“El Correo del Orinoco es nuestra segunda Acta de Independencia”

El historiador Omar Hurtado, durante una charla en la Academia Militar, calificó el impreso ideado por el Libertador como un auténtico documento revolucionario, un ejemplo de ética y de apego a la verdad y expresión de una sólida compactación de unión cívico-militar debido a la conjunción de fuerzas civiles y castrenses que hicieron posible su hechura

Correo del Orinoco (Texto: Manuel Abrizo / Foto: Héctor Rattia)

El Correo del Orinoco es realmente un documento revolucionario de inmensa trascendencia; el Correo del Orinoco es un documento de la ética; el Correo del Orinoco es expresión de una sólida compactación de eso que se llama la unión cívico-militar; el Correo del Orinoco es nuestra segunda acta de independencia; el Correo del Orinoco debe ser estudiado en las escuelas de comunicación no solamente como un instrumento histórico, señaló, entre otras apreciaciones, el historiador Omar Hurtado durante una conferencia dictada en el auditorio de la Academia Militar, en Fuerte Tiuna, con motivo de los 200 años del primer número del mencionado periódico, impreso en la antigua Angostura, hoy Ciudad Bolívar, el 27 de junio de 1818.

Con la charla dictada por este historiador nacido en El Callao, estado Bolívar, y premio Nacional de Historia en 2017, se inicia el ciclo de actividades y festejos con motivo del bicentenario del venerable periódico fundado por Simón Bolívar para con “la artillería del pensamiento” acompañar la lucha en los campos de batalla, desmontar las mentiras publicadas en la Gaceta de Caracas y dar a conocer los propósitos de la guerra de independencia.

Al acto en la Academia Militar asistieron el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, el ministro de Educación, Hugbel Roa, el de Cultura, Ernesto Villegas, el presidente del Centro Nacional de Historia, Pedro Calzadilla, altos oficiales, el profesorado militar, cadetes y estudiantes.

Ante un auditorio lleno, el ministro Padrino López dio unas palabras de bienvenida. Expresó su regocijo por la conmemoración de la fundación del periódicos bolivariano e invitó para otra celebración magna: los 197 años de la Batalla de Carabobo el próximo domingo 24 de junio.

Padrino llamó a los venezolanos a acudir a Carabobo a presenciar el acto y a “encontrarse con los héroes”. Invitó a acudir hermanados a esta cita con la rica y hermosa historia venezolana, de la cual se alimenta la Revolución Bolivariana.

“Pido al pueblo venezolano que nos encontremos en una sola patria, en un solo espíritu nacional”, señaló al jefe castrense.

Anunció el titular de Defensa que el domingo, en Carabobo, un ejemplar original del Correo del Orinoco iniciará un recorrido por varios sitios del país (el Panteón Nacional, oriente, estado Bolívar), hasta el acto central que se realizará en Ciudad Bolívar el 27 de junio.

Ayer, los cadetes y la oficialidad tuvieron la oportunidad de admirar un original del impreso de Agostura que fue exhibido en el auditorio.

Omar Hurtado hizo mención de algunas de las interrogantes planteados por Vladimir Padrino López en cuanto a motivaciones, fines y otras consideraciones que dieron origen al periódico fundado por Simón Bolívar, y que es un caso único en la historia del periodismo venezolano y continental.

Al mencionar que el Correo del Orinoco debe ser estudiado en las escuelas de comunicación social, Hurtado aclaró que no se trata de estudiarlo como un instrumento histórico, retrato del pasado, ya que la historia nos permite apreciar la evolución de la humanidad.

“Nos atrevemos a decir que historiadores y comunicadores tenemos un deber común: hablar de la verdad, interpretar los hechos, identificarnos con las causas nobles y fundamentalmente hacer amar a la patria”, dijo el ponente durante su intervención.

En otra consideración, con la mirada puesta en el presente, Omar Hurtado señaló: “El hacer del Correo del Orinoco hoy nos parece que debe ser tomado como una cátedra viva del periodismo interpretativo, nos parece que debe ser tomado como un documento vivo para emprender la patria justa, humana, inclusiva, que todos merecemos y necesitamos. El Correo del Orinoco es un monumento a la historia, a la lucha por la causa justa. No podemos dejar de hacer una analogía con lo que está ocurriendo actualmente… No puede ser que asistamos a la deformación de la verdad… Nos negamos a aceptar que se insista en deformar la verdad para servir a los grandes intereses. No entendemos cómo la gran prensa en lugar de servir, como hizo el Correo del Orinoco, al pueblo que lucha por una sociedad justa y humana, se arrodille frente a los grandes imperios. Hace rato que la prensa dejó de servir al pueblo”.

Acta de Independencia

Al inicio de su exposición, Hurtado aseveró: “Tomaremos una brillante calificación que se ha hecho en tiempos recientes del Correo del Orinoco, la cual asienta que este prestigioso medio es nuestra segunda Acta de Independencia”.

Luego hizo un recuento de los momentos históricos que concluyeron con la campaña libertadora de Guayana, cuyo feliz término le permitió a Bolívar, una vez asentando en el Orinoco, fundar el periódico, trazar las planes para convocar el Congreso de Angostura, planear la liberación de la Nueva Granada, liberar a Venezuela, fundar Colombia y luego marcha al sur de continente.

Al periódico de Bolívar lo calificó de “inmenso y agigantado en el espacio del tiempo” y “máxima obra del Libertador”.

Hurtado dijo que después de los hechos del 19 de abril de 1810 y del 5 de julio de 1811, cuando nació la Primera República, entre los más notables auspicios pronto naufraga. Francisco de Miranda, guerrero de primera línea, entendió que el tiempo no era propicio para las armas republicanas, por eso propuso no una capitulación, como se ha dicho, sino un armisticio, que establecía que serían respetadas las vidas, las propiedades y las ideas de los republicanos que habían abrazado la causa de la independencia.

“Todos sabemos que este armisticio fue burlado por quien lo debía haber respetado… La pérdida de la Primera República significó una verdadera masacre contra el pueblo republicano, una verdadera masacre contra un pueblo indefenso que había confiado en el armisticio que decía haber formado el representante de la causa monárquica. Ese es el origen del mal llamado Decreto de Guerra a Muerte. La guerra a muerte la iniciaron los españoles y es el resultado del desconocimiento del pacto de caballeros que firmó Miranda”, dijo.

El historiador relató que en Bogotá, Cúcuta, San Cristóbal y Mérida comenzaron a surgir voces que exigían dar respuesta a esa ola represiva realista.

“De manera que más que de un Decreto de Guerra a Muerte debemos hablar de una política de guerra a muerte, cuyo documento central se firma en La Blanquera, en San Carlos, estado Cojedes. Allí está sistematizada la respuesta a una acción totalmente represiva e injustificada contra un pueblo inocente”, refirió.

Detalló Hurtado que en el Manifiesto de Cartagena, Bolívar analiza las causas de la pérdida de la Primera República y en el Manifiesto de Carúpano se refiere a las causas de la caída de la Segunda República.

En oriente, Bolívar estuvo a punto de ser ajusticiado por sus compañeros de armas ya que lo consideraban un traidor. Allí el caraqueño tuvo que abrirse paso con una pistolas en cada mano y salva al mismo tiempo al general Santiago Mariño.

Luego Hurtado coloca a Bolívar en Jamaica, donde pasa trabajo y está sin un duro en el bolsillo, en medio de grandes penurias. Sin embargo, el genio escribe un documento lleno de vitalidad y vigencia: la Carta de Jamaica, en la que analiza la realidad americana.

“Ese Bolívar de Jamaica se agiganta en el tiempo y en los Cayos obtiene el reconocimiento de su jefatura suprema. Ese Bolívar empieza el movimiento independentista que lo llevará al Orinoco… Los años 15, 16 son años de reafirmación, de reorganización, de nuevas estrategias. La Batalla de El Juncal en 1816, ganada por Manuel Piar, es una batalla clave porque permite abrir un corredor desde el litoral marítimo hasta el Orinoco”, considera Hurtado.

Bolívar entiende entonces, y así se lo reconoce a Manuel Piar, quien obtiene otro triunfo capital en abril de 1817, en San Félix, que era fundamental trasladar la guerra hacia el centro económico, ubicado en Guayana, y no en el centro político, en Caracas.

En Guayana, Bolívar se dedica a organizar

“Bolívar organiza un consejo de gobierno, se dedica a ordenar la parte logística. Y se dedica a organizar la futura República de Colombia. Allí nace el Correo del Orinoco, cuyo primer número nace el 27 de junio de 1818. Comenzó a circular ese día el Correo del Oinoco, con lo que se dio inicio a una de las empresas más asombrosas de la gesta de independencia. Tarea que podemos identificar con el leit motiv que lo identificó en su primer número que dice: ‘Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público’. Se están cumpliendo 200 años de ese sin par acontecimiento ocurrido en nuestra Venezuela profunda y a la orilla de nuestro majestuoso padre río…”.

Más adelante agrega que el Correo del Orinoco forma parte de una empresa impresionante que el Libertador logró desarrollar. No fue el único, pues fundó periódicos en Cundinamarca, en Quito, en Perú, y no solamente los fundó sino que era prácticamente el corrector, el director, y hasta hacía la diagramación. Hay documentos que lo demuestran. “El Correo del Orinoco forma parte del sueño del Libertador, que idealizaba la prensa para dar a conocer la perspectiva de la guerra desde el lado de la independencia”, indicó.

Hurtado calificó al impreso como un monumento a la ética al postular la verdad y no la mentira como propósito de su accionar.

“El Correo del Orinoco era un semanario. No tenía empacho en reproducir los partes de guerra de la causa realista para que el lector se formara su propia opinión. Que se vaya comparando ese ejemplo moral y de ética con la gran prensa que circula hoy día”, manifestó.

2
Dejar un comentario

avatar
600
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
  Subscribe  
Notificar en
trackback

[…] 23 junio, 2018 • 0 Comentarios […]

trackback

[…] “El Correo del Orinoco es nuestra segunda Acta de Independencia” […]