Campo literario rinde homenaje al escritor Humberto Mata

A cinco días de su partida, la memoria del reconocido escritor venezolano Héctor Mata fue homenajeada la tarde de este sábado por la Biblioteca Ayacucho y Monte Ávila Editores, que acompañados de la viceministra de cultura Christian Valles y el representante de la casa editorial El perro y la rana, Elis Labrador, exaltaron el importante legado que el poeta construyó dentro de la narrativa venezolana.

Texto: Ciudad Caracas 

El emotivo encuentro tuvo lugar en la sala de reuniones de la editorial Monte Ávila, dispuesto en los espacios del Centro Financiero Latino, contando entre sus asistentes a célebres figuras del campo de las letras como el escritor e investigador Luis Britto García; Roberto Hernandez Montoya, presidente de la Fundación Celarg; Marialcira Matute, promotora literaria y el conocido editor Isidoro Duarte, además de contar con la presencia de sus hijas Nabaida y Alexandra Mata, junto a otros miembros de su círculo familiar.

Durante el homenaje, los ponentes enfatizaron el gran aporte que Mata realizó como presidente de la Biblioteca Ayacucho, cuyas publicaciones eran conocidas en otrora por dirigirse exclusivamente al público académico.

“La Ayacucho de Mata incluía a todo tipo de lectores; rompió con el paradigma y publicó contenido popular”, comentó Christian Valles.

Por su parte Gabriel González, presidente de Monte Ávila, explicó que el homenaje buscó reconocer la figura del fallecido escritor como guía inmediato, quien después de 13 años de estar redimensionando las propuestas de la Biblioteca Ayacucho, logró dejar una huella imborrable en cada uno de sus homólogos y compañeros de trabajo.

“Queremos hacer saber a todos que Humberto sigue con nosotros, que lo que realizó fue importante para la Biblioteca Ayacucho, para las letras en Latinoamérica y por su obra en particular para la cultura venezolana”, explicó González.
Diferentes fotografías fueron proyectadas durante el recuerdo del difunto autor, exhibiendo momentos que se pasearon por distintas etapas de su vida, constatando la actitud paciente y sensible que sus allegados afirmaron conocer de primera mano.
Revelaciones a una dama que teje (2007), La mujer emplumada (2016), Toro Toro (1991) y Pie de página (1999) fueron algunos de los textos de Mata mencionados en el encuentro.

El reconocimiento culminó con las palabras de agradecimiento de Gabriel González, quién además expresó su sorpresa por el duelo que los lectores venezolanos han demostrado en respeto a la memoria del célebre autor, expresado por medio de las distintas redes sociales.

Los escalones del éxito
Humberto Mata trabajó una serie de técnicas modernas en la narrativa venezolana, sin apartarse de las realidades y de las circunstancias que para entonces circundaban en el país, además de ser dueño de una participación ilustre como editor y presidente de la Biblioteca Ayacucho.

En su intervención, Luis Britto García señaló que el poeta hacía eco de su participación en el Instituto Superior de las Artes Plásticas, al desarrollar con precisión las ilustraciones que se imprimían en la portada de sus libros, establecidas como un correlato visual del texto.
“Humberto Mata trabajó una correlación entre el discurso plástico y el discurso literario. Creo que una parte importante de la literatura actual tiene que ver con esa corriente experimental y paradójica que él cultivó”, agregó el letrado.

A lo largo de su trayectoria, los manuscritos del Premio Municipal de Literatura se han caracterizado por ser cuentos de una corta extensión. Al respecto, Elis Labrador explicó que el rasgo distintivo en sus breviarios se debe a la respiración sintáctica que el autor plasmó en cada obra literaria.
“Cada una de sus palabras están calculadas, no sé si se debe a su profesión de matemático o porque era melómano, pero sería bueno repasar todos sus textos”, agregó el editor.

En este sentido, Labrador explicó que El perro y la rana realizó la edición de la obra Pie de página en el año 2012, cuya literatura de ficción tiene la particularidad de que diccionaliza con los pie de páginas del texto más que con el contenido del libro.
El primer libro publicado por el distinguido autor tucupitense fue el compendio de cuentos Imágenes y conductos (1970), al que posteriormente se le sumarían los exitosos volúmenes: Distracciones: antología del relato venezolano, 1960-1974 (1974), Pieles de leopardo (1978), Luces (1983), Pieles de leopardo: antología personal (1992), y Boquerón y otros relatos (2002).

Boquerón
y otros relatos

I
Desde hace meses, estoy a cargo de la División contra Homicidios. Fui nombrado para llevar adelante su modernización, ponerla acorde con los tiempos e igualarla con las demás dependencias del organismo. Por una razón que ignoro, esta División arrastraba señales del pasado, vivía sumida en él, y hasta conservaba archivos tradicionales para llevar los casos. No permití que siguiera igual. Asumí con decisión mi puesto; jamás perdí el tiempo en contemplaciones (porque ni siquiera el Ávila, que observaría con solo acercarme a la ventana de mi oficina, obstruyó mi labor) y hurgué los archivos para seleccionar lo que vale y botar lo demás. Fue una tarea titánica, pero muy pronto la automatización será realidad y podré informar a la Dirección General que el final de una época se ha consumado. Me sentiré feliz cuando lo haga. Todavía no, pero muy pronto. Aún queda un archivo por investigar y transcribir al computador: el de Juan Achares.

II
Algunos archivos, dicen mucho de sus propietarios; parecieran ser una extensión de ellos; revelan un orden, cierta predilección, determinados giros en el enfoque de temas, exclusivos. El de Juan Achares no es menos exclusivo, pero si necesitara designarlo con exactitud.
(Extracto del libro Boquerón y otros relatos (2002), de Humberto Mata)

Biografía mínima

Humberto Mata fue un escritor, ensayista y critico del arte oriundo del estado Tucupita, Delta Amacuro. Estudió matemáticas y filosofía en la Universidad Central de Venezuela (UCV), difundiendo posteriormente la revista digital Letralia, formando también parte del grupo «En Haa» y de «Falso Cuaderno».
Su habilidad en el campo de las letras lo hicieron merecedor del Premio Conac de Narrativa en el año 1978 y el Premio Municipal de Literatura, mención narrativa en el año 2003. Durante su carrera, el autor promovió activamente las expresiones artísticas a lo largo del país, siendo uno de los fundadores de la Galería de Arte Nacional, además de ejercer la docencia en el Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón, y colaborador en numerosas páginas literarias y de crónicas de importantes periódicos venezolanos. A los 68 años, Humberto Mata fallece en el valle de Caracas.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz