Niños enaltecieron la tradicional Cruz y a la Flor de Mayo

La mañana de este miércoles se realizó, en el sector La Pirámide del Zoológico de Caricuao, el quinto velorio de Cruz de mayo a cargo del Circuito Educativo Cacique Caricuao. La actividad en la que participaron niñas y niños de los preescolares y Escuelas Básicas Ana Emilia Mauriello, Rafael Vega, Ruth Morales, Eleazar López Contreras, José Agustín Marquiegui y Guayana Esequiba, inició con el encuentro de la Cruz de Mayo y la Orquídea Flor de mayo, decretada como flor nacional el 23 de mayo de 1951.

Texto: Ciudad Caracas 

“Es ese encuentro entre nuestras creencias culturales y nuestros bienes naturales, el respeto hacia la naturaleza aquí en Caricuao”, expresó Rolando González, miembro del Grupo Ambiental Sucre Ambiente, el cual forma parte del Circuito de Formación de Directores Gran Cacique Caricuao.

Con este encuentro se les da a conocer a los pequeños el significado que tiene la Cruz de Mayo en Caricuao, como símbolo del reverdecer del árbol vivo y como celebración de los bienes patrimoniales naturales de la Parroquia.

La celebración de esta manifestación cultural estuvo acompañada de fulías y galerones interpretadas por miembros de la fundación Copaima, quienes le pusieron ritmo y sabor al encuentro escolar, institucional y comunal.

Preescolares de la U.E.N. Guayana Esequiba, captaron la atención de todas y todos con la interpretación escénica del cuento El Conuco de Tío Tigre, Tío Conejo y Tío Turpial, con el cual enaltecieron el valor de los bienes naturales nacionales.

La actividad es realizada desde el año 2012 gracias a la articulación del Circuito con el Taller Laboral Caricuao, la Fundación Copaima, Inparques, la Misión Árbol y miembros de la comunidad, y busca reivindicar el quehacer cultural y ecológico como parte esencial y necesaria para el enriquecimiento espiritual del hombre y la mujer nuevos, desde el trabajo en equipo.

Más adelante, los pequeños caminaron al encuentro del nieto del Samán de Güere e interpretaron ante él, el Himno al árbol.

Seguidamente, los pequeños rodearon el pulmón vegetal y juraron, con una mano en el corazón y la otra en el tronco del árbol, por la flor, el insecto y el ave, preservar y cuidar la vida, convirtiéndose así en miembros de las Brigadas Ecológicas de la Parroquia.

Docentes, madres y representantes recibieron semillas de Araguaney y las instrucciones para ser esparcidas en cada una de las instituciones educativas.

También puede leer:

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz