Repicaron los cueros por San Juan

La tarde de este jueves se realizó en el casco histórico de Caracas el primer repique de tambores para honrar el nacimiento del patrono San Juan Bautista. La actividad fue impulsada por la Fundación para la Identidad Caraqueña y se inició en la esquina del Teatro Principal, con un altar donde los creyentes ofrecieron a la imagen frutas, palmas, flores, inciensos, velones y oraciones.


Texto: Ciudad Caracas 

Ofrendas

Entre décimas y cantos, los presentes saludaron a San Juan para luego iniciar un recorrido lleno de espiritualidad y energía festiva, donde los transeúntes se iban sumando de manera voluntaria, atraídos por el repique de tambor.

Virginia Marrero, nacida en Curiepe y devota desde muy pequeña, indicó que “se me hizo casi imposible viajar a mi pueblo para hacer este tradicional repique, pero aquí estamos, uniendo fuerzas y sintiendo la bendición de San Juan”, expresó con alegría.

Agradeciendo la cosecha

Marrero contó que tradicionalmente esta expresión cultural venezolana nace en la época colonial, y proviene de la imposición que la iglesia católica hizo de la imagen a la cultura afro.

También aportó que a los esclavos africanos les daban libre del 23 al 25 de junio para celebrar la recolección de la cosecha y el día de San Juan Bautista, que es cuando se convierte en tradición importante de los pueblos.

“A San Juan agradecemos lo que nos da de alimento cosechado y cultivado, desde la producción familiar y colectiva” agregó Marrero.

Tambor y canto

El Grupo Herencia, quienes son expresión del legado ancestral, se manifestó con su popular repique de tambores, acompañado de otros cultores percusionistas. “No hay celebración de San Juan sin los tambores, es una herramienta indispensable”, indicó Flabio González, uno de los percusionistas que realizó el recorrido.

Además, resaltó que los cantos de sirenas se utilizan para señalar un discurso improvisado, elaborado con palabras agradables y convincentes, pero que esconden alguna seducción o engaño. “Olá olá, olé olé, cantan los pajarillo, yo quiero amanecé”, era uno de los cantos expresados por las mujeres creyentes y llenas de fe hacia San Juan Bautista.

Así fueron pasando el canto de sirena entre las mujeres presentes en la procesión que, al pasar por la Catedral, hicieron acto de reverencia con el baile y las banderas de colores que acompañaron la caminata.

De igual forma, las cultoras se turnaron para bailar la imagen adornada con conchas de mar e inciensos encendidos que aromatizaron la actividad.

“Llenos de fe y devoción celebramos la bienvenida al mes de junio, para llamar a la unión y lucha de todos los venezolanos con esta hermosa tradición”, finalizó Virginia Marrero.

El baile a San Juan también forma parte importante de la ceremonia donde no existe un patrón a seguir, sino que los tambores dan el ritmo para la improvisación. Esta expresión cultural exalta el fervor afrodescendiente desde la época colonial, y tiene como intención fortalecer la identidad regional y atraer a visitantes del país.

Historia de San Juan Bautista

Este es el único santo al cual se le celebra la fiesta el día de su nacimiento.

La biblia cuenta que, desde el principio, su nacimiento estuvo dotado de cierto carácter milagroso, básicamente porque Isabel, la prima de María, siempre había sido estéril y logró quedar embarazada cuando era una anciana. Al enterarse de la noticia, su esposo Zacarías perdió el habla. De adolescente, Juan Bautista decidió retirarse al desierto, mientras aguardaba por el arribo del Mesías, quien apareció tiempo después a orillas del río Jordán, para que el mismo Juan lo bautizara y el Espíritu Santo descendiera de los cielos, cubriéndolo con su gracia. Según la tradición cristiana, Bautista fue el último profeta antes de Jesús y, al igual que este, tuvo una trágica muerte: fue decapitado por haber denunciado la unión ilegal entre Herodes y la mujer de su hermano, Herodía, convirtiéndose, sin saberlo, en el primer mártir que perdió la vida por oponerse a la disolución del matrimonio.

Hoy los creyentes recuerdan a Juan Bautista, entregándoles toda su fe y haciendo sus peticiones.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz