Con orgullo y admiración fue recordado el poeta Ramón Palomares en su natalicio

El domingo 7 de mayo Ciudad de Nubes amaneció engalanada, la neblina se paseaba por entre los techos y tejas, como jugando con la brisa fría, los árboles y los pájaros se unían a esta danza serena, como si celebraran que hace 82 años vieron nacer al gran poeta Ramón Palomares.

Texto: Prensa MPPC 

Con esa vista maravillosa, amigos, familiares y poetas recordaron con orgullo al poeta de la mejor manera que se pudiera, leyendo su poesía en el Complejo Cultural de Escuque, su tierra natal.

El dramaturgo y poeta Felipe Rubio recordó la obra de Palomares al expresar que “su voz es esencia y luz, el pulso de la palabra en Trujillo la encamina Ramón Palomares. Hace de lo cotidiano, del verdor y la alegría de los pájaros poesía universal”.

Para Ida María Sánchez Carrasquero, sobrina de Ramón Palomares, su tío ramón era un ser especial, “desde muy joven se fue a estudiar fuera de Escuque, sin embargo siempre tuvo tiempo y dedicación con su familia, cuando venía era una fiesta, ensayábamos todos para darle la serenata de bienvenida”.

“Le gustaba oírnos cantar y llevarnos a pasear por estas montañas del Boquerón, Sabaneta, Los Potreritos, El Alto, nos traía dulces y nos ponía a practicar la lectura, decía; “al que lea mejor le doy un premio”. Así fuimos creciendo y siempre estuvo con nosotros con amor y ternura, eso es lo que está en su poesía; el amor a su tierra”, afirmó.

También el escritor y músico Hugo Sánchez, Palomares era un ser extraordinario que dio origen a un universo que nos trasporta hacia caminos de la palabra, de grandes miradas hacia la montaña, el campesino, los pájaros, las corrientes de agua, el viento, el gavilán, el colibrí.

“Ramón Palomares viene siendo el manantial donde nace la poesía de su época hacia el universo. Un poeta inmenso, amoroso, amigo, sencillo, campesino, un poeta universal que trasciende todas las corrientes poéticas. Fue un hombre comprometido con la gente sencilla y las causas justas, siempre con una palabra de aliento frente a las adversidades. Es nuestro sol, y en esa poesía nos debemos reflejar siempre”, expresó.

Su obra es reconocida internacionalmente

Ramón Palomares, nació en el municipio de Escuque el 7 de mayo de 1935. Es considerado por muchos uno de los más importantes poetas de habla hispana. Su nombre está íntimamente ligado a los movimientos culturales Sardio y El techo de la ballena, expresión de la vanguardia poética en el país. Maestro y especialista en lenguas clásicas.

Entre sus poemarios más conocidos, destacan “El reino“, “Santiago de León de Caracas“, “El vientecito suave del amanecer con los primeros aromas” y “Mérida, elogio de sus ríos“.

A lo largo de su carrera recibió muchos reconocimientos, tales como el Premio Nacional de Literatura, mención Poesía en 1975. Parte de sus textos han sido traducidos al inglés y al italiano.

A través de su obra es capaz de tomar elementos propios de la tradición, del pueblo y la religión, y convertirlos en versos. Los elementos recurrentes de sus escritos son temas con los que cualquier se puede relacionar, como ser la muerte, el paso del tiempo, la memoria y la naturaleza.

Una forma de ser

Aquí llega el noche

el que tiene las estrellas en las uñas,

con caminar furioso y perros entre las piernas

alzando los brazos como relámpago

abriendo los cedros

echando las ramas sobre sí,

muy lejos.

Entra como si fuera un hombre a caballo

y pasa por el zaguán

sacudiéndose la tormenta.

Y se desmonta y comienza a averiguar

y hace memoria y extiende los ojos.

Mira los pueblos que están

unos en laderas y otros agachados en los barrancos

y entra en las casas

viendo como están las mujeres

y repasa las iglesias por las sacristías y los campanarios

espantando cuando pisa en las escaleras.

Y se sienta sobre las piedras

averiguando sin paz.

Que tiemblen las culebras enemigas

Ahora comenzará a temblar la tierra

a quejarse el monte

a revolverse el agua

¡Nunca vieron tanta fuerza regada!

Nadie juntó los hombres así como el Tigre del cielo

Y los jefes de piel verdosa y plumas

de arrendajo

Flecheros ellos,

y corredores y saltadores–

suenan su selva

Unos se pintaron de alcatraz y gaviota,

porque traen sus flechas como puntos de espuma

como ojos de peces,

y vienen con estrépito

sonando caracoles y huesos

En sus gritos corre el sol de las aguas

¡Que tiemblen las culebras enemigas

Que tiemblen las bestias enemigas!

Más allá de nosotros

Conversaciones que venían

Hoscas

Buscándonos

Gentes del sueño y Gentes del Viento

Árboles ventosos y golpes en el corazón

Y al cabo estábamos volando

conversando

Árboles ya y gentes del sueño y vientos

(con el alma errada y un errante árbol

Furiosos, Incorpóreos,

dando vueltas en torno a la vida

y desentrañándonos

desentrañándonos

Más allá de nosotros.

Dejar un comentario

¡Sea la primera persona en comentar!

Notificar en
avatar
600
wpDiscuz