La Torre solar llegó a la Casa Hogar Bambi

La Fundación Museos Nacionales (FMN), desarrolla desde enero actividades didácticas de motivación a la creatividad a partir de la exposición itinerante Torre solar de Alejandro Otero.

Texto: Prensa FMN

En esta oportunidad y, durante toda la semana, el Museo de Arte Contemporáneo “Armando Reverón” es el encargado de llevar la muestra a la Casa Hogar Bambi, ubicada en San Bernandino.

Esta exposición educativa consiste en una maqueta inspirada en la emblemática Torre solar del insigne creador oriundo de El Manteco, estado Bolívar, cuya producción artística destacó de manera particular por sus grandes esculturas del género cinético. A esta serie de obras pertenece esta pieza que se encuentra ubicada en el Guri, estado Bolívar.

La coordinación de esta programación está a cargo del Departamento de Educación del Museo “Alejandro Otero”, en sinergia con sus homólogos de otras instituciones museísticas de la FMN, que incluyen visitas guiadas, charlas, conferencias y talleres en relación con esta importante obra.

Los museos de Ciencias, Bellas Artes, Estampa y Diseño Carlos Cruz-Diez, Galería de Arte Nacional, Nacional de Arte Popular, Nacional de Arquitectura, Arte Contemporáneo “Armando Reverón”, “Arturo Michelena” y “Alejandro Otero” —quien arrancó con las primeras acciones en su sede—, participan en la grilla de esta iniciativa.

Cuenta la historia que cuando Otero era niño escrutaba con su mirada las bicicletas y “percibía el movimiento de los rayos de sus ruedas que lo llevaban a sentir la brisa que movía las hojas de las ceibas en la calle principal de ese lugar cálido y apacible”, al punto de que no solo era hipnotizado por la sinuosidad de aquellas hojas sino por otros elementos de su entorno como el ritmo de las abundantes y caudalosas aguas del río Caroní.

Al parecer, esa inquietud motivó a este maestro a dedicarse a la plástica e inició en 1939 sus estudios en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas bajo la tutela del maestro Antonio Edmundo Monsanto, con quien comenzó realizando sus primeras obras de retratos, desnudos y paisajes, siempre inspirados en su pueblo natal.

A juicio de la crítica, Otero fue el primer artista en romper con la tradición figurativa y paisajística del arte venezolano. Su trabajo, considerado como controversial en 1949, anunció la aparición de la abstracción geométrica que una década más tarde se convertiría en un símbolo nacional de sofisticación cultural y técnica. Alejandro Otero recibió el Premio Nacional de Pintura en 1958 y el de Artes Aplicadas en 1964, este último en el XXV Salón Oficial Anual de Arte Venezolano compartido con su homóloga Mercedes Pardo.

Dejar un comentario

avatar
600
  Subscribe  
Notificar en