El Laboratorio Infrarrojo quiere contribuir con el desarrollo de la industria musical de Venezuela

En el piso 15 de la Torre Norte del Centro Simón Bolívar comenzó a funcionar en enero de este año el Laboratorio Infrarrojo, “un espacio multipropósito para apuntalar la industria discográfica en Venezuela”, dotado con algunas de las herramientas que requieren artistas y agrupaciones musicales para el desarrollo de sus proyectos.

Texto: Correo del Orinoco 

David Meire, del Frente Nacional de Bandas Rebeldes y director de Gestión Estratégica del Instituto de Artes Escénicas y Musicales (IAEM), contó que se trata de un proyecto conjunto, mediante la figura de convenio de cooperación, entre los organismos que representa, como “una estrategia para darle continuidad a la filosofía” de la Feria Internacional de la Música (Finven).

Durante la Finven, agregó, las agrupaciones participantes reconocieron el impulso que brinda esta muestra, pero lamentaron que solo se realizaba por unos días y el resto del año no tenían el mismo apoyo ni acompañamiento para el desarrollo de los proyectos musicales.

Así, luego de conversaciones con las autoridades del IAEM, se llegó a la idea de potenciar la “industria musical” y contar con una “fábrica de ideas”. De esta manera nació la propuesta del Laboratorio Infrarrojo, un “nuevo espacio de encuentro, de desarrollo de nodos de trabajo, de nodos creativos, en los que colectivos, iniciativas, grupo de trabajo, artistas, productores y creativos se encuentran y deciden enfrentar los proyectos musicales uno por uno”, explicó Meire en conversación con el Correo del Orinoco.

Líneas de producción o estaciones

De acuerdo con David Meire, en el Laboratorio Infrarrojo trabajan con un “circuito ideal” por el cual debe transitar un artista o agrupación musical y que abarca un total de ocho estaciones, que pueden ser simultáneas o no.

La primera estación es para la investigación, la formación, el ensayo y las sesiones de grabaciones en vivo, así como la elaboración de las maquetas. El segundo tramo está dedicado al desarrollo de materiales audiovisuales, los programas de televisión, la presencia en internet y sesiones fotográficas.

En la tercera estación artistas y conjuntos deben “desarrollar una identidad” visual, conceptual y musical, así como la creación de logotipos.

El tercer tramo funciona de forma simultánea con las dos primeras. “Lo que estamos intentando en Infrarrojo es que todo sea coherente, que no haya improvisación”, remarcó el entrevistado.

En la siguiente estación, el Laboratorio trabaja de forma más profunda la presencia en internet y la quinta estación es para la promoción y la difusión en los medios tradicionales (prensa, radio y televisión).

Meire mencionó que en Infrarrojo apuestan 100% a internet, con materiales y proyectos específicos para la red. En este sentido, aclaró que por ahora no se plantean la producción de copias físicas o discos compactos. “Todo es para descarga vía web”, reiteró.

La estación seis es para trabajar las plataformas digitales, a partir del sitio web Sebukan.com.ve, actualmente en construcción, para la difusión, descarga y venta
de música. El séptimo y el octavo tramo son para los conciertos o las giras a escala nacional e internacional, respectivamente.

Por puntos

El Laboratorio abarca aproximadamente unos 300 metros cuadrados, correspondientes a la tercera parte del piso 15 de la Torre Norte del Centro Simón
Bolívar, en Caracas, junto a las salas de ensayo de la Orquesta Filarmónica Nacional, el Grupo de Experimentación Sonora Juan Carlos Núñez y el Coro
Nacional Modesta Bor.

El espacio físico de Infrarrojo se divide en “puntos”, siendo el primero el estudio de grabación de audio y el segundo el estudio de producción audiovisual para
internet. En el tercer punto está el área de postproducción, las comunicaciones, el diseño y el desarrollo de contenidos multimedias.

El punto de control es una sala informal para reuniones de producción, mientras que el punto común, uno de los más amplios, es una sala de usos múltiples con una pequeña tarima para shows, muestras artísticas, ensayos y encuentros.

“Estamos a punto de instalar también un café y un centro de estética (para vestuario y maquillaje)”, adelantó David Meire.

Según el músico, esperan invitar a productores, patrocinantes y personas vinculadas a la industria musical para sumar esfuerzos.

“El objetivo de Infrarrojo para el año 2017 -sostuvo Meire- es la configuración de un catálogo de artistas con perfil profesional de cualquier género, de cara a los mercados internacionales, con la intención de posicionar nuevos referentes de Venezuela”.

Aseguró que el llamado a trabajar y producir en el laboratorio está abierto y las personas interesadas deben ponerse en contacto o acercarse hasta el lugar.

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz