Exhibición “Puño y letra” recorre la historia de Venezuela a través de manuscritos literarios

En la Biblioteca Nacional existe un espacio denominado División de Libros Raros y Manuscritos, el cual guarda grandes tesoros que son parte del acervo documental de Venezuela. Uno de ellos es el primer libro publicado en Venezuela Manual de forasteros, que aunque no tiene autor se le atribuye a Andrés Bello por el uso de gerundios y tipo de lenguaje utilizado.

Texto: AVN

Este libro forma parte de la exhibición “Puño y letra”, que busca vincular a los ciudadanos con esa historia que existe y que forma parte de la identidad venezolana, la cual ha sido plasmada en épocas distintas por escritores y poetas como Alberto Arvelo Torrealba, Edmundo Aray, Rafael Cadenas, Luis Alberto Crespo, Ana Enriqueta Terán, Cecilio Acosta, Alfredo Chacón, Mariela Arvelo, Alfredo Silva Estrada y Luz Machado, entre otros.

Allí se exhibe un cuaderno en manuscritos de Andrés Eloy Blanco, que lo muestra no solo como poeta sino como ilustrador; también hay manuscritos originales de puño y letra de Cecilio Acosta; y poetas como Miyó Vestrini. De ella se muestra el machote de uno de sus libros manuscrito y mecanoescrito, con las correcciones que ella le hacía a su obra.

Entre otros autores se encuentran notas del poeta Alberto Arvelo Torrealba, y el machote de Florentino y el Diablo con correcciones realizadas por él mismo. El manuscrito de la obra Mi padre el inmigrante de Vicente Gerbasi también se encuentra en esta exhibición.

“Encontrarse con estas joyas de la literatura venezolana, que lo que leíste en los libros o en internet lo puedas ver de puño y letra del autor, no tiene ningún tipo de precio”, recalcó el director de la Biblioteca Nacional, Sady Loaiza.

También se encuentra otra escritora destacada, Lucila Palacios, “en torno a ella hay algunos mitos. Se dice que firmó primero como hombre para poder ser aceptada en el círculo de poetas del siglo XIX, aunque estas obras que tenemos aquí sí están firmadas por ella”, agregó Loaiza.

“Aquí también está una colección desde el siglo XVI hasta el siglo XXI de las ediciones publicadas de El Quijote, así como manuscritos de la gran mayoría de escritores venezolanos del siglo XIX, XX y XXI. Lo interesante de esta división es que los libros y manuscritos fueron donados a la Biblioteca Nacional en su mayoría por la familia de los autores”, explicó.

La Biblioteca Nacional resguarda manuscritos que no forman parte de la exhibición actual pero que están allí. Entre ellos existen documentos de Simón Bolívar, José Antonio Paez, Teresa de la Parra, César Rengifo, y otros.

“Hay una cantidad importante de documentos y nosotros como custodios de la memoria documental de la nación lo ponemos al servicio de los venezolanos y las venezolanas, el país debe saber que este tipo de material extraordinario hace parte de la identidad y memoria”, expresó Loaiza.

La sección de “Puño y letra” es un espacio que se está renovando mensualmente con nuevos manuscritos y documentos históricos para que los ciudadanos conozcan la variedad documental que existe.

La Biblioteca Nacional se encuentra en el Foro Libertador, al final de la avenida Panteón, en Caracas, y su entrada es libre.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en