un procedimiento administrativo para determinar las responsabilidades por la tala de dichos árboles de la plaza Las Tres Gracias, ubicada en la parroquia San Pedro de la ciudad capital.

Es necesario fijar responsabilidades administrativas y ecológicas ante esta acción, ya que intervenir un espacio como éste demanda una información a la comunidad, porque ella resguarda necesariamente esta área.

Días después de lo ocurrido, la Unidad Territorial Ecosocialista del Distrito Capital, adscrita al Ministerio de Ecosocialismo, informó que ya se encuentran trabajando en la recuperación de dos de los tres sauces llorones talados.

A su vez, las autoridades del Ministerio de Ecosocialismo, según lo informó Rafael Pérez Siso, director de la Unidad Territorial Ecosocialista a través de su cuenta en la red social Twitter, iniciaron una investigación respecto a la tala de los sauces llorones que adornaban esta hermosa plaza de la urbanización Los Chaguaramos.

Funcionarios de esta institución aseguran que estos árboles se pueden recuperar porque aún quedan brotes vigorosos que pueden desarrollar un nuevo árbol. Acción que resulta prioritaria para la recuperación de este sitio patrimonial.

 

Esta medida ha sensibilizado a gran parte de la población caraqueña, que se abocó a reflexionar sobre la preservación de los espacios naturales de la ciudad. Así como movilizó a las organizaciones ambientalistas de esta parroquia.

Ecologistas, comunidad universitaria, autoridades oficiales y pueblo en general apuestan por encontrar respuestas que reparen esta acción y que eviten daños a futuro.

En estos tiempos de pandemia de confinamiento, de resguardo es vital preservar la vida, pero también preservar el ambiente.

Por ello es necesario que la conciencia ciudadana del caraqueño apueste a resguardar, defender desde la nueva espiritualidad sus espacios físicos y espirituales como lo decía Aquiles Nazoa.

Suscribirse
Notificar en
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios