Brasileños se volcaron a las calles luego de que juez ordenara la detención de Lula da Silva

Figuras históricas del Partido de los Trabajadores (PT), líderes de movimientos sociales y partidos aliados y no aliados hablan frente a una multitud en defensa de la libertad de Lula este 5 de abril en la noche. Foto: Nacho Lemus, Telesur

La orden fue dictada por el juez de la de la 13ª Corte Federal de Curitiba, Sergio Moro. El expresidente y candidato presidencial brasileño tiene plazo hasta las 5:00 de la tarde de este viernes para presentarse de manera voluntaria en la sede de la Policía Federal.

Texto: Actualidad RT y AVN

De acuerdo a la orden, dictada por el juez Sergio Moro, Lula da Silva cumplirá condena en “una sala reservada” en la superintendencia de la Policía Federal, separado de los demás presos, en “razón de la dignidad del cargo ocupado” por el exmandatario.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se solidarizó  con Lula da Silva. “Todos somos Lula. No podrán con las esperanzas y convicciones de los rebeldes. Nada detendrá la marcha por la justicia y dignidad de Brasil. Hablando con la verdad y el corazón somos invencibles. Estamos contigo”, escribió el jefe de Estado en su cuenta en la red social Twitter.

Cientos de manifestantes se congregaron este 5 de abril en la noche frente al Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, zona metropolitana de Sao Paulo, en apoyo a Lula Da Silva. Foto: Reuters / Paulo Whitaker

Cientos de manifestantes se congregaron este 5 de abril en la noche frente al Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, zona metropolitana de Sao Paulo, en apoyo a Lula Da Silva.

El presidente de Bolivia, Evo Morales y la líder y expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, también manifestaron este jueves su solidaridad y apoyo con el líder popular y dirigente del Partido de los Trabajadores.

A través de su cuenta en Twitter, Fernández señaló con esta decisión, el gobierno de facto de Michel Temer demuestra el temor que le tienen a Lula por seguramente lograr el triunfo en octubre próximo, cuando se realicen los comicios presidenciales. “Hoy en Brasil algo ha quedado definitivamente claro. Lula va a ganar las próximas elecciones presidenciales y las élites del poder, a las que nunca les interesó ni la justicia ni la democracia, utilizan el aparato judicial para su proscripción. Todo nuestro afecto para con él”, expresó Fernández en la red social.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, señaló que con la detención del exmandatario brasileño —favorito en las encuestas— se busca frenar la voz del pueblo. “Fuerza hermano Lula. Tu lucha y la de los pobres, obreros, intelectuales y profesionales comprometidos con la dignidad y soberanía de nuestros pueblos, es nuestra. Ningún fallo, ni golpe judicial podrán jamás detenerte ni separarte del pueblo. Hoy más que nunca unidos te abrazamos”, escribió en la red social.

Cientos de manifestantes se han congregado este jueves en la noche frente al Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, zona metropolitana de Sao Paulo, en apoyo a Lula Da Silva.

Este viernes, en Venezuela, movimientos sociales convocan a apoyarlo congregándose frente a Pdvsa La Estancia desde la 1 pm.

Sin ‘habeas corpus’

El pasado miércoles, el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazó el pedido de ‘habeas corpus’ presentado con caráter preventivo por los abogados del expresidente, en el caso de presunta corrupción que se le sigue por la posesión de un departamento triplex. Mientras cinco de los 11 magistrados votaron en favor del recurso, los otros seis se manifestaron contra, lo que precipitó la orden de detención.

Esa decisión trunca el camino de Lula a la presidencia de Brasil, a pesar de ser el más aventajado en las encuestas.

El juicio duró más de 10 horas. La última en pronunciarse sobre el caso y decantar la balanza hacia el eventual encarcelamiento de Lula fue la magistrada Cármen Lúcia.

¿De qué se le acusa?

La causa contra el exmandatario brasileño es parte del megacaso Lava Jato (lavado a presión, en español), que reveló una trama de corrupción alrededor de la empresa estatal Petrobrás y un compendio de sobornos pagados a dirigentes políticos por parte de la constructura Odebrecht.

Al líder del Partido de los Trabajadores (PT) lo acusan de aceptar un lujoso departamento triplex, frente a la playa, en el Condominio Solaris, en Guarujá (municipio del estado de San Pablo), a cambio de beneficiar a la constructora OAS en sus contratos con la estatal petrolera. Sin embargo, durante el juicio no se logró demostrar que Lula sea el propietario del inmueble, y tampoco se ha identificado cuál sería el acto o la omisión que habría dado origen al recibimiento del inmueble.

Por ese hecho, a Lula se le ha acusado bajo el cargo de corrupción pasiva, delito que supone que un funcionario público realiza o deja de cumplir un acto de su competencia a cambio de algún beneficio. Bajo ese alegato, fue condenado el año pasado a nueve años de prisión por un juez de primera instancia; la condena, revisada por un tribunal de apelación, fue confirmada en enero y elevó la pena a 12 años y un mes de cárcel.

En la opinión de la doctora en derecho, Gisele Ricobom, la rapidez y la excepcionalidad del caso es una muestra de la intromisión del poder judicial en la política y la democracia.

 

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en