El arte popular de Pablo Kalaka se expone en la Nau Bostik de Cataluña

Los murales del artista chileno Pablo Kalaka plantean a través de rasgos indígenas y una paleta de colores dominada por el naranja y el amarillo, la lucha de un pueblo que trabaja, que sueña y que crece en medio de sus valores tradicionales y en respeto a su memoria.

Texto: AVN

Él mismo define su trabajo como “el reflejo del esfuerzo de un pueblo por ser libre, y que se enfrenta a conquistar esa idea no con el pecho abierto listo para recibir la lanza que lo atraviese, sino preparado para revolucionar la historia”.

Siete lienzos y cuatro dibujos del artista que concentran esta propuesta se exponen desde el pasado fin de semana en Cataluña, en la Nau Bostik, un espacio cultural instalado en una antigua fábrica abandona que hoy luce más bien como un galpón que le abre sus puertas a la creación de artistas de todo el mundo.

“Este es un hermoso espacio para el arte urbano, totalmente autogestionado”, dice el artista quien llegó a Venezuela en 1975, cuando aún era muy niño, huyendo con sus padres de la dictadura militar de Augusto Pinochet.

A una semana de estar en suelo español, y de compartir con muralistas de ese país, Kalaka manifiesta sentirse agradecido por vivir esta experiencia y por presentar un trabajo que, al no dialogar con ninguna de las propuestas que conviven en el evento, resulta inédito y de gran impacto para los visitantes.

“Este movimiento es muy interesante aunque mi imaginario sea tan marcadamente distinto a todo el trabajo que se aquí” —cuenta el creador—. “Aquí en España hay un gran trabajo pero los artistas urbanos tiene muchas complicaciones: hay muchas normas en cuanto al uso e intervención del espacio público y eso ha generado el desarrollo de que intentan mediar con los artistas y con las instancias del gobierno”.

El artista cuyo trabajo se exhibe en estados del país como Cojedes, mientras que en Caracas su arte predomina en las paredes del sector de Bellas Artes, valora las posibilidades que el Estado venezolano le brinda a artistas que, como él, se adueñan de las paredes para transmitir un mensaje identitario, que promueva el encuentro y que sea un símbolo de paz.

“A nosotros en Venezuela nos resulta mucho más sencillo pintar, intervenir una pared. Además, estamos muy atravesados por nuestro momento histórico y lo expresamos”, apuntó.

Kalaka estará en Cataluña hasta el próximo 27 de septiembre. A final de este año presentará una exposición en el Museo de Los Llanos, ubicado en el estado Barinas, con otra muestra inédita.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz