Cumbre del Alba-TCP defendió soberanía de Venezuela, Declaración de Lima insiste en su recolonización

Foto: Prensa Presidencial

Este martes, dos cumbres de naciones latinoamericanas y caribeñas mostraron sus visiones opuestas en torno a Venezuela y la Asamblea Nacional Constituyente elegida el 30 de julio por más de 8 millones de personas, que recién entró en funcionamiento el pasado viernes. Una de las cumbres, descrita por el canciller venezolano Jorge Arreaza como una “Mini-OEA”, siguió los dictámenes que Luis Almagro y los poderes fácticos estadounidenses han intentado para intentar sancionar a la nación suramericana, como vía para intentar derrocar a su gobierno. La otra reunió a los países del Alba-TCP para brindarle su apoyo al Presidente Nicolás Maduro y a los habitantes venezolanos.

Texto: Alba Ciudad

En Lima, capital de Perú, los cancilleres de doce naciones aliadas de los Estados Unidos se reunieron durante más de cinco horas para condenar lo que ellos denominan la “ruptura del orden democrático en Venezuela” y anunciaron que “no reconocerán a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente ni a los actos que emanen de ella por su carácter ilegítimo”.

Entre los participantes estuvo el canciller del gobierno de facto de Brasil, así como los de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y la propia Perú.

Canciller de Perú, Ricardo Lima, y representantes de los gobiernos de otros países. Foto: Andina

En el comunicado leído por el canciller peruano Ricardo Luna, manifestaron su “pleno respaldo y solidaridad” con la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, así como “con la Fiscal General y los integrantes del Ministerio Público de Venezuela”. Acordaron que reconocerán únicamente “los contratos de endeudamiento, refinanciamiento de títulos, concesiones, contratos de obra pública” que firmen con el gobierno del presidente Nicolás Maduro si tienen la aprobación de dicha Asamblea Nacional.

También apoyaron la decisión de Mercosur de suspender a Venezuela del organismo por las mismas razones (supuesta “ruptura del orden democrático”), decisión calificada como ilegal por el gobierno venezolano.

La cita no pudo acordar ninguna suspensión de relaciones diplomáticas contra el gobierno venezolano; tampoco sanciones económicas. Sin embargo, reiteró una vez más la necesidad de implementar la Carta Democrática Interamericana de la OEA contra Venezuela, algo que nunca ha sido logrado en esa organización a pesar de los numerosos intentos de su secretario general, Luis Almagro.

El presidente de Perú, Pedro Kuczynski, un exbanquero de Wall Street, ha mantenido roces verbales con Maduro por expresar que el gobierno de Donald Trump debe realizar una acción conjunta para contener los problemas de Venezuela.

En Caracas, durante la VI Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el canciller venezolano Jorge Arreaza calificó la cita en Perú como una conjura contra América que busca darle piso político al Imperialismo norteamericano para seguir agrediendo a Venezuela.

Cumbre del Alba-TCP manifestó su respaldo a Venezuela

En contraposición, se realizó en Caracas una reunión del consejo político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América Latina, Tratado Comercial de los Pueblos (Alba-TCP). Desdel allí, los países miembros suscribieron un documento “felicitando al pueblo venezolano por la jornada democrática del pasado 30 de julio de 2017” en la que 8 millones de personas eligieron a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, “conscientes de que celebrar esos comicios, y votar en ellos, fue un auténtico acto soberano y que sólo compete a los venezolanos superar sus dificultades sin intromisión, amenazas o condiciones injerencistas”, dice el texto aprobado.

Foto: Prensa Presidencial

Señalaron que “las sanciones económicas de carácter unilateral impuestas contra el pueblo venezolano constituyen una clara violación del derecho internacional y de los derechos humanos, y una inaceptable aplicación intervencionista que tiene como único objetivo afectar de manera directa al pueblo y Gobierno Bolivariano de Venezuela para conseguir con ello un cambio de régimen”.

El documento describe como una “guerra no convencional” emprendida por los gobiernos enemigos de la integración latinoamericana y caribeña contra quienes más la han defendido. También rechazan las “sanciones arbitrarias e ilegales” impuestas por el gobierno estadounidense contra ciudadanos venezolanos, incluido el Presidente Nicolás Maduro.

Cancilleres del Alba-TCP en Caracas. Foto: Prensa Presidencial

Convoca Maduro a gran cumbre regional en San Salvador

Durante la reunión, el presidente Nicolás Maduro convocó  a un gran diálogo regional, con el objetivo de fortalecer las relaciones de los países que integran el continente. Durante su participación en la reunión del consejo político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América Latina, Tratado Comercial de los Pueblos (Alba-TCP) que se realizó en la Casa Amarilla, en Caracas, el Mandatario Nacional solicitó a esta instancia promover los mecanismos necesarios para restituir las reglas de un diálogo franco, en base al respeto y a los principios fundamentales del derecho internacional.

“La derecha continental rompió las reglas de juego de convivencia. Creo que hace falta un diálogo regional y yo le propongo al Alba y a los liderazgos poderosos de los países presentes que iniciemos, con la iniciativa de ustedes, un diálogo por el respeto de Venezuela. Que se inicie un diálogo con los gobiernos de México, Perú, Argentina, Chile, Paraguay, y como punto único, restituir las normas de respeto al derecho internacional y los principios consagrados y vigentes de la carta fundacional de nuestra comunidad de estados y caribeños”, expresó Maduro.

Prevé que se lleve a cabo una cumbre en San Salvador, con el fin de “restituir otra vez los caminos de América Latina”.

Maduro acotó que Venezuela no puede ser un botín imperialista y añadió que cualquier agresión contra la patria también es contra la región. En este sentido, propuso realizar una plenaria del Alba con la participación de los movimientos sociales de la región para fortalecer la participación popular dentro de los organismos internacionales.

Exhortó a los miembros del organismo internacional a fortalecer la unión para enfrentar las arremetidas injerencistas contra los gobiernos progresistas del continente. “Solamente por el camino de la unión tenemos un destino garantizado. Nadie logrará su desarrollo andando solo”, expresó.

A continuación, los dos comunicados

Texto aprobado por Cancilleres del Alba-TCP

Declaración de Lima

Los Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, (ALBA-TCP) en ocasión de la VI Reunión Extraordinaria del Consejo Político del ALBA-TCP, celebrado en Caracas-República Bolivariana de Venezuela, el 08 de Agosto de 2017.

  • Reconocemos y felicitamos al pueblo venezolano por la jornada democrática del pasado 30 de julio de 2017, conscientes de que celebrar esos comicios y votar en ellos fue un auténtico acto soberano y que solo compete a los venezolanos superar sus dificultades, sin intromisión, amenazas ni condicionamientos injerencistas.
  • Reiteramos que las sanciones económicas de carácter unilateral, impuestas contra el pueblo venezolano, constituyen una clara violación del derecho internacional, de los derechos humanos y una inaceptable aplicación intervencionista que tiene como único objetivo afectar de manera directa al pueblo y Gobierno Bolivariano de Venezuela, para conseguir con ello un cambio de régimen.
  • Teniendo en cuenta los constantes esfuerzos directos e indirectos de atentar contra la paz y soberanía del pueblo y gobierno de Venezuela, la campaña de desprestigio mediática internacional y las acciones unilaterales, violatorias del Derecho Internacional que afectan hoy la economía venezolana.
  • Destacando que los enemigos históricos de la integración latinoamericana y caribeña han lanzado una guerra no convencional contra los gobiernos y pueblos que más la han defendido, cuyo único objetivo es destruir los avances alcanzados en la región, dividirnos e imponer nuevamente el modelo económico neoliberal para así poder dominar y controlar nuestras riquezas y someternos al control de los intereses transnacionales.
  • Recordando la Declaración de la XIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP, el pasado 5 de marzo, en Caracas, Venezuela, en la que se afirmó que “la defensa de Venezuela y de su revolución no es problema exclusivo de los venezolanos. Es causa que convoca a todos los que luchamos por la verdadera independencia en América Latina y El Caribe. En Venezuela se libra hoy la batalla de Ayacucho del siglo XXI.”
  • Rechazamos las sanciones arbitrarias e ilegales, impuestas por el gobierno de los Estados Unidos, contra ciudadanos venezolanos, incluido el Presidente constitucional Nicolás Maduro Moros. Los países del ALBA-TCP advertimos que se cometen una vez más los mismos errores que los condujeron al fracaso en el pasado.
  • Declaramos que estas acciones contra Venezuela no conducirán a ninguna solución que favorezca al pueblo y sólo tienen como objetivo generar más inestabilidad, al alentar a los sectores más violentos de la oposición venezolana. Los países y organismos internacionales que propician la violencia y el caos, serán responsables de sus consecuencias
  • Exigimos la firme e inmediata condena internacional de la violencia, que ha costado lamentables muertes y numerosas pérdidas al pueblo venezolano.
  • Reiteramos el llamado al establecimiento de un diálogo constructivo y respetuoso con vista a avanzar en la estabilidad política y económica de Venezuela.
  • Resaltamos el vigor con el que los pueblos latinoamericanos y caribeños defienden los ideales de justicia social y la dignidad del ser humano.
  • Ratificamos nuestro apoyo a la iniciativa emanada de la 38° Reunión Ordinaria de Jefes de Gobierno de CARICOM, del 06 de julio de 2017, donde ofrecen acompañar un proceso de diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela, a fin de reactivar y dar un reimpulso definitivo a dicha iniciativa que busca la paz en el país.
  • Reiteramos nuestro más firme rechazo a la política hacia Cuba anunciada por el gobierno de los Estados Unidos de América el 16 de junio de 2017, que revierte avances alcanzados en los dos últimos años y constituye un retroceso en las relaciones entre ambos países y fortalece el injusto e ilegal bloqueo económico, comercial y financiero contra el pueblo de Cuba.
  • Igualmente, reiteramos la preocupación expresada por los Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP en su XV Cumbre sobre el tratamiento que reciben los migrantes latinoamericanos y caribeños, y la necesidad que se respeten sus derechos.
  • Expresamos que la construcción del muro en la frontera norte de México por parte del gobierno de los Estados Unidos, es una clara expresión de discriminación y rechazo a los migrantes de toda América Latina y el Caribe. Rechazamos las deportaciones masivas de migrantes latinoamericanos y caribeños, muchas veces sin respeto a los derechos humanos.
  • Saludamos los avances que se han alcanzado para la reactivación del Fondo para el Apoyo Legal y Asesoría a los Migrantes del Banco del ALBA.
  • Nos comprometemos a la observancia y defensa de los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estados y de Gobierno de la región en la II Cumbre de la CELAC.

Convocamos a los pueblos y gobiernos de América Latina y el Caribe a estar alertas y a unirnos en defensa de nuestra independencia y soberanía regional, así como a cerrar el paso a los que se empeñan en revertir nuestros logros sociales, impedir la integración y la unidad de Nuestra América.

Asimismo, denunciamos la existencia y el desarrollo de un Plan impulsado por el imperio, el cual pretende vulnerar el desarrollo de gobiernos progresistas. Sabedores de este Plan estamos conscientes y dispuestos a hacer frente y dar la lucha como bien lo hizo el aguerrido y digno pueblo venezolano.

Los Cancilleres y Representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, reunidos en la ciudad de Lima, el día 8 de agosto de 2017, para abordar la crítica situación en Venezuela y explorar formas de contribuir a la restauración de la democracia en ese país a través de una salida pacífica y negociada;

Animados por el espíritu de solidaridad que caracteriza a la región y en la convicción de que la negociación, con pleno respeto de las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, no atenta contra los derechos humanos y la democracia, y es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias;

Declaran:

  1. Su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela.
  2. Su decisión de no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo.
  3. Su pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional, democráticamente electa.
  4. Los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional, sólo serán reconocidos cuando dicha Asamblea los haya aprobado.
  5. Su enérgico rechazo a la violencia y a cualquier opción que involucre el uso de la fuerza.
  6. Su apoyo y solidaridad con la Fiscal General y los integrantes del Ministerio Público de Venezuela y exigen la aplicación de las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
  7. Su condena a la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente.
  8. Que Venezuela no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
  9. Su seria preocupación por la crisis humanitaria que enfrenta el país y su condena al gobierno por no permitir el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano.
  10. Su decisión de continuar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.
  11. Su apoyo a la decisión del MERCOSUR de suspender a Venezuela en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático.
  12. Su decisión de no apoyar ninguna candidatura venezolana en mecanismos y organizaciones regionales e internacionales.
  13. Su llamado a detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas.
  14. Que, teniendo en cuenta las condiciones actuales, solicitarán a la Presidencia Pro Témpore de la CELAC y a la Unión Europea, la postergación de la Cumbre CELAC-UE prevista para octubre de 2017.
  15. Su compromiso de mantener un seguimiento de la situación en Venezuela, a nivel de Cancilleres, hasta el pleno restablecimiento de la democracia en ese país, y de reunirse a más tardar en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, oportunidad en la que podrán sumarse otros países.
  16. Su disposición a apoyar de manera urgente y en el marco del respeto a la soberanía venezolana, todo esfuerzo de negociación creíble y de buena fe, que tenga el consenso de las partes y que esté orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia en el país.

 

 

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz