Los Gamberros llenaron de rock y blues espacios del Eje del Buen Vivir

El reloj marcaba cerca de las 6:00 pm del sábado 16 de septiembre, “el cuerpo lo pide” y Los Gamberros se lo dieron al público que colmó los espacios del Eje del Buen Vivir para llenar la tarde y entrada la noche de rock y blues.

Texto: Correo del Orinoco  

En su debut, Jonathan Manzano (batería), Oscar Morffes (cuatro y guitarra), Romer Viera (bajo y percusión) y los hermanos Vladimir (bajo y percusión) Sinue (guitarra y voz) Vargas, no dejaron que la ansiedad los dominara después de tres años de un arduo trabajo para acoplarse.

Esta novel banda, que seguramente dará mucho de qué hablar en la movida capitalina y allende las fronteras, interpretó piezas que nacen de las vivencias de la cotidianidad y de un mundo que les resulta cruel e injusto, dominado por las potencias imperiales, como rezan las canciones que interpretó Sinue, y las declamaciones a ritmo de blues del invitado especial, Luis Lovera Calanche.

Sin quiebres innecesarios de virtuosismo, Los Gamberros ofrecieron cerca de diez piezas con un sonido honesto, limpio de estridencias, con letras que no caen en lo panfletario ni en la denuncia gratuita, sino que acompasan sus melodías con un mensaje contra la alienación y la violencia del tiempo que transcurre.

Y viene más

La presentación coincidió con la jornada Todos Somos Venezuela: un diálogo mundial por la paz, la soberanía y la democracia, con la participación de invitados de al menos 60 naciones de los cinco continentes.

Algunos de los invitados nacionales e internacionales recibieron el saludos del grupo y escucharon algunas de las piezas cuando pasaron por el espacio donde se efectuaba el concierto, porque el Eje del buen vivir está situado precisamente en el paseo que comunica el Teatro Teresa Carreño con la plaza de los Museos, detrás del Museo de Ciencias Naturales.

La banda fue invitada a participar en el espacio Vinila Rocola: Feria del Disco y otras rarezas organizado por Laboratorio Infrarrojo a cargo del “hermano de lucha David Meire, a quien el grupo ofreció palabras de agradecimiento por “el respaldo” y por “creer en el proyecto”.

El grupo también agradeció al ministerio para la Cultura, en particular a la titular de la cartera, Alejandrina Reyes (guitarrista y cantautora, además), al Instituto de las Artes Escénicas y Musicales (IAEM), a todo el equipo técnico y de producción que “nos trataron excelente y nos apoyaron en todo momento”, comentó Sinue Vargas.

Después de su debut en el Eje del Buen Vivir, Los Gamberros tienen previsto efectuar un concierto el 20 de octubre en el Teatro de la Fundación Espacios Culturales (FEC), en Parque Central en Caracas.

Resurgir 

David Meire, integrante del equipo promotor de la feria, recordó que esta fiesta del vinil es una iniciativa del IAEM, ente adscrito al Ministerio de Cultura, con la cual se atienden las necesidades planteadas por los movimientos sociales y colectivos musicales, referentes a la rehabilitación de los espacios y la divulgación de lo que en materia musical se hace actualmente en Venezuela.

Para Meire, el vinil vive un momento interesante a escala mundial, una condición que se suma a la “efervescencia” que describe la situación de la industrial musical venezolana, la cual, a decir del entrevistado, llama a la reflexión y obliga a plantearse varias preguntas al respecto: “¿Existe o no existe una industria musical en Venezuela?, y de existir, ¿será que todos tienen acceso a ella?, ¿se controla desde el país o solamente obedece a los hilos que operan desde Puerto Rico, Panamá, Miami, México y Colombia?, lugares donde las grandes trasnacionales de la música toman las decisiones de lo que se consume en esta materia, en Venezuela”.

En el caso de las y los melómanos, la Vinilo Rocola se presenta como un espacio abierto para la compra, venta o intercambio de discos con el aliciente de que quienes deseen participar no deberán realizar ningún desembolso de dinero: es gratis.

“Esta iniciativa nos ofrece un espacio para encontrarnos, ayudarnos a reconocernos, saber cuántos somos, quiénes somos, dónde estamos y tomar como médula el relanzamiento mundial del vinilo para que esas sensaciones nostálgicas nos convoquen en un espacio donde los asistentes se relacionan en torno al disco al igual que los primitivos lo hicieron alrededor del fuego”, acotó el también músico.

“El pretexto”, apunta Meire, “es encontrarnos, tener una razón para tener una periodicidad en un espacio, pero el propósito es transformar la vida de ese espacio, que en el caso del Eje del Buen Vivir es un lugar hermoso. La actividad concuerda perfectamente con los deseos del comandante Hugo Chávez de darle nueva vida a espacios de la ciudad en desuso, además coincide perfectamente con la intención de los colectivos culturales: la toma de los lugares públicos”.

 

 

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz